Un México con Oportunidades



Definir si en 2012 el mundo entrará en recesión no es posible, lo que sí es un hecho es que habrá una "tremenda" desaceleración en los siguientes años y que para México significará una oportunidad, pues ante la incertidumbre mundial el país tiene ventajas que podrá aprovechar aunque deberá hacer reformas en lo fiscal, laboral, educativo y de financiamiento.

 


México puede tomar ventaja de la desaceleración mundial promoviendo clusters especializados en distintas industrias que den valor agregado, como el aeronáutico que lleva varios años de desarrollo en Querétaro.

La falta de crecimiento, de crédito y crecimiento del desempleo entre 15% o 16% en Estados Unidos, sumado a la falta de fuerza de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) y el incremento en la deuda de muchos gobiernos locales y estatales de ese país.

En Europa, la visión no es mejor. Japón,  lleva 25 años en recesión; el milagro chino está llegando a su fin y  el Gobierno disfuncional de la India no permitirá que haya mayor crecimiento.

El reto que tienen los Estados Unidos principalmente es volver a regular la economía, pues haber pensado que el mercado regularía su correcto funcionamiento fue el gran error del anterior presidente de la Fed, Alan Greenspan y los directores de los bancos centrales.

Sí hay desaceleración y problemas, pero los empresarios no podemos operar con esa visión tan pesimista, por lo que sí hay en México una preocupación por que Estados Unidos no caiga en una recesión, a lo que México está bien posicionado ya que ha incrementado sus exportaciones, ha creado empleos y mantiene controlada la inflación.

En México, debemos planear a largo plazo y por eso no sólo hay que ver el costo de mano de obra o los acuerdos de libre comercio, sino también promover el consumo de lo hecho en México, tal y como lo hacen en Estados Unidos y Canadá.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Un México con Oportunidades


Definir si en 2012 el mundo entrará en recesión no es posible, lo que sí es un hecho es que habrá una "tremenda" desaceleración en los siguientes años y que para México significará una oportunidad, pues ante la incertidumbre mundial el país tiene ventajas que podrá aprovechar aunque deberá hacer reformas en lo fiscal, laboral, educativo y de financiamiento.

 


México puede tomar ventaja de la desaceleración mundial promoviendo clusters especializados en distintas industrias que den valor agregado, como el aeronáutico que lleva varios años de desarrollo en Querétaro.

La falta de crecimiento, de crédito y crecimiento del desempleo entre 15% o 16% en Estados Unidos, sumado a la falta de fuerza de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) y el incremento en la deuda de muchos gobiernos locales y estatales de ese país.

En Europa, la visión no es mejor. Japón,  lleva 25 años en recesión; el milagro chino está llegando a su fin y  el Gobierno disfuncional de la India no permitirá que haya mayor crecimiento.

El reto que tienen los Estados Unidos principalmente es volver a regular la economía, pues haber pensado que el mercado regularía su correcto funcionamiento fue el gran error del anterior presidente de la Fed, Alan Greenspan y los directores de los bancos centrales.

Sí hay desaceleración y problemas, pero los empresarios no podemos operar con esa visión tan pesimista, por lo que sí hay en México una preocupación por que Estados Unidos no caiga en una recesión, a lo que México está bien posicionado ya que ha incrementado sus exportaciones, ha creado empleos y mantiene controlada la inflación.

En México, debemos planear a largo plazo y por eso no sólo hay que ver el costo de mano de obra o los acuerdos de libre comercio, sino también promover el consumo de lo hecho en México, tal y como lo hacen en Estados Unidos y Canadá.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE