Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Cultura   ·   Transporte



IN GOD WE TRUST


Inicio > Política Internacional
10/03/2011

916 Visitas



Entender el mundo a través de la historia de las guerras es una tarea difícil de emprender. Argumentos a favor y en contra siempre surgen al tratar de explicarnos las razones que llevan a un líder racional a aplicar métodos irracionales enviando a las minorías raciales y ciudadanos de clase media y baja a defender la patria con su vida. Que se trataba de un cruel dictador que oprimía a sus ciudadanos, que si se trataba de un líder napoleónico amenazando con la seguridad del orden mundial, que si los modelos vigentes no se ajustaban a los modelos de democracia occidentales, etcétera. La cuestión es que existen países, ciudades, familias, individuos que han amasado cuantiosas fortunas en base a dichos conflictos y esa es una realidad determinante. Por lo mismo deberíamos de plantearnos la pregunta ¿Hasta que punto son necesarios los conflictos para el orden mundial actual? ¿Cuál es el juego de identidades que juegan las diferentes naciones en dichos conflictos? ¿Existe una identidad nacional construida históricamente que pueda ayudarnos a analizar a los pueblos como individuos? Tomemos el caso de Norteamérica por ejemplo, que jugo un papel de “redentor del mundo” en la segunda guerra, despojando del poder junto con Rusia y los aliados, a ese inexorable fenómeno quasi "semianticristíco" llamado Adolph Hitler. Es como si en una escuela secundaria un grupo de niños estuvieran agarrándose a golpes, después de una intensa lucha llega Sam y junto con Vladimir y otros amigos terminan por derrotar a Franz, Hideo y Paolo. Sam es el nuevo héroe de la escuela, su economía se desborda al poner en marcha toda la maquinaría militar, la reconstrucción del mundo, las indemnizaciones de guerra etcétera. El problema es que Sam ya en prepa, no tiene a más niños abusones a quien golpear, entonces se debe de valer de otros recursos para construir y hacer surgir nuevos abusones y perpetuar así su rol de redentor. Estos recursos están representados por el cine y los medios de comunicación en general. Indagar aquí el contenido si quiera de Hollywood en ese sentido llevaría demasiadas páginas que tal vez nadie querría escribir y lo que es más importante nadie querría leer. Sin embargo vale la pena explorar tres puntos: construcción bélica de la ciudadanía, construcción simplista del resto de las culturas, construcción redentora de la nación.


a) Construcción bélica de la ciudadanía: pareciera ser que la sociedad norteamericana está en pie de guerra. En las escuelas los niños compiten bajo presión de la llamada cultura del “loser” en donde prefieren matar y morir antes que reconocerse como perdedores. En las calles salir con una playera azul puede significar que una pandilla que viste de rojo te puede medio matar si es que no lo hace antes la policía. Mirar a los ojos a otra persona mientras compras en seven eleven puede derivar en una agresión. La música rap transmite a la juventud las delicias de ser gangster, la música rock transmite a la juventud las delicias de consumir las drogas distribuidas por ese gangster. Ser negro, amarillo, moreno, cobrizo, no es la misma que ser rubio pero no se vale hablar de eso en el nombre y respeto de las minorías discriminadas. En el deporte se vale de todo mientras seas un ganador y mantengas una buena imagen. Las series de televisión hablan de autopsias, médicos forenses, asesinos, asesinos especiales, asesinos extra terrestres, superhéroes, asesinos en serie, asesinos super especiales, agencias de investigación superdotadas que persiguen latinos, negros, orientales y demás sujetos con perfil de delincuentes, policías incorruptibles, jueces incorruptibles, políticos incorruptibles ¡que chingados estoy diciendo! ¡hasta la corrupción es incorruptible en ese bendito país!

La cuestión del cine merece atención aparte. El tema de la segunda guerra es el predilecto de Holywood ¿será por la nostalgia redentora? Un sin número de películas se producen respecto al tema como si Sam recordara al mundo que fue él quien lo salvó del niño abusón. No olvidar la oleada de películas “africanas” donde el soldado norteamericano salvaguarda la democracia del continente guiando a sus ciudadanos al paraíso neoliberal luchando sin cuartel en contra del mal representado por ambiciosos dictadores. Los nuevos genios del cine son admirados por escenas de violencia cada vez más originales. Los niños van mejor armados que la policía a la escuela, los niños buscan en you tube escenas que harían vomitar a un empleado de la morgue. ¿Esa es la tierra de la libertad? ¿A eso se refiere cuando cantan the home of the brave?

b) Construcción simplista del resto de culturas: En este punto solo interesa subrayar cómo los medios de comunicación tienden a representar imágenes muy simplistas de las diversas culturas, razas y nacionalidades. Cosa curiosa en un país construido por esas mismas culturas, razas y nacionalidades (si bien ya envestidas con el dulce toque de la norteamericaneidad) ¿esto con qué finalidad? ¿será que la idea del otro como inferior contribuye a mi imagen de superioridad? Cabe destacar que hay una tendencia a la etiqueta culinaria. Por ejemplo, un francés se define por la cantidad de queso y vino que consume, por lo general aparecen como ingenuos, ladrones o asesinos refinados en sus películas pero al margen de la ley. El oriental sea japonés, chino, coreano, filipino, es un “come arroz”. Puede aparecer como delincuente, maquilador o peleador de artes marciales .El italiano es por excelencia el “come spaghetti” aparece por lo general asociado con la imagen del capo de la mafia siciliana o el gigoló. Aquí es importante detenernos y señalar una o dos ambigüedades. Por un lado personajes como el padrino son representaciones del crimen organizado pero a la vez son admirados por la fuerza y el poder del que se envisten, por lo que darían pie a toda una serie de películas y series como la de The Sopranos. Por otro, la idea ridícula de que el narcotráfico es un fenómeno ajeno a las altas esferas norteamericanas ya que se nos representa como delincuencia importada proveniente de países como Italia, México, Colombia, Puerto Rico, etcétera. El país con el mayor número de consumidores del mundo debe tener también los mejores distribuidores y los mejores laboratorios pero es muy probable que sean las minorías quienes hayan tramado todo esto, de seguro que si, los aduanales nunca ven las toneladas de droga ni fajos de billetes, de seguro que no, los políticos accionistas de bancos en el Caribe no se benefician del tráfico a través del lavado de dinero en los paraísos fiscales, de seguro que no. El mexicano es el frijolero por excelencia, a lo largo de los años siempre a jugado el papel de asesino, narcotraficante, ladrón o cualquier otra actividad al margen de la ley, salvo raras excepciones. Es hasta hace muy poco que figuras como el zorro (representa lo criollo), el mariachi (aún así asesino) o latin lover en algunas series o películas han “reivindicado” su imagen en términos de que por lo menos ahora ya aparece como protagonista, al margen de la ley pero protagonista.

c) Construcción redentora de la nación: Oh say can you see…creo que es el punto que menos habría que explicar. Todos sabemos que dios eligió a este glorioso pueblo para encaminar a las ovejas descarriadas por el buen camino. Si surge un Saddam, un Castro, un Bin Laden, siempre habrá un superbush, un superclinton, un superbushjr para hacerles frente. Como lo habíamos comentado este narcisismo, esta autoimagen redentora de los USA tiene su origen en la segunda guerra mundial. A lo largo del periodo de la guerra fría pudimos explorar la villanía del pueblo ruso, entendiendo que hablan casi escupiendo, que solo toman vodka y que son altos, rubios y sobre todo muy pero muy malos. Rocky Balboa venció a Iván Drago demostrando que la libertad de la que disfrutaba este púgil lo ayudó a entrenar mejor y derrotar al régimen represivo del comunismo encarnado en este fiero ruso. En el avión presidencial, Harrison Ford interpreta el papel del presidente de la tierra de la libertad, ignorando que un cobarde grupo de rusos encabezados por el actor Gary Oldman intentó secuestrar su avión. Vaya sorpresa que se llevaría este maldito al verse derrotado en una lucha cuerpo a cuerpo con el mismo Indiana Jones. La bandera de la barra y las estrellas puede seguir ondeando al viento gracias a la valentía y el liderazgo de este ágil y hábil presidente norteamericano entrenado para hacer frente a terroristas rusos entrenados para secuestrar presidentes norteamericanos. Rambo también luchó en contra de la maldad rusa. James Bond (aunque con este ejemplo sería necesario hablar de la relación amor-odio entre UK y USA y no hay tiempo, ni espacio, ni inspiración para eso). Después de la desaparición de la URSS los rusos dejaron de ser tan malos y pasaron a ser menos malos. Ahora desde principio de los noventas la principal amenaza del mundo esté encarnada en el mundo árabe hartamente confundido con el musulmán. Para Hollywood y el ciudadano promedio da igual un árabe que un musulmán. Es un tipo barbón fanático religioso que se sube al metro con cara de villano queriendo hacerse explotar en medio de la multitud o manejando un coche bomba por el boulevard Wilshire de Los Ángeles en el nombre de Alá. El riesgo aquí es que los diferentes países consumidores de cine hollywoodense también nos vamos en el juego y compramos la versión redentora del mundo…no nos extrañe que al salir del cine y mientras manejemos nuestro carro una vocecita en la mente nos repita: in god we trust, in god we trust…for the land of the freeeeeeeeeee, and the hoooooome of the braaaaaaaaaaaveeeeee…http://surcic.blogspot.com/



Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18162 publicaciones
4628 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora