Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Pandemia   ·   Lectura   ·   Reseña   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Periodismo



El baile de los deshauciados


Inicio > Ciudadanía
27/10/2011

1265 Visitas



Ha vuelto a suceder. Todos los años, con el avance otoñal, se repite la misma escena. La dramática danza la dibujé, en anterior ocasión, con notas armónicas de palabras. Ahora tampoco puedo resistirme. La misma imagen, en el mismo escenario, por la misma causa, y con idénticos resultados, agita de nuevo mi sensibilidad. Incluso la escena me produce ansiedad. Sitúo el mismo problema pero con personas, y la serenidad cardiaca se me altera.


Los gorriones no pueden entender el misterio. Y es que para ellos, como para el resto de pájaros adaptados a los ambientes urbanos, tiene que ser algo misterioso el hecho de que, con el primer resplandecer del alba, alcen el vuelo de sus respectivas moradas entre ramas y, al atardecer, cuando declina la luz y deciden retornar al hogar, ¡oh sorpresa!, no hay nido, ni rama, ni hojas. La casa ha desaparecido así, de repente, sin avisar. Ellos no saben que la poda otoñal ha comenzado y los servicios que la operan tienen que destruir sus refugios pajareros. Y entonces comienza la danza. Se repite todos los años. Al caer el día, los gorriones que se albergan en los árboles de mi dominio panorámico, vuelan veloces hacia su rama dormidera. Pero ya no está, y tienen que forzar un quiebro circense en pleno vuelo para aterrizar sobre otro objetivo. Algunos lo hacen sobre la repisa de mi ventana. Se muestran nerviosos, desorientados, confusos. No entienden nada. Pían y pían como pidiendo explicaciones. Están sorprendidos. Recorren a saltitos la repisa oteando con inquietud el panorama. Emprenden de nuevo el vuelo y planean sobre su árbol. Deciden posarse sobre la rama gruesa, pelada, amuñonada, que han dejado los de la poda, posiblemente la que soportaba el nido de su camada, pero todo ha desaparecido. Ya no hay refugio.

Y la noche comienza a oscurecer, y los vuelos del desconcierto se repiten. Cada vez son más intensos los piares y, mientras, el número de coralistas aumenta. Se les nota nerviosos, inquietos, plenos de congoja. Además tienen que reaccionar con agilidad, la noche avanza y hay que resolver el nuevo alojo. Pero las alternativas son menores. Casi todos los árboles del entorno han sido pelados. Algunos deciden emigrar. Otros eligen aleros, recovecos, o estancias provisionales. Mañana será otro día.

La escena me conmueve, pero lo hace aún de forma más intensa cuando, en un momento de reflexión, traslado el mismo escenario a situaciones reales, con actores y familias agobiadas y desesperadas que, por adversas circunstancias de la vida misma, han sido despojadas y desahuciadas de sus propieades, de sus viviendas.

 Es la triste danza de los desahuciados.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21846 publicaciones
5255 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora