Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Naturaleza   ·   Ecología   ·   Economía   ·   Pandemia   ·   Crisis Económica   ·   Reseña   ·   Cámara de Senadores   ·   Quintana Roo



Repensar el Comercio Internacional: Construcción de Valor, nuevos paradigmas


Inicio > Economía
04/10/2020


145 Visitas



En la clásica metodología de evaluación de proyectos, los aspectos ambientales y sociales son normalmente soslayados por la microeconomía clásica, llevados a una abstracción que los omite de la ecuación y los deja fuera del cálculo y los asume como externalidades, cimentándose así una cadena de costos y precios que no da cuenta del valor real que tiene un proyecto.


Maximizar el retorno del proyecto, impulsa, además de lo anterior, a optimizar tiempos y montos de amortización o recupero de la inversión, lo que significa, principalmente en los modelos extractivistas, administrando los recursos como fríos indicadores, irrespetando los ciclos naturales de renovación de los recursos naturales y considerando el trabajo un insumo por el que hay que pagar lo menos posible.  La variable financiera juega en esta lógica un rol determinante para la elegibilidad de un proyecto.

Un cambio conceptual del comercio internacional, en la idea de nuevo trato para construir relaciones equitativas, que estructuren intereses permanentes de largo plazo entre las partes intervinientes, es lograr cambiar el paradigma neoliberal dominante hasta ahora, en donde el juego de precios fijados en función de la oferta y demanda, conduce a relaciones de dominación que perjudica a los dominados, generando inestabilidad estructural en ese sistema injusto.

El cambio cultural para entender una economía a escala humana, significa poder encarar los proyectos de suministro-abastecimiento en base a parámetros que den cuenta de los proyectos en su completitud, incorporando y asumiendo los pasivos ambientales y exigiendo la aplicación de criterios humanistas en la retribución justa al aporte del trabajo, de la ciencia y tecnología, de la gobernanza de una empresa, concibiendo proyectos integrales que busquen relaciones estables de complementación, sobre nuevos paradigmas de relaciones económicas internacionales.

Todo lo anterior, implica y exige una mirada ética a la actividad productiva, logística y comercial, en un continuo en donde debe ser erradicada la especulación, que busca siempre ganar el máximo en el menor tiempo. Mirar el comercio internacional para salir del juego de ganador-perdedor , necesariamente nos lleva a dimensionar los proyectos exportadores en un estilo de cooperación integral con los diversos servicios que se debieran conjugar para lograr una competitividad de nuevo cuño, donde las ventajas de un proyecto estén dadas por un diseño integrativo que construye relaciones win-win en cada eslabón de la cadena.  

Los proyectos exportadores debieran ser promovidos por el cumplimiento de nuevos parámetros, hoy invisibilizados, que exijan al proyecto estar cimentado en relaciones de armonía en lo laboral, en lo ambiental, en lo financiero, en lo tecnológico, en la colaboración con las comunidades donde deba asentarse el proyecto. En términos concretos, estamos hablando de una fórmula de costeo que incluya no sólo el dato de costo de mano de obra en h/h estándar, sino la comprobación de relaciones laborales justas que den estabilidad a un emprendimiento. Cambiar el concepto de “recurso humano” tasado a “valores de mercado” debiera dar paso a una mirada antropocéntrica del trabajo, como forma de desarrollo de las personas, lo que debiera abrir espacios a alianzas estratégicas de largo plazo entre las empresas y sus trabajadores, erradicando las malas prácticas que van optimizando utilidades con el envilecimiento de los salarios. Se trata de incorporar el dumping laboral como filtro de las relaciones económicas internacionales.

Erradicar el trabajo esclavo, el trabajo infantil, promoviendo tratos justos, que combinen estabilidad, cogestión, productividad y beneficios sociales, todo lo cual, como cambio cultural, pasaría a ser una forma de pensar la proyección internacional del país, con un criterio de equidad, que sea respaldado por negociaciones internacionales que abran espacios en este nuevo trato y a los proyectos que porten sellos de armonía y equidad.

Similares criterios en la administración de la logística asociada a los contratos de suministro internacional, permitirían traer a los operadores de logística internacional a generar convenios con los sectores perfilados al exterior, contrapesando la realidad de concentración actual de los servicios en gigantescos conglomerados internacionales. El rol del Estado en este cambio de paradigmas, significará articular acuerdos de cooperación que vayan vinculando sistemas productivos colectivos, asociativos, comunitarios, emprendedores de pequeño y mediano porte, en verdaderos nodos de desarrollo interno y de internacionalización identificando como socios externos, proyectos que se articulen con similares paradigmas.

Cuando se negocia en función integrativa y por proyectos, el ensamble de roles e intereses tiene mucho de cooperativismo, de autogestión y de auditorías establecidas a la gestión del proyecto. En términos de construcción de modelos asociativos que se basen en reciprocidad, confianza y rendición de cuentas, significa mirar las experiencias comunitarias de los pueblos originarios, las raíces colaborativas de la agricultura campesina, de la cogestión de espacios territoriales que se proyecten internacionalmente buscando visiones similares, logrando una práctica de Comercio Justo, que es intrínsecamente respetuoso y genera capacidad de construir valor en la colaboración y no en el afán especulativo y de lucro individual.

En lo financiero, será necesario recuperar la banca de fomento, reformar la legislación del mercado de capitales, para imprimirle una orientación que incorpore los nuevos parámetros para la calificación de riesgo de los proyectos, evaluándolos por su huella de carbono, su manifiesto ambiental, por sus relaciones industriales de colaboración, por el estilo de administración, por los controles y auditorías internas que estructuren su administración. En términos financieros, la energía que se pueda proveer a los proyectos la disponibilidad de liquidez, tendría el correlato de los sellos de sustentabilidad que sumen competitividad para su marketing internacional. Erradicar la usura, la concentración del crédito y de los fondos previsionales, sumando cooperativismo financiero, podrá ir corriendo las fronteras a partir del sistema de dominación financiera actual, hacia relaciones que se ha dado en llamar internacionalmente como Banca Ética.

Comprender desde la educación estos nuevos paradigmas, permitiría realizar una gigantesca reingeniería al sistema educacional, imbuido del ideario individualista neoliberal. Caminar hacia una nueva era y un nuevo escenario internacional, exige comenzar ya en la postulación de nuevos valores al sistema educativo nacional.



Hernán Narbona Véliz, Periodismo Independiente. Octubre, 3/2020.



Etiquetas:   Valores   ·   Precios

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21288 publicaciones
5201 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora