Vacío Existencial

El hombre desde el momento del nacimiento se encuentra frente a una innegable realidad. La existencia de sí mismo como ser social. Aunque en sus primeros años no tiene plena conciencia de esto debido a que su interés se dirige a la satisfacción de sus necesidades fisiológicas. Con el transcurrir del tiempo, su educación y la articulación de sus relaciones interpersonales dan apertura al surgimiento de nuevas necesidades en el sujeto. Aquí es donde éste comienza a buscar protección, afecto y deseo de sentirse aceptado en una comunidad. La ultima etapa de las necesidades es conocida como autorrealización. En esta etapa el individuo ha solventado sus dudas y deseos y se encuentra satisfecho de su vida. Pero aun en este momento -según lo demuestra la experiencia- personajes que han alcanzado el éxito buscan lo desconocido en una desesperada carrera contra el tiempo.Mucho se ha debatido y escrito sobre el tema que parece una lucha contra la muerte, una desesperada batalla contra el tiempo, un conflicto épico contra el olvido o quizá la ansiedad que presentan los condenados a muerte frente al pelotón de fusilamiento, pero poco se ha hecho por hallar y resolver sus causas. La psicología penetra en el problema desde la perspectiva de la Ciencia. Las diversas religiones abundan en recetas pero pocos apelan al poder de la salvación para el alivio de su tormento interior. Muchos ríen para luego hundirse en sus propias lagrimas camuflados por el telón de la soledad.

 

. La existencia de sí mismo como ser social. Aunque en sus primeros años no tiene plena conciencia de esto debido a que su interés se dirige a la satisfacción de sus necesidades fisiológicas. Con el transcurrir del tiempo, su educación y la articulación de sus relaciones interpersonales dan apertura al surgimiento de nuevas necesidades en el sujeto. Aquí es donde éste comienza a buscar protección, afecto y deseo de sentirse aceptado en una comunidad. La ultima etapa de las necesidades es conocida como autorrealización. En esta etapa el individuo ha solventado sus dudas y deseos y se encuentra satisfecho de su vida. Pero aun en este momento -según lo demuestra la experiencia- personajes que han alcanzado el éxito buscan lo desconocido en una desesperada carrera contra el tiempo.Mucho se ha debatido y escrito sobre el tema que parece una lucha contra la muerte, una desesperada batalla contra el tiempo, un conflicto épico contra el olvido o quizá la ansiedad que presentan los condenados a muerte frente al pelotón de fusilamiento, pero poco se ha hecho por hallar y resolver sus causas. La psicología penetra en el problema desde la perspectiva de la Ciencia. Las diversas religiones abundan en recetas pero pocos apelan al poder de la salvación para el alivio de su tormento interior. Muchos ríen para luego hundirse en sus propias lagrimas camuflados por el telón de la soledad.

La realidad es que Jesucristo ofrece una vía de escape a la angustia existencial que oprime a la humanidad. Solo él puede ofrecerle la suficiente estabilidad al hombre para que se desarrolle sin miedo en su comunidad y familia. La esperanza en la vida eterna es la única opción para escapar al miedo a la muerte y la soledad, sólo a través de una fe ciega en él podemos alcanzar la felicidad y confiar en que él nos guiará aún más allá de la muerte. Sin él, no tenemos ninguna posibilidad de afrontar valientemente nuestras dudas y sucumbimos en un universo que en la mente del incrédulo es tan vacío como la materia inerte solo atraída y repelida por doquier por una fuerza inercial (gravitacional) igualmente vacía de todo contenido espiritual. Bajo el materialismo nos chocamos con nuestra miserable inteligencia que nos derrumba del pedestal en que nos creíamos estar. Solo a través de una comunión intima con él le encontramos sentido a nuestros sufrimientos y aun, a nuestros éxitos, los mismos que a otros le atraen infinidad de problemas.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales