Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Bitcoin   ·   Criptomonedas   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Política   ·   Quintana Roo



Lo extraño del confinamiento por el covid-19


Inicio > Pedagogía
31/08/2020


106 Visitas



Una de las premisas más importantes en la formación de los etnógrafos es desarrollar la capacidad de extrañamiento. Esta básicamente consiste en percibir la vida cotidiana desde una perspectiva en la que todo debe cuestionarse. Por ejemplo, ¿por qué tenemos que ir a estudiar?, ¿hay otra forma de organizar la vida humana distinta a la de la acumulación de capital?, o ¿cuál es la razón por la que somos tan aficionados a las competencias deportivas?, etc.


Casi siempre la capacidad de extrañamiento se vinculaba a suposiciones teóricas que implicaban imaginar situaciones extremas. Sin embargo, como en pocas ocasiones, recientemente no tuvimos que imaginar una sino vivirla. El confinamiento que hemos experimentado puede servirnos para pensar, por lo menos por un momento, en aquellas actividades que dábamos por sentadas como algo ordinario y casi natural.

Un eje trasversal a varias de esas actividades es la interacción social humana. Familia, trabajo, estudio, amor. Todo esto se vio afectado de manera abrupta y durante un lapso promedio de seis meses. Un tiempo en el que tuvimos que recurrir a la conexión mediada por la tecnología, con sus ventajas y desventajas. Tanto la incidencia económica como la psicológica coincidieron para producir desesperación en muchos, quienes tal vez, prefirieron aferrarse a los argumentos conspiratorios y así rebelarse a lo implacable que resultó el nuevo coronavirus.

De cualquier manera esta situación inédita, no en la historia humana reciente pero sí en la historia personal de todos, podría aprovecharse para analizar el sentido de la mayoría de nuestras acciones. Lo digo no con el ánimo de promover trasformaciones colectivas sino con una pretensión más modesta, que consiste en reflexionar sobre la condición de nuestras instituciones sociales. No soy tan optimista como para creer que ahora sí cuidaremos el planeta o que tendremos la suficiente entereza para reclamar nuestros derechos humanos en este país. Es probable que en un lustro todo esto pase a un segundo plano.

Entre muchas posibilidades pensemos solamente en una institución social muy importante: La escuela.  Se ha discutido bastante sobre su función. ¿Por qué y para qué ir a estudiar?, ¿es posible una sociedad sin escuelas? A estas alturas es claro que los niños y jóvenes no solo van a esa institución a estudiar, o a intentarlo, sino que este es un espacio de sociabilidad muy valioso para ellos. Esto podría incidir un poco más en la manera como académicamente se ha entendido esa institución, así como en su sentido contemporáneo. Es lógico ahora privilegiar descripciones sobre la escuela que insistir en sus prescripciones descontextualizadas.

Los maestros por su parte ahora sienten que los padres de familia deberían -con justa razón- reconocer la importancia de su trabajo. La escuela como institución que contiene emocionalmente a los niños y jóvenes es una afirmación sustentada en evidencia empírica abundante. Cualquier padre de familia hoy podría reiterarlo sin vacilación. Por supuesto, esto no significa reducir la escuela a esa única función, ya que aún continúa siendo un lugar de transmisión cultural y disciplinar fundamental.

Cada uno piense en otras instituciones sociales y en alguna de sus actividades cotidianas. Piénsenlo con extrañeza como si fueran aprendices momentáneos de etnografía. Casi ninguna de nuestras acciones es ordinaria ni natural. El confinamiento obligatorio por el nuevo coronavirus nos deja una sensación singular que analizaremos en distintos niveles durante algunos años. Desde luego, aún estamos en riesgo pero sin la incidencia económica y psicológica por el confinamiento. Todavía están por evaluarse estas secuelas.

30 de agosto de 2020



Etiquetas:   Pedagogía   ·   Escuela Primaria   ·   Coronavirus   ·   Pandemia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21224 publicaciones
5197 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora