Aires de cambio soplan en el mundo árabe



 

.”, según Miguel Ángel Bastenier en el editorial del 23 de febrero del diario El País de España.

Ahogado por una crisis socioeconómica desde 2008, Túnez inició una revuelta popular en diciembre de 2010, que hoy asume el papel de génesis en la ola de cambio que se propaga en el mundo árabe. Las manifestaciones en la república tunecina vieron su objetivo cumplido el 14 de febrero tras la salida de Ben Alí, luego de 24 años en el poder. Las reformas sociales han sido el elemento catalizador para las protestas que buscan liberar la opresión de sistemas de gobierno basados en la autocracia y la sumisión hacia el líder.

El efecto contagio llegó a Egipto, el 25 de enero. Las calles de El Cairo se mantuvieron repletas de ciudadanos durante 18 días. El eje de la protesta era exigir la salida de Hosni Mubarak luego de 29 años en el poder. La dimisión del mandatario árabe el 11 de febrero, dejó al Congreso Militar al mando, el cual debe centrarse en el inicio de una transición ordenada.

Bajo la organización de las fuerzas militares, se enmarca un avistamiento democrático reclamado por los opositores. “Ellos han prometido hacerlo, pero parece más un ejercicio de retórica destinado a mantener la calma entre los manifestantes que una intención sincera en sí”, señaló Tony de Viveiros, analista internacional del semanario 6to. Poder. “Yo creo que el propósito real es garantizar que la república laica que existe en Egipto se mantenga e impedir que el fundamentalismo islámico crezca y se haga con el poder”.

A la par de Egipto surge Yemen, quien inició su revuelta popular el 27 de enero contra el régimen de Alí  Abdalá Saleh, presidente del país desde 1990, lo que obligó en un intento de frenar la protesta el 2 de febrero, a echar para atrás unas reformas constitucionales con las que buscaba perpetuarse en el poder. "Me piden que me vaya, pero no me iré más que por medio de las urnas en el 2013" .indicó Saleh, en rueda de prensa.

“La situación pudiera ocasionar un estallido social de tal magnitud que podría ser aprovechado por la franquicia de Al Qaeda en la península arábiga que opera desde Yemen la cual ha sido puesta a raya por Saleh)” añadió de Viveiros.

La Revolución del Jazmín, se plasmó en Túnez, luego de que los  manifestantes salieran a la calle portando rosas y jazmines tras la inmolación del jóven, Mohamed Bouaziz, como máxima demostración de descontento popular, ha contagiado el resto de los países árabes, dejando a su paso alrededor 600 muertos y más de 10.000 heridos.

Escrito para: www.diarioinforme.com 






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE



Eva Romaní Cubells, Otra También yo he escrito sobre el tema, haciendo un recorrido por la historia, destapando mentiras y verdades ocultadas, desde una posición de denuncia. Pásate a verlo ;)





  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales