Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Empresas   ·   Libros   ·   Lectura   ·   Economía   ·   México   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Poesía



La CURVA II


Inicio > Ciudadanía
20/09/2020


310 Visitas



LA CURVA  II


El sexo y el licor, al fin y al cabo un renglón más de la economía, demanda espacio para el desenvolvimiento de sus actividades; como tal La Curva –zona de tolerancia-  ya había desarrollado sus quehaceres durante el primer quinquenio de los años 50 en la carretera central del pueblo, pero ahora estaba obligada a cambiar de territorio, por causa de quejas y reparos de la Curia y de algunos otros ciudadanos de bien. Era preciso pues, un nuevo espacio para ella.

Por decisión de las autoridades, a finales de 1956 los empresarios de bares, prostíbulos, cabarets, amanecederos, cantinas y bailaderos se trastearon para la calle 11 con sus negocios, sus mujeres y sus respectivas cuadrillas de proxenetas o cabrones, como se les conocía.

Todo un mundo de ‘empleados’ directos e indirectos, cantineros, visitantes, vendedores  y clientes de este  mercado del pecado, gozosos o gustosos se movilizaron en paz, sin alteraciones ni traumatismos arrastrando consigo también a vividores, malandros y en general  granujas de todos los perfiles.  Fue un lanzamiento jubiloso.

Trajeron también su nombre. Siguió llamándose La Curva pese a que ya no estaba situada en una curva; e iniciaron su segundo tiempo.

Se instalaron aquí célebres y aún recordados ‘establecimientos’ como TangoBar de propiedad de Alejandro Durán Molina, un altar a la música argentina en donde la figura de Gardel dentro un cuadro enmarcado en madera prolijamente tallada adornaba una de las paredes del fondo. Fue testigo de la irrupción de La Cama Vacía y de la eternidad de La Cumparsita. El Retoño, también de Alejandro Durán, era en cambio, un templo consagrado a la guaracha  y el bolero en el que Daniel Santos, Celia Cruz, Rolando Laserie, Javier Solís y Orlando Contreras eran los reyes de la noche. Aún parece escucharse Hola soledad, Cataclismo o la inmortal Pared de El Jefe. En algunos bares la reina fue la música mejicana pues resultó claro que la gente del interior del país, que por esas fechas se habían tomado a Codazzi por millares (y a La Curva), ya eran irreductibles adictos a las rancheras.                            La Ramita de  Juan Berrio,  La Frontera de Jaime Perez, El Gato Negro de Alcides Salinas, El Amanecedero de Abelardo Guzmán, El As de los Andes de José Plata. Las Pampas y El Arbolito hacían parte de la amplia oferta al consumidor.  

Al lado del bar La Frontera, funcionaba EL BAILADERO cuya estructura de negocios agregaba a su oferta una peripuesta pista de baile. El albergue de los bailadores. Aquí, nombres como José Manuel Jimenez, cataquero¹ él, dejaron traza en la retina y la memoria de quienes lo vieron. Exquisito y elegante bailador de boleros; virtuoso ‘tirapases’ de guarachas y cha cha chas. No eran infrecuentes las rondas para observarlo bailar y era usual que algunas meretrices, de pies ligeros y costosos encantos, disimuladamente se turnaran para “ser su pareja por lo menos un par de piezas”.

Pero en el sitio sonaba y se bailaba de todo: salsa, merengue ripiao, guaguancó, twis, danzón, … mejor dicho, todo lo que tuviera ritmo. La música de acordeón comenzó a tener un lugar en la pista sólo cuando Los Corraleros de Majagual y Alfredo Gutierrez llegaron abriendo camino para la música vallenata, precediendo a Jorge Oñate y Los Hermanos López

El incesante bombardeo de música desde todas las cantinas, la mezcla de ritmos, su fulgor, su fosforescencia, el estruendo de las voces, el fino rumor de movimientos de cada bailador o cada paseante, el estrépito de las risas y hasta el oculto fragor de los encuentros de las parejas configuraban la singular banda sonora de la zona y educaban al cuerpo y el oído para adaptarse a la trepidante vida de La Curva.

El clímax llegaba con la noche de todos los sábados pues era tal el gentío que se hacinaba aplicadamente en esos doscientos cincuenta metros de calle que el tránsito por ella debía calcularse como un movimiento de ajedrez: apropiadamente lento, rigurosamente pensado.

Cada prostíbulo ofrecía lo mejor de su repertorio: Licores y mujeres. Mujeres jóvenes mayoritariamente traídas del interior del país; lindas y capaces de acabar con la energía y el dinero de cualquier hombre; con suficiente sensatez para no olvidar que entre las obligaciones propias de su trabajo estaba la de ser buena actriz.

La Curva ejercía una suerte de hechizo en los hombres de la población y otros pueblos del vecindario eran también alcanzados por este poder. Era corriente ver a señores de todos los estratos moverse licenciosa o subrepticiamente por la zona e incluso uno que otro hidalgo entrado en años, iba periódicamente a presentar sus respetos a las jóvenes prostitutas.

Dueños de la calle y amos en las cantinas

Como piezas de una película figuran en el reparto reputados personajes de los bajos fondos de la zona cuyos nombres hicieron sentir su presencia en los alias de “Juan Chiquito”, “Ropaín”, “Lucho Pampa”, “La Ganzúa” entre otros. Maestros en cada rama de la ilegalidad.  Claro, certero y convencido Juan Pescao sentenciaba: “la vida es una película. Sólo vuelvo a la vida real cuando estoy en la curva”  

Pero la correlación de fuerzas –pesos y contrapesos-  impulsó nombres como el del Teniente Martinez.

Alfonso Martinez Poveda, teniente del Ejército nacional fue nombrado Alcalde militar de Codazzi en 1961. Santandereano, de moderada complexión física, mediana estatura pero de férreo carácter, templado temperamento, arrojado, ojos siempre alerta, firme y severo en la aplicación de sus muy particulares medidas.

El teniente Martinez en su calidad de Alcalde, ejerció como comandante o primera autoridad de policía del municipio y era propio de él patrullar personalmente el pueblo; haciéndose famoso por su temeridad y por la aplicación de métodos poco ortodoxos a la hora de imponer el orden. La Curva era el sector de su principal atención y hasta los consumidores de marihuana  -y viciosos en general- estaban permanentemente en su mira. En este renglón de la ilegalidad, para él, todos los cocacolos y camajanes eran sospechosos. De tal manera que al menor desliz cometido por uno de ellos automáticamente disponía para el infortunado, el corte de su copete, que era el peinado de moda en jóvenes y adolescentes de la época.

También las mujeres que se involucraban o protagonizaban riñas entre ellas - asunto que acontecía con alguna frecuencia- eran detenidas y llevadas para ponerlas a disposición, no de un juez, si no de la tijera. La sentencia: corte de cabello total. Así que sumariamente rambadas y empañoletadas  se les veía regresar de su detención.

Se temía o guardaba respeto a su presencia o aparición por su implacable juzgamiento de las circunstancias.

Las formidables dotes persuasivas

Un episodio que describe el tiempo y el personaje nos lo cuenta doña Aydee Torres: “..una noche un tipo se emborrachó y armó un jarana pues sus amigos con los que había estado bebiendo lo querían llevar para la casa pero no se dejaba, ni a las buenas ni a las malas y se armó tremendo alboroto. El hombre de jaque se tiró (acostó) en el suelo en plena calle obstaculizando el tráfico y no hubo manera de moverlo de ahí.. de repente sin que nadie lo advirtiera apareció el teniente Martinez, con su perrero en la mano; se le acercó y pasándole el perrero por el hombro y las costillas le dijo:  _ ehh compadre, párese. Paisano, levántese !  El tipo abrió los ojos y como un resorte se enderezó. Se paró y, casi en tono de disculpa, aseguró: _me embolaté teniente, me embolaté, a lo que el teniente Martinez respondió: -no se vuelva a embolatar así, oyó. Se lo recomiendo” . Luisito Valdéz, el vendedor de avena de la esquina estaba entre la multitud que presenciaba la escena y apuntó: “eso es lo que se llama una verdadera lección de urbanidad”. Y todos rieron.

Del estilo y los métodos

Otro hecho nos ilustra sobre el estilo y los métodos, el que nos relata Francisco Kio Rivero:  “Cuando pelao me fracturé un brazo y me iban a llevar a Barranquilla. Esperando el bus cerca al Puente de los Varaos, más o menos por donde estaba el Almacén Variedades quedaba Copetrán, en una colmenita de tablas. Ahí llegamos como a las dos o tres de la madrugada a esperar el bus que venía de Bucaramanga. Eran unas buseticas de madera en ese entonces. Yo estaba muy niño pero recuerdo que ahí esperando el bus pasó el Teniente Martinez, andaba de civil, llevaba puesto un sombrerito de aquellos que eran como de pasta, tenían mallitas y dos plumitas de colores a los lados; vestía una chompita y andaba con una metralleta patrullando el pueblo”. 

Los viejos visitantes de la zona y moradores aledaños ponderan la labor del Teniente y atribuyen a su trabajo la disminución de los índices de delincuencia y violencia de La Curva.

El Final

Hacía 1970 esta segunda etapa de La Curva tenía sus días contados. El poblamiento de las áreas circundantes convertidas en zonas residenciales como el nacimiento de los barrios Primero de Mayo y Trujillo, especialmente; el surgimiento de planteles educativos como La Escuela Mixta -relativamente muy cerca- ejerció tal presión que obligó a pensar en un nuevo sitio para esta zona de tolerancia. De tal suerte que en 1971 se vio forzada, nuevamente, a recoger sus bártulos y marcharse para otras tierras; para la tierra prometida.

La tierra que le prometieron fue la Calle 25. Allá iniciaría su tercera etapa.   

EN PERSPECTIVA

Hoy reconociendo en perspectiva lo que dejó esta segunda etapa de La Curva, así sea en un pequeñísimo aparte hay que consignar que también dejó hijos y esposas, pues varios niños de las trabajadoras de estos bares, fueron adoptados por familias del pueblo y criados como hijos propios; hoy hombres y mujeres de bien.                  Asimismo esposas. En una sorprendente pirueta del destino en la vida de algunas de estas muchachas, inconsultamente les cambió el rumbo. Terminaron desposándose con su cliente.

La vida te da sorpresas,                                                                  sorpresas te da la vida.. ayy Dios   

 

¹ Oriundo de Aracataca-MagdalenaEscribe aquí tu artículo

Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

3 comentarios  Deja tu comentario


Ronnie Choperena, Y no me extrañaría que en la curva primera o segunda temporada


Jhan, Excelente artículo


Syrun , Buenísimo




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22505 publicaciones
5323 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora