Poemas

 

.

 

                                                  ESA FLOR

 

Esa flor, que me mira sin pedírselo,

Que me regala su belleza y su fragancia, por nada,

Esa flor que lo dice todo de la vida y del encanto,

Permanente dualidad de lo complejo, de lo sencillo y del no tanto,

Esa flor que significa el triunfo de lo simple y lo querido,

Dejando huella en los sentidos, en los recuerdos que cobijo,

Esa flor, que ha nacido por la luz que se comparte,

Como este corazón que se enciende al recordarte.

 

                                      NOCHE

Noche de ébano y plata, destellos y silencios,

Noche que invitas los recuerdos, hurgando en la memoria,

Noche de nostalgias, de vivencias y sollozos,

Noche de pasión, de entrega, de lo sublime, de lo humano,

Noche que inspiras la creación, la grandeza,

Noche de triunfos, derrotas y confidencias,

Noche que todo lo cubres con tu manto mágico,

Regálame en tu cobijo el momento que tanto ansío,

Ese que palpita en las fibras de mi alma, hoy también tuyas,

Noche por tanto y por tan poco, gracias!!!!

 

                                         EL SOL Y LA LUNA

 

Mira mis destellos, como dan vida, como canta el ruiseñor,

Como danzan las flores con mi luz que encanta,

Como revolotean las aves, como nadan los peces en ese espejo de plata,

Mira la humanidad entera  disfrutar del calor que enciende sus almas,

Como  despiertan de su letargo y piadosa consolación,

Como ilumino la obra del creador,  convirtiendo en bulliciosa alegría la existencia misma.

¿Acaso, eso no es muestra de un gran amor? dímelo luna

Ella que en silencio escuchaba, se pronunció;

Es cierto eres un sol de vida, un sol de afecto y efectos,

Pero yo, con mi velo de penumbra despierto la más sublime inspiración,

Conmigo, nacen los sueños, la calma y el sosiego de quien vive despierto,

Conmigo, el amor se abriga y se cobija en la intimidad,

Conmigo, el murmullo de los enamorados se vuelve risa, confidencia y pasión,

Conmigo, se renueva la esperanza y la ilusión,

Conmigo, duerme la creación entera,

Conmigo, conmigo el hombre y el niño se confunden en perfecta armonía,

¡y mi querido sol, nunca debes olvidar!

Que para que nazcas tú, primero debo morir yo,

¿Acaso no es esa la prueba del más grande amor?,  dímelo Sol.

 

SOMBRAS

 

Entre las sombras proyectadas de un atardecer inconcluso, se fueron extinguiendo los latidos de un corazón cansado,

En medio de los recuerdos, que hilvanaban el pensamiento con lo vivido, la silente despedida de una vida intensa,

El dolor que ya no existe, la confusión que todo lo invade, la incertidumbre que agita el espíritu, esperando la partida,

La fe se vivifica, la esperanza se acrecienta, la oración que se recita en lo más profundo de un alma que no descansa,

El silencio se apodera, no se oyen más los ruidos  mundanos de quienes moran en la cotidianeidad del día a día,

Y tras esa secuencia inexorable de acontecimientos, de instantes eternos, del inevitable trasiego de sentimientos, la paz que llega

El llanto y el sufrimiento se agigantan, las conciencias se estremecen, los “hubiera” nos invaden, nos reclaman,

Contemplamos sin ver, las lágrimas brotan, por nostalgia, por culpa y expiación, por amor, por todas ellas y las demás,

La penumbra invade nuestro ser ante lo irremediable, la esperanza perdida de la vida nos conmueve, nos transforma,

El tiempo pasa aprisa y en el camino  de nuestra existencia van quedando solo recuerdos  que no respiran ni esperan volver,

Recuerdos, que nos acompañaran hasta que   las sombras de nuestra propia tarde inconclusa,  transformaran nuestra existencia en cumulo de momentos idos,

Momentos que anidaran en la memoria de quienes nos han sentido como parte de la magia de existir,  donde el ciclo del ayer deja paso a la vida del hoy.

 

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales