¿Madrid, paraíso fiscal?

Tratar a Madrid de “paraíso fiscal” es una barbaridad   del  excéntrico, Gabriel Rufián, y también forma parte del papel electoral de los políticos catalanes ante las elecciones de febrero de 2021.

 

.
¡Caramba, qué suerte tienen los madrileños!  “Seré la peor pesadilla de quien intente tocar el bolsillo de los madrileños”, ha declarado la presidenta de la Comunidad de Madrid. No se esperaba menos de ella. No es de extrañar que, llegado a este punto, Isabel Díaz Ayuso se eche la manta a la cabeza y siga llamando a las cosas por su nombre, pero ahora con más contundencia e intensidad. Tratar a Madrid de “paraíso fiscal”, además de ser una barbaridad   del  excéntrico diplomado en relaciones laborales y trabajador de ETT durante diez años, Gabriel Rufián, también forma parte de ese papel electoral de los políticos catalanes de cara a las elecciones de febrero de 2021.

Como Pedro Sánchez anda loco por aglutinar el número necesario para sacar adelante los presupuestos generales de 2021 y apoya cualquier opinión o decisión aunque a medio plazo le duela haberlo hecho.  Lo que sucede es que, como es muy mentiroso y falso, lo mismo le da planchar huevos que freír corbatas; ello sólo puede ser resultado de la torpeza que le acompaña y del mal asesoramiento. Es evidente que “se puede confiar en las malas personas, no cambian jamás”, decía William Faulkner.

No veo rentable para el teatrero Rufián utilizar Madrid como moneda falseada para dar el “sí” a los PGE. Ahora el diputado de ERC habla de poner en marcha un comité bilateral para encauzar una reforma fiscal “justa”. Supongo que habrá meditado eso de “justa” porque su  comunidad  de procedencia siempre ha sido insolidaria con el resto de España; cada inicio de legislatura  ha seguido la estrategia del “do ut des” que venía a ser algo así como las nueces que recogía el PNV cuando otros (ETA) movían el árbol. Por cierto, nueces que aún sigue recogiendo el nacionalismo vasco y con las que traicionó la palabra dada a Mariano Rajoy. De momento, Cataluña, se lleva 2.500M de euros por el “sí” de ERC.

Gabriel Rufián, máster en Dirección en Recursos Humanos por la universidad Pompeu y Fabra,  aspira a la eliminación de lo que para él es “el paraíso fiscal de Madrid”, por eso ayer ha sido el hazmerreír en todos los medios de comunicación, casi tanto como los días que acudió al Parlamento español con una impresora o unas esposas. Está claro que Rufián es fiel a Goethe en el sentido de que “se tiende a poner palabras vacías allí donde faltan las ideas”.

Con Díaz Ayuso, Madrid tiene garantizado el trabajo planificado y el buen hacer que venimos observando. Lo ha demostrado, no son paños calientes al poder. “Haré lo que sea preciso para defender tanto la libertad fiscal como la libertad educativa”. Eso es lo que quisiéramos muchos para nuestras comunidades  autónomas donde la incompetencia presidencial se ha diluido en la falta de criterios y en el amontonamiento de absurdas medidas; con razón decía un buen amigo: “La Junta de Castilla y León ha cerrado bares y restaurantes, pero siguen creciendo los contagios de la covid19. Podríamos invertir la cuestión: abrir  los bares y cerrar la Junta, a ver lo que pasa”.

“El independentismo es un insulto a la democracia y a la igualdad que lo único que ha hecho ha sido empobrecer a Cataluña”, dice Ayuso. ¡Toma, a eso se llama una colleja a tiempo y, además, duele!  Lo increíble es que Pedro Sánchez apoye por omisión la tontería aventada por Rufián. El presidente no se atreve a ir en contra por si le quita ERC el “sí” a los PGE. Un narcisista va a lo suyo y su alrededor le importa tres cuartos de cerillas sin fósforo.

Las cesiones al independentismo afean a Sánchez. Díaz Ayuso no ha tenido pelos en la lengua al recordárselo. Todos los gobiernos han cedido ante los gobiernos vasco y catalán, pero lo de el “Doctor Cum Fraude” es para nota: lo más sonado --sobre todo por reciente--  es la eliminación del español como lengua vehicular en la LOMLOE, la inyección de 2.500M para Cataluña y la cesión del pago de pensiones al gobierno vasco rompiendo la caja única.

Estoy seguro que Rufián no ha pensado antes de decir eso de “Madrid, paraíso fiscal”. No se habrá dado cuenta de que la mala gestión de la Generalidad, la amenaza a empresarios, la deslocalización de empresas, la rotulación exclusiva en “Polaco” y la deriva independentista lleva a Madrid a recoger inconscientemente las nueces que ha tirado del árbol el independentismo golpista.  También supongo que el cansino parlamentario habrá reflexionado sobre la injusticia y falta de solidaridad del cupo vasco y navarro.

Hasta Carmen Calvo ha salido a la palestra para hablar de la homogénea situación fiscal que han de tener todos los territorios.  Veremos por dónde salen y si no  hace ‘llorar’ al gobierno esa conjunción ‘burdégana’ de bilduetarras, golpistas, independentistas y nacionalistas de caverna. La Ley General Tributaria precisa de un retoque en profundidad; hasta la ministra de Hacienda ha reseñado la necesidad de una armonización fiscal. ¿Será capaz de ello el Gobierno del “Doctor Cum fraude”??

Desconozco la agenda del Gobierno, pero puestos a pedir, ya verán cómo no tardando el PNV pide más, es insaciable. Y comprobaremos otro desfile de asesinos etarras hacia su casa, abandonando la política de dispersión penitenciaria; la eliminación de la Guardia Civil en las provincias vascongadas; la mejora del concierto económico…. Y claro está, parece que esa mejora no afecta a la igualdad de los españoles y tampoco se podrá tildar de "dumping fiscal" como hacen ellos de forma interesada. Juzguen ustedes.

https://jesaal.wordpress.com / Por Jesús Salamanca Alonso

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales