Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Quintana Roo   ·   Alimentación   ·   Alimentos   ·   Cultura   ·   Corrupción



Más Oxitocina, Menos Coltán. Una reflexión de lo que hacemos detrás del tapaboca


Inicio > Educación
09/09/2020

179 Visitas



“…porque hasta hoy he sido solo una ensarta de moléculas un sube y baja de la sangre un armazón de calcio con articulación porque hasta hoy he sido solo algo que llena la nada o quizá solo el juguete predilecto de algún niño extraterrestre que juega conmigo a los humanos…”


Hoy es un buen día para empezar. Ricardo Arjona. 1998

 

 

Empezar por describir la realidad que hoy nos embarga, los cambios producto de la pandemia que azota al mundo, es hoy, un saludo frente al espejo en un cuarto vacío con muchas ventanas, nada concreto, pero si muchas esperanzas.

Es por ello, amigo (a) lector, que hoy quiero ocupar nuestra atención con una reflexión que viene avanzando en la misma medida que la Organización Mundial de Salud (OMS) informa sus números crecientes de víctimas y contagiados, los gobiernos y sus representantes, desde el inicio de la pandemia, han abierto un nuevo rubro para la exportación; las costumbres que otros han ensayado para combatir la pandemia.

Siempre insistimos en la vieja costumbre de “calcar” las otras experiencias, transpolar lo que otros hacen en un intento de préstamo cultural que pareciera al igual que virus mutar en aires de penetración cultural. No leemos el mensaje de los escandinavos cuando sus métodos (poco convincentes para la OMS) desafían la pandemia con el contacto entre las personas, la normalidad contra la anormalidad, una actitud que se diferencia de la “nueva normalidad asumida”.

Hemos asumido el distanciamiento, como técnica de lucha, pero realmente, es la mejor forma de luchar contra la pandemia, o es la excusa perfecta para quienes buscan distanciarse de la gente? Hay quienes encuentran en los teléfonos y las redes sociales los desahogos a sus procesos internos, aquellos que muchas veces no les permiten socializar con el prójimo, bien lo advertía Liendo en su famosa obra “El mago con la cara de vidrio” hoy ese mago, por magia y constancia, se ha reproducido en computadoras, Tablet y otros medios digitales, incluso, ya las famosas reuniones sociales o familiares, se debaten entre Zoom, Jitsy o Hangout.

No quiero dejar el sabor de una oposición a  los avances tecnológicos, es mi intención más bien, reflexionar sobre ésa distancia que plantean las nuevas tecnologías en especial el teléfono, aquella distancia marcada gracias a las bondades del Coltán y uso en la industria de las telecomunicaciones, aquellas que nos hace olvidar, de momento, nuestra naturaleza mamífera mojada con Oxitocina, la que nos diferencia, la que nos lleva a un humor que ha sido en el caso de los Venezolanos, tarjeta de presentación en el mundo.

No podemos evitar la naturaleza del contacto, de estar cerca de los seres queridos, de los apegos, de los abrazos y las manifestaciones de cariño, hoy un puñito como saludo, rompió con la vieja creencia de que era la señal de una confrontación entre dos gladiadores, como lo veíamos en el mago de la cara de vidrio, hoy la sonrisa gana espacio, aquella que se ve desde una mascarilla, hemos tenido que aprender a reírnos con los ojos, a lo que reflexionando, puedo asumir que no son imaginaciones que alguien ríe, es la naturaleza humana con oxitocina abriéndose caminos.

El temor a un contagio de una enfermedad que avanza letalmente, nos lleva a temerle a aquel, al cual ayer veíamos con ojos de agrado, nos ha llevado a preferir estar solos en lugar de avanzar en investigaciones en conjunto para buscar la cura, ¿cuántos Wilson han nacido en este tiempo? No indaguemos en la respuesta, solo recordemos que el náufrago, no se conformó con Wilson, siempre avanzo a regresar a la sociedad de la que se había perdido.

Quizás el transcurrir del tiempo, en soledad, nos lleve a reflexionar sobre los detalles que nos rodean, el mundo ha visto cambios en su alrededor que antes por la dinámica o la vorágine de la rutina laboral no eran observadas. La naturaleza pidió cambio desde nuestra conducta hacía ella, no entre nosotros mismos, ¿Qué decir de aquellos que excluyen a  los enfermos? No hay peor rechazo que la misma ignorancia de las cosas, escuche decir de un enfermo, quien se veía igual que todos los días, asintomático, sin ninguna indicación de enfermedad, solo una marca; la exclusión de quienes le rodean.

En este sube y baja de la sangre, seguiremos transformando de la misma manera que hemos ensayado siempre, con el discurso, con el contacto, con la armadura de calcio por delante y escuchando los sonidos que otros, por temor o quizás ignorancia, no quieren oír.

Continuemos la marcha, detengamos el paso para tomar aire, pero no olvides, separar la mascarilla para que se vea la sonrisa, esa que deja un sabor dulce en el camino.

 

(*) Profesor Universitario.

 



Etiquetas:   Pandemia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21252 publicaciones
5200 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora