Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Poesía   ·   Donald Trump   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Sociedad   ·   Automóviles   ·   Cuba



La política viva (y viceversa)


Inicio > Política Nacional
28/10/2020

80 Visitas



Mucho revuelo se ha armado, a favor y en contra, de las imágenes de la ministra Montero en el magacín Diez Minutos. Como era de esperar, la derecha recalcitrante se ha echado manos a la cabeza, y la nueva izquierda neobeata, se ha agarrado al mantra de que alguien, por ser de izquierdas, no debe ir en alpargatas, punto este en el que coincido al cien por cien. La pega a esta última consideración es que censurar con vehemencia y, en ocasiones, cierta violencia verbal, ese tipo de actitudes y comportamientos, más propios de ese quince por ciento burguesía acomodada a la que ellos atacaban, porque les iba “de puta madre” (Pablo Iglesias dixit) es lo que ha les hecho llegar a donde están. Dicho en román paladino, se han transformado en aquello que criticaban y hacían que sus acólitos repudiaran y odiaran. Todo por un anhelo irreal de “nos representan”.


Ya decía mi abuelo que todos somos de izquierdas hasta que nos tocan el bolsillo, y que todos nos volvemos conservadores cuando tenemos algo que conservar.

Y es que, de unos años a esta parte, la charla política, al menos en España, se ha convertido en cháchara futbolera de bar. Ya saben, esa conversación de tono elevado y testosterona léxica exacerbada en la que todos seríamos mejores entrenadores, todos nuestros equipos ganarían siempre y nosotros hubiésemos marcado ese gol, a priori, tan fácil. Esta es la parte cómica de la comparación, luego viene un paralelismo un poco más sombrío y peligroso: la defensa a ultranza de los colores.

Pongamos como ejemplo el caso con el que abríamos el texto. Los correligionarios morados defienden todo lo que hacen el vicepresidente y la ministra, aunque sea el Casoplón Mínimo Vital , del mismo modo que los peperos siguen defendiendo a capa y espada los multimillonarios desmanes de muchos de sus dirigentes (que han supuesto un mazazo a las arcas públicas, casi irrecuperable) aduciendo que “para que nos roben los comunistas, que nos roben estos, que son españoles de bien, de plaza de toros, y peineta y matilla”.

Lo trágico de estas tendencias es que anulan el sentido común, el pensamiento crítico y el equilibrio de juicio. Incluso en una materia tan idiosincrática de la política hispana, como es la corrupción, hay quien justifica o ataca los ERE,s o la Gürtel, en función de filias y fobias.

El motivo de esta situación es el alejamiento polar de la excelencia con respecto de la política. Nadie competente, formado y con habilidades reales, quiere asumir responsabilidades públicas, lo que ha hecho que estemos gobernados por un grupo de incompetentes en cualquier otra lid de la vida que no sea la pertenencia a un partido.

Esto resulta de esa política de viveros de partidos (juventudes, nuevas generaciones, cachorros…) en los que críos y crías entran y se empapan de ese mensaje inerte, pero muy efectivo, de pertenencia a la manada; dentro de nuestra burbuja está lo bueno, fuera está el enemigo. Se moldea la mente desde que es una pasta maleable hasta dejarla convertida en un bloque sólido, estanco e indeformable. Sólo hay que escuchar los debates de jóvenes promesas políticas, que son réplicas en miniatura de los mítines de sus líderes, tanto en el léxico, como en los tempos y la entonación. Igual que sus mayores, hablan mucho, usan muchas palabras, dan muchas cifras, pero no dicen nada. Justifican lo injustificable y defienden lo indefendible.

Todo lo dicho anteriormente, sólo viene reflejar que los más válidos no están en política, por lo cual, estamos en manos, no ya de mediocres, sino de incompetentes. Muchos de los componentes actuales del congreso y el senado, de no haber entrado, ni en sus mejores sueños hubiesen obtenido los salarios y condiciones que disfrutan con sus verdaderos currículums profesionales (véase el auténtico máster falso de Pablo Casado)

Ausencia de liderazgo, de ideas, de inteligencia, de cultura, nivel retórico, una subjetividad y un sectarismo estomagantes, tanto en la izquierda como en la derecha. Todo lo que hace el propio, está bien, todo lo que hace el contrario, está mal. Si por casualidad, el propio se equivoca, es un ser humano, si es el contrario, es su responsabilidad. En eso ha derivado la política y es lo que se respira en las cortes y el gobierno (no sólo en el actual).

Las ideas y creencias son nobles y respetables, las ideologías y religiones, no. Una ideología es cómoda, ya que es como comprar un paquete de ideas prefabricadas y no nos obliga a pensar de manera individual. Sólo importa el partido, las siglas y el líder.

Y algo sugiere que no es un problema exclusivo de España. La democracia occidental empieza a parecerse a los últimos días del imperio romano de occidente, en la que las luchas intestinas y los juegos de poder o, dicho en lenguaje llano, los “quítate tú p´a ponerme yo”, hicieron que el poder lo ostentara Rómulo Augusto, o Augústulo, como le llamaban de forma despectiva.



A medida que uno cumple años, la tecnocracia empieza a dejar de ser mala idea.

Etiquetas:   Política   ·   Partidos Políticos   ·   Militancia   ·   Ideología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21534 publicaciones
5230 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora