Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Naturaleza   ·   Ecología   ·   Pandemia   ·   Economía   ·   Crisis Económica   ·   Reseña   ·   Cámara de Senadores   ·   Quintana Roo



Derecho a la vida


Inicio > Filosofía
13/10/2020

77 Visitas






No me extraña que unos 160 juristas de toda España ya hayan pedido que se detenga la ley de la eutanasia. El derecho a  la vida no es negociable ya  que es básico y está reafirmado en la Constitución y en los Derechos Humanos. La protección de la vida hasta su final no es algo opcional es un deber y a la vez un derecho irrenunciable.

Como dice el profesor de Derecho Penal Bernal del Castillo «abre la puerta a un abuso del derecho, aprovechándose  de una situación en que la persona está muy indefensa  y manifiesta el deseo de terminar con la vida».  Ciertamente, los cuidados paliativos en el caso de los enfermos terminales y el alivio del sufrimiento y el dolor es lo que corresponde y no la eliminación de la vida existente.

Es insostenible que se aplique la eugenesia. Lo que no puede ser es que se quiera prescindir de las vidas de los mayores y de los discapacitados siguiendo los pasos de la Alemania nazi y de lo que está ocurriendo en Holanda y en otros países.

Es evidente que considerar que lo mejor es que decidan terceras personas sobre la vida de seres humanos deja abiertos procedimientos que pueden llevar a una muerte no deseada antes de tiempo. Otra cuestión diferente es el encarnizamiento terapéutico.

Otra cuestión importante es la tarea del Comité de Bioética y de los comités deontológicos de los hospitales. Todas las vidas merecen ser vividas y el no poder no llevar una vida independiente no es razón suficiente para llevar a cabo la eutanasia como ya están haciendo, por ejemplo, en Holanda. El valor de una vida es incuantificable.

Se puede vivir de innumerables maneras y eso lo decide cada sujeto libremente. La sociedad no es nadie y la presión social no puede fijar lo que es una vida digna de ser vivida e imponer su criterio a los ciudadanos.

Una persona puede tener 80 años y a pesar de tener achaques puede realizar actividades muy valiosas para él mismo y para la sociedad y tiene derecho a seguir viviendo hasta el momento en que su organismo ya no se capaz de seguir con vida. Y mientras tanto tiene que ser adecuadamente atendido en todas sus necesidades. Su vida es igual de valiosa que la de un joven o adulto. Además, aferrarse a la existencia es algo  propio de la naturaleza humana y da igual la edad que se tenga.

El filósofo y médico Diego Gracia, un gran experto en Bioética, insiste en que  la edad no es un criterio para no cuidar y dar la atención médica continuada   a todos.

Vivimos en una sociedad en la que lo habitual es el egoísmo, la insolidaridad y la injusticia. Y de esto tenemos que ser conscientes precisamente para cambiar la mentalidad social general.

Se nota que en Holanda, por ejemplo, no toman en cuenta el valor de la vida y la supeditan a planteamientos que no respetan la libertad de los individuos. La calidad de vida no es una razón última para justificar la eutanasia.

Y la búsqueda de la comodidad de la sociedad para no atender a los ancianos o dependientes no está justificado, entre otras razones, porque cualquier persona lo puede ser a lo largo de su vida. Y la mentalidad de una parte de la sociedad no se puede imponer  a la totalidad de la misma y tampoco pueden obviarse la racionalidad y las argumentaciones profundas que amparan el derecho a la vida. También es una cuestión de deberes y de valores éticos.

No se debe despreciar la vida de los ancianos o de los mayores y en una parte de la sociedad actual se observa que esa tendencia existe y se nota. Es una falta de reflexión acerca de lo que somos los seres humanos en este mundo. Todos estamos sometidos al paso del tiempo y no sirve de nada pensar que los jóvenes lo serán siempre, ya que no es cierto.

Todos envejecemos y a todos nos gustará ser protegidos por las leyes, el Estado y la sociedad en la parte última de la vida que puede ser considerablemente larga, útil para nosotros y provechosa para todos. Olvidarse de esto es negar la realidad de las cosas y  la verdad. La medicina está avanzando mucho y con nuevos medicamentos y tratamientos el dolor  cada vez  se combate y supera mejor. El reconocimiento del extraordinario valor de cada vida no es algo valorable económicamente.

 

 



Etiquetas:   Bioética   ·   Ética   ·   Filosofía   ·   Derechos Humanos   ·   Derecho Civil   ·   Derecho   ·   Derechos Individuales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21288 publicaciones
5201 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora