¿Padres o amigos?

La relación entre padres e hijos ha cambiado considerablemente con respecto a la de nuestros padres. Aunque en un principio la relación más cercana de ahora puede parecer mejor, se pueden plantear inconvenientes que hace que no sea tan sano como aparenta. Porque tanto padres como hijos pueden llegar a confundirse. Nunca se debe perder de vista la realidad: son padre e hijo, madre e hijo, no amigos.

 

. Aunque en un principio la relación más cercana de ahora puede parecer mejor, se pueden plantear inconvenientes que hace que no sea tan sano como aparenta. Porque tanto padres como hijos pueden llegar a confundirse. Nunca se debe perder de vista la realidad: son padre e hijo, madre e hijo, no amigos.
Los padres de hoy en día llevan la relación con sus hijos de maneras muy diferentes. Son ellos los que deben decidir desde un principio el vínculo que desean crear. Existen los dos extremos, por supuesto; pero, abunda sobre todo el término medio, o por lo menos un intento de ello. Hay padres que no tienen en cuenta para nada la opinión de sus hijos, e hijos que tienen demasiada influencia en los padres.

La clave es la confianza, pero obviamente esta se gana. Cuidado, a menudo se piensa que son los hijos los únicos que se la tienen ganar, y nada más lejos de la realidad. Los hijos también necesitamos sentir que podemos confiar. Claramente, esto no se consigue de un día para otro, conlleva años y años de charlas, de llantos, y de risas.

Como decía antes, este vínculo no es el mismo que hay entre amigos. Siempre debe de estar presente que aunque debe existir un equilibrio para que funcione, los padres siempre tienen la última palabra, y sobre todo, la autoridad. Porque a veces, el hijo acaba por pensar lo que no es, acaba por pensar que tiene ciertos derechos y que sus padres tienen ciertos deberes. Cuando realmente es justo al revés.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales