Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Ecología   ·   Naturaleza   ·   Economía   ·   Pandemia   ·   Crisis Económica   ·   Reseña   ·   Cámara de Senadores   ·   Quintana Roo



Brecha de género en educación financiera


Inicio > Economía
01/10/2020


151 Visitas



La educación financiera debe constituir un aspecto transversal de cobertura y entrega en la sociedad, implicando en ello, instalar y suplir las carencias que en términos de conocimientos y habilidades se presentan entre géneros. 




Un estudio realizado por la plataforma de inversión Focus AGF, para lo cual recurrió a su cartera de clientes, descubrió que un 67% de las mujeres se calificó con nota inferior o igual a 4 sobre sus conocimientos financieros, mientras que un 33% lo hizo con una nota entre 5 y 7. En tanto los varones, un 67% se calificó con nota entre 5 y 7, mientras que un 33% lo hizo con un 4,0 o menos.

El análisis también señala que tan sólo un 38% de las mujeres tienen claro el valor que deben disponer al momento de jubilarse para recibir una pensión que les permita satisfacer sus requerimientos, mientras que un 62% no lo tienen claro. Tratándose de los varones, lo saben un 51%, en tanto los que no, un 49%. 

Resulta llamativo que un alto número de mujeres se considere con una brecha de conocimientos, sin embargo, se encuentran ligadas a una institución que a primera vista no aparece como vinculada a grandes y conocidas empresas financieras o bancarias de nuestro país. Tal vez, el hecho de que se trate de una institución que se encuentra dentro de la supervisión de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), así como también que las personas que aparecen en la descripción de una empresa exhiban méritos o trayectorias ligadas a las finanzas y a las inversiones, aunque como dicen por ahí, el papel, en este caso el texto digital, puede aguantar muchas cosas, o bien la idea de que el proceso de inversión se manifieste como algo relativamente simple, seguro y personalizado, apoyado en tecnología  de la cuarta revolución industrial, pueden actuar como elementos de atracción.

No se puede desconocer que diversas encuestas aplicadas en los últimos años en nuestro país, así como en otros países latinoamericanos, se exhiben carencias de conocimientos financieros, los cuales comparados con lo que sucede en países de la OCDE, nos encontramos algo rezagados y pendientes de superar, incluso a niveles etarios y de género, tal como la presente.

Sin embargo, el motivo de fondo de la presente columna es la baja auto calificación que se da en las mujeres, y respecto de lo cual cabe preguntarse el por qué. Tratando de encontrar algunas respuestas en una mirada retrospectiva, quizás se ubican entre otras, en las siguientes situaciones: a) la educación financiera no ha formado parte de los procesos formativos iniciales; b) el papel menos presente en la generación y gestión de recursos monetarios; c) falta de oportunidades y espacios de crecimiento personal y profesional; o d)  la reducida confianza en las capacidades que se poseen.  

Hay tareas por realizar, sin duda. Hay que cambiar el switch. Pendientes los cuales deben compensados en un principio a través de una tarea autodidacta, pues la tarea de ahorrar e invertir, o bien de financiamiento, no es fácil. Los errores decisionales que se puedan cometer, a pesar de que pueden haber descansado originalmente en una buena intención, pueden costar muy caro, y a veces constituirse en irrecuperables, Ello demanda de una estructura de preocupación, atención, responsabilidad, compromiso, claridad y mirada de largo plazo, marcados por objetivos financieros claros.

Brechas que deben ser mitigadas también por las acciones de otros actores, tales como la CMF transfiriendo conocimientos y habilidades a la población, el Estado incorporando apropiadamente en distintas instancias formativas conocimientos y habilidades imprescindibles para desenvolverse en la vida diaria y pensando en el futuro, algo que ha sido compensando desde el 2019 a través de la Ley General de Educación (LEGE) que exige a las instituciones educacionales incorporar aspectos de educación financiera en la etapa secundaria, así como también, las instituciones financieras y de educación superior, brindando aspectos más específicos para la vida adulta de los profesionales, y por sobre todo, mirando la etapa de años dorados con un foco de atención más cercano y de preocupación.

Adicionalmente, en un momento en que se ha levantado una preocupación por la sostenibilidad, pues nada mejor que dentro del contexto de actuación de algunas de las entidades antes mencionadas, tener presente los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y relacionar por ejemplo, el Principio 4, esto es Educación de Calidad, con el Principio 5, es decir, Igualdad de Género, y producir instancias que busquen reducir las brechas de conocimiento financiero existentes entre géneros, particularmente en el sector que expresa sentirse vulnerable, constituyéndose en una hermosa instancia de trabajo y compromiso, lo cual también suma puntos que contribuyen al cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete





Etiquetas:   Ahorro   ·   Finanzas Personales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21288 publicaciones
5201 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora