Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Libertad de Expresión   ·   Internet   ·   Censura   ·   Políticas Públicas   ·   Ciencias   ·   Logística   ·   Coronavirus   ·   Dirección de Empresas



Democracia compleja


Inicio > Filosofía
16/09/2020

107 Visitas






El reciente libro de Daniel Innerarity, catedrático de Filosofía política en la Universidad del País Vasco, expone numerosas ideas para el desarrollo de unas técnicas de Gobierno a la altura del siglo XXI. Es un libro extenso de más de 400 páginas. La información y el conocimiento son la base de las buenas decisiones políticas.

El caso de Inglaterra es paradigmático, ya que en el caso del imperio británico en el siglo XIX, la gran cantidad de informes  que llegaban a la metrópoli dieron lugar a la elaboración de mejores leyes que impulsaron la revolución industrial y potenciaron el crecimiento económico. Y esto es claramente extrapolable a la actualidad.

Innerarity es consciente de la necesidad de nuevos procedimientos políticos que comprendan la complejidad social y también la libertad individual. Por eso escribe que «Unos tienen excesiva confianza en la capacidad del Estado para intervenir desde fuera y otros confían demasiado en los comportamientos individuales y en la capacidad de autocorrección del sistema».

En este sentido,  es indudable que la regulación o  superación de los desajustes y problemas sociales, laborales y de otros tipos precisa de acciones que tengan en consideración todos los elementos que intervienen en las situaciones sociales.

Complejizar la democracia es lo mejor, porque eso mismo significa estudiar todas las posibilidades en relación con la toma de decisiones políticas en cualquier Estado o sociedad. Existen disfunciones sociales e injusticias.

Las contradicciones son superables también desde una perspectiva social si el poder de un país reacciona adecuadamente buscando el interés general.  Las anormalidades que se observan en las sociedades pueden ser corregidas. Se trata de reducirlas lo máximo posible o eliminarlas.  

Daniel Innerarity cita a Robert Musil estableciendo una comparación o analogía del individuo con la sociedad: «la diferencia entre una persona normal y una que está loca  es que la normal tiene todas las enfermedades mentales, mientras que la loca tiene solo una».

Por tanto, de lo que se trata es de organizar del modo más armonioso posible todas las dimensiones de la convivencia y de la vida social en todos los aspectos esenciales. Los límites y los controles en los Estados, si son racionales y coherentes garantizan la libertad de todos, sin duda. De lo contrario impera la ley de la selva. El saber experto es fundamental para que los gobernantes sepan decidir con el mayor acierto posible. Esto lo mantiene Runciman. Parece indudable que los ciudadanos tienen todo el derecho a disponer de un gobierno competente, por razones obvias o de sentido común. Y la racionalidad o irracionalidad del electorado es algo crítico y a considerar cuando se celebran comicios.

Comparto con el profesor Innerarity la percepción de una falta de confianza en los gobiernos, ya que existen muy serias dudas de que «sean capaces de afrontar los riesgos  de la existencia de manera eficaz e igualitaria». Y en estos meses lo estamos observando ante el caos sanitario, social y laboral provocado por la pandemia en España y en el mundo. Es preciso respetar la realidad y los datos y actuar en consecuencia también anticipándose  a lo claramente previsible.

No se deben despreciar o desatender los planteamientos políticos matizados  y complejos, porque son los que ponen sobre la mesa las soluciones respecto a la desigualdad excesiva y las injusticias sociales. Es indispensable poner barreras infranqueables a la maldad y a los errores. No se trata de ser héroes es cierto.

Los gobiernos técnicos piensan en todos los ciudadanos y son  la expresión de sistemas inteligentes que ayudan a todos. De todos modos, Innerarity considera que los Estados no son capaces de controlar sus sociedades. Y ya no es una cuestión de ensayo y error, sino de afinamiento y ampliación de los métodos para regular, del mejor modo imaginable, la actividad social en beneficio de todos los ciudadanos.

La reflexividad es clave para que la sociedad digital se diseñe y funcione para la realización de una vida común lograda. Y es cierto que la tecnología ya ha modificado nuestro gobierno del yo. Esto es compatible con un humanismo solidario que aproveche para la vida las ventajas del mundo cibernético en el que ya estamos.

Estamos cambiando a marchas aceleradas con el progreso tecnológico y esto también tiene sus consecuencias en el campo de la política. La digitalización dará nuevos conocimientos e informaciones para la acción política solidaria. Las ingentes cantidades de datos harán más fiables y mejores las  decisiones de gobierno en el ámbito de la sociedad. Estamos ante un reto positivo.

 



Etiquetas:   Contexto Digital   ·   Políticas Sociales   ·   Democracia   ·   Transformacion Digital

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21055 publicaciones
5180 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora