Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Libertad de Expresión   ·   Internet   ·   Censura   ·   Informática   ·   Tecnología   ·   Estructura Organizacional   ·   Base de Datos   ·   Políticas Sociales



¿De verdad los del 02 somos unos llorones?


Inicio > Sociología
14/09/2020

78 Visitas



Ya en la recta final del verano, la generación del 02 no puede dejar de repetirse el “si no fuera por el Covid...”. Y es que para muchos y muchas este verano iba a ser EL VERANO. Significaba más de lo que uno se pueda imaginar si no está en nuestro lugar: desfase máximo, fiestas, fuera horarios, líos, merendolas, cenas, juntanzas con los amigos y un larguísmo etc. Sabiendo esto, cómo no íbamos a quejarnos de nuestra mala suerte?


Si bien es verdad que el virus ha afectado a toda la población en todos los sentidos, todas nuestras ilusiones se vinieron abajo en muy poco tiempo. Sin dejarnos apenas tiempo para asimilarlo. Cierto es que la pandemia causó estragos mucho mayores comparado con arrebatarles uno de los mejores años de su vida a unos adolescentes, pero es que en nosotros no solo fue eso.

De un día para otro nos enviaron a casa con una incertidumbre incalculable. ¿Cómo iban a continuar las clases? ¿Volveríamos algún día? ¿Qué iba a pasar con la 3ª evaluación? ¿Iba a haber exámenes? Y en ese caso, cómo? Y por supuesto, la pregunta del millón: que iba a pasar con la selectividad? ¿La iban a retrasar unos días? ¿La iban a pasar a septiembre? ¿Y la convocatoria extraordinaria? Preguntas como estas rondaban por nuestras cabezas el día que nos mandaron a casa. Preguntas para las que nadie tenía respuesta. Porque los profesores tenían tanta idea como nosotros. Nos tuvimos que enfrentar a una situación nunca vivida y justo en el curso que decidiría nuestro futuro.

Nos vimos obligados a preparar muchas asignaturas por nuestra cuenta porque, aunque había profesores que seguían preparándonos lo mejor posible, otros pasaban todo lo que podían y más.

El virus también se llevó consigo la graduación, celebración que hacía gran ilusión a los de nuestro curso. Sé que es un mal menor, pero aunque sea pequeño, constituye un grano más de la montaña de cosas que no pudimos hacer por culpa del condenado del virus.

A todo esto sumémosle que acabamos el curso en julio, justo un mes más tarde de lo previsto. Verse estudiando en julio, sabiendo que en condiciones normales a esas alturas ya llevaríamos un mes de “el verano” fue duro y sobre todo frustrante.

También supuso un reto para muchos porque verse entre 4 paredes las 24 horas del día de las cuales 8 horas nos las pasábamos frente a una pantallas, no fue para nada fácil. Personas que antes del Covid eran muy activas, se vieron obligadas a suprimir cualquiera actividad fuera de casa. Tampoco podemos olvidar que hay gente que no tiene la mejor situación en casa y/o que no tiene una residencia lo suficientemente espaciosa  como para estudiar y preparar selectividad en condiciones.

Ahora estaréis pensando que esto no solo lo sufrimos los del 02, y es verdad. Pero nuestra generación estaba en 2º de BAC, básicamente nos jugábamos el mañana. Mientras que otros cursos, como los de la ESO, podían hacer lo mínimo para conseguir pasar, nosotros trabajábamos para llevar el mejor expediente posible. Así como para 2º de BAC el virus fue una pesadilla, a otros cursos les tocó el Gordo. Una gran parte de nosotros considerábamos el verano como nuestra recompensa, nuestro premio por el esfuerzo realizado durante todo el curso. En menos que canta un gallo el aliciente de acabar el curso limpio para disfrutar de “el verano” se esfumó.

 

La selectividad también tuvo su ración de daños, como no. En lugares de espacio reducido hubo que recurrir a pasillos, pavellones, etc. Lugares que no eran ni de lejos adecuados para hacer exámenes. En nuestro caso, nos tocó pasillo. Un pasillo lleno de ruidos, profesores subiendo y bajando escaleras, yendo al baño y tirando de la cisterna... A otros les tocó una parte del pasillo sin apenas luz. Y lo que es peor, sin reloj. Sí, una incoherencia gigantesca: todo el año repitiéndonos que distribuir bien el tiempo durante el examen es crucial, que debemos controlar siempre la hora… ¿para que al final algunos ni dispusiérmos de reloj? Los del pavellón no salieron mejor parados: cualquier ruido, incluso el más insignificante, retumbaba y eso dificultaba mucho la concentración.

Ya a nivel sentimental, nuestros últimos días en el instituto los pasamos como unos del montón. No teníamos ni idea de que eran nuestros “últimos días” en demasiados sentidos. Nuestros últimos días conviviendo con nuestros compañeros, algunos de toda la vida. De las últimas veces que nos sentábamos en la cafetaría a charlar de cosas relevantes y otras que no lo eran. De las últimas clases con algunos de los profesores que nos vieran crecer. En definitiva, no fuimos conscientes de que estábamos nada más y nada menos que saboreando los últimos momentos como alumnos de secundaria.

El Covid también arruinó el viaje de fin de etapa que muchos y muchas esperábamos con verdadera ilusión. Un viaje que no olvidaríamos nunca, porque sería con nuestros amigos y amigas, de toda la vida o no, pero que al final, habían acabado siendo parte de nuestro círculo más cercano este año.

El verano, como ya dije, sufrió las peores consecuencias. Hubo que prescindir de las fiestas de prado que, para muchos, protagonizaban nuestro verano. El aforo y los horarios de bares y pubs también contribuyeron a empeorar las salidas.

Y esto no es todo, el comienzo de una nueva etapa, como es la universitaria, también se va a ver afectada. El primer mes es muy alocado debido al sentimento de libertad que te embarga al principio. Ese primer mes universitario se suponía que iba a estar lleno de fiestas y salidas, pero gracias al coronavirus esto tampoco será posible.

Entiendo que haya gente que nos considere egoístas, pero tienen que ponerse también en nuestro lugar. El año que se suponía que iba a ser de los mejores de nuestras vidas, se ha convertido en uno de los “peores”. Todo lo que nos habían contado sobre ese legendario año se evaporó en tan solo unos meses.

Nuestra “pérdida” puede que no sea la más grave, ni mucho menos. Pero es una pérdida más al fin y al cabo. Y oír a gente decir que somos unos “llorones” es simplemente hiriente para algunos de nosotros. También estamos en nuestro derecho de quejarnos. Somos una víctima más del maldito coronavirus, mortal o no, pero víctima después de todo.



Etiquetas:   Víctimas   ·   Coronavirus

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21055 publicaciones
5180 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora