Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones Municipales   ·   Quintana Roo   ·   Donald Trump   ·   Joe Biden   ·   Poesía   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Lectura



Por nuestra Colombia.


Inicio > Ciudadanía
30/08/2020

187 Visitas



Nuestra Colombia, es una nación hermosa con una bandera que simboliza  características que nos hacen únicos, AMARILLO que simboliza la riqueza del suelo colombiano, la luz del sol que nos alumbra, la soberanía, armonía y justicia, AZUL que simboliza el cielo, ríos y océanos que rodean nuestro hermoso territorio, y por último el ROJO que simboliza la sangre derramada sobre nuestro territorio por nuestros libertadores que dieron sus vidas por nuestra libertad.




Es y siempre será un elemento que nos llena de orgullo y que siempre llevaremos a cuesta en cualquier parte del mundo donde nos encontremos, tal cual lo hace nuestro himno nacional, catalogado como uno de los más hermosos a nivel mundial, y que siempre al sonar nos erizara la piel y despertara en nosotros ese orgullo patrio.

Así como estos dos símbolos patrios que nos llenan de orgullo existen decenas de situaciones, lugares, símbolos, canciones, artistas que nos representan y que al verlos nos transportan a lo más lindo y lleno de pasión de nuestra tierra.

Pero como vivimos una realidad que cada vez más supera la ficción hoy les hablare de ese ROJO que resalta en nuestra bandera, un ROJO que representa la sangre derramada en nuestro territorio pero no solo por nuestros libertadores sino también por millones de colombianos que han perdido la vida por culpa de la violencia y la guerra sin sentido.

Desde la época de la liberación de los territorios sur americanos que estaban bajo la dictadura de la corona española, que no solo nos cambió el oro por espejos, engañando a nuestros indios y timándolos por ser inocentes, sino que también nos obligó a librar una batalla donde muchos perdieron su vida en ambos ejércitos, el ejército libertador y el ejército de la corona o realistas, desde este preciso momento nuestra tierra comenzó a mancharse con el ROJO de nuestra sangre.

ROJO que nos ha perseguido por incontables capítulos de nuestra historia, como lo han sido el bipartidismo, las güerillas, paramilitares, carteles del narcotráfico, agentes del estado hoy condenados por cientos de asesinatos, falsos positivos, violencia doméstica, racismo, y de esta manera incontables situaciones y eventos que han marcado nuestra historia, y a su vez han manchado nuestra tierra de sangre.

Este ROJO que nos recuerda en cada día las oleadas de violencia que vivieron y que seguimos viviendo en muchos territorios de nuestra nación, nuestra historia siempre ha estado plagada de violencia, siempre nos han vendido a través de la televisión y de muchos programas de gobierno una violencia sin sentido, donde el más pobre siempre será quien coloque un alto porcentaje de los muertos, con mucho dolor me cuesta reconocer que somos una sociedad violenta, que en nuestro día a día se viven muchos episodios de violencia en todas las ciudades, que las redes sociales se lanzan las más bajas muestras de intolerancia que se puedan observar, pero somos vergonzantes ante estas situaciones, se nos ha vuelto paisaje, se nos ha vuelto costumbre  hemos aprendido a convivir con esto, hemos normalizado la violencia en nuestra sociedad hasta el punto que se ha vuelto un paisaje y el pan de cada día en todos los rincones de nuestro país, nos acostumbramos tanto a esto que nos parece increíble cuando las muertes violentas bajan por cualquier circunstancia.

Nos hemos vuelto indolentes ante las muertes perpetradas a lo largo de los años, masacres, magnicidios, homicidios, feminicidios, muertes a menores de edad, muerte adultos mayores, entre tantos otros casos, hemos perdido la humanidad y la empatía, lo que hemos visto en este 2020 además de la pandemia que ha dejado ya más de 18 mil muertos a su paso por Colombia, son las masacres a colombianos en su gran mayoría jóvenes, masacres que todos los días cobran la vida de hermanos, hijos, padres, personas que no sabemos si son buenas o mala personas, pero lo único que sabemos es que miramos a otro lado y nos escandalizamos ni un poco por estos actos.

Lo que me lleva a preguntar con respeto, ¿este es el país que queremos dejarle a nuestros hijos y nietos?, un país donde todos los días mueren personas, por masacres, enfrentamientos con grupos al margen de la ley, feminicidios, delincuencia común, infanticidios, intolerancia, ¿esta es la Colombia del mañana?, ¿este es el mejor vividero del mundo?

Supongo que la respuesta es NO, este NO es el país que queremos dejarle a las generaciones futuras, ¿pero entonces porque no comenzamos hoy a mejorar este país?, te preguntaras por donde comenzar, y la respuesta es sencilla, se comienza desde casa, enseñando a nuestras familias a respetar la vida como valor sagrado, a respetar al prójimo, a no incluir la violencia en nuestro ADN, a respetar los ideales de los demás, a no ser tolerantes con la violencia, a no ser indolentes con la muertes violentas, con buenos valores, de esta manera se cambia una sociedad, con pequeños cambios en nuestras familias, que multiplicados por cada una de las millones de familias colombianas, lograran cambiar a la sociedad en general, claro está que esto no es de la noche a la mañana, sabemos que esto lleva años, quizás llevara varias generaciones, pero debemos comenzar, nunca es tarde para comenzar a cambiar, hoy es un buen día para comenzar analizar que estamos haciendo mal como familia, como sociedad y comenzar a dar el primer paso para mejorar.

Los invito a cada uno a que hoy comencemos a cambiar nuestra sociedad, que empecemos a erradicar la violencia de nuestra sociedad, que comencemos por nuestra familias, que nosotros seamos el cambio, no esperemos más tiempo, es hoy el momento preciso para iniciar la restauración de nuestro entorno, vamos hacerlo junto, vamos a lograrlo, por Colombia, por el futuro, por nuestros hijos, porque Colombia por fin merece vivir en PAZ.

 

 



Etiquetas:   Tolerancia   ·   Paz   ·   Respeto   ·   Conflicto Político   ·   Violencia   ·   Colombia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21490 publicaciones
5226 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora