Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Quintana Roo   ·   Política



Fauna Periodística (V) "Esos chicos de la prensa..."


Inicio > Comunicación
24/10/2011

1402 Visitas



Suele ocurrir el día que más trabajo hay, cuando tu planificación está cogida con pinzas y tu agenda rebosa “temas de apertura”. Suele pasar cuando menos gente hay en redacción, cuando más ojos están pendientes de ti, o en el momento en que más jefes de corbata hay pegados a tu trabajo. Es en ese preciso instante cuando más tiempo necesitas, el momento en que al político de turno le da por aparecer tarde, mal y deprisa.


 

No pasa nada si el tema no tiene enjundia, pero suele coincidir con cumbres, reuniones, encuentros y peloteos varios entre administraciones. Eventos que te retienen en palacios y salas de lujo dedicadas a los menesteres del periodismo a duras penas. En despachos anejos a esas salas de prensa de postín suelen reir y debatir por lo bajo políticos, empresarios, mandamases y demás tropa trajeada a los que parece que el trabajo de “los chicos de la prensa” no les interesa demasiado. Entiéndanme. Por supuesto que quieren salir en los periódicos, lucir su modelito en la tele y protagonizar minutos en la radio. El problema es que lo dan por descontado, saben que hay una verdad suprema al resto: esos periodistas no se van a mover de su sitio.

 

He presenciado ruedas de prensa con un retraso de cincuenta minutos; he aguantado todo un recital de música pseudo portuguesa para después recoger impresiones de políticos que a duras penas aceptan preguntas. Y he sudado la gota gorda para mandar crónicas, entrevistas y artículos, mientras el jefe de turno me azuzaba vía telefónica a la espera de “lo último”.

 

Entiendo que desde las alturas que alcanzan los políticos en esos estrados que, además de bien iluminados, les permiten sin tener que disimular mirar por encima del hombro a los curritos que les escuchan, es complicado de entender la profesión de periodista. Sé que lo que para nosotros es una hora de redacción, muchos minutos de organización y varios de edición, para ellos no es más que el minuto que se tarda en escuchar, leer o ver la noticia. Lo que no entiendo tanto es la actitud de quienes mandan en los medios.

 

Directores, jefes de redacción o de informativos. Todos ellos han pasado por la silla del “localero”, todos saben de su trabajo, su esfuerzo y su pundonor, ese que le impide hacer a medias un trabajo que podría resolverse, de forma más tosca, en dos patadas. Se aprovechan de ellos y de la idea de que representan al medio en el que trabajan. Lo malo es que en casi ninguna ocasión, esos jefes reclaman para sus curritos, y por lo tanto, para sus medios, el respeto que se merecen. No hay político, administración ni empresario que se merezca una espera de una hora. No hay trabajo que aquéllos hagan que sea superior al que realizamos nosotros. En una sala de prensa no hay dos categorías. Entre políticos y periodistas existe, o debería existir, la misma dignidad. Deberían luchar por ella, deberían luchar por nosotros.



Etiquetas:   Periodismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21224 publicaciones
5197 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora