Los ascensores y sus políticas de afluencia de personas



 

los tiempos que corren, muchos espacios públicos han adaptado sus políticas con respecto al uso de ascensores, y rara vez se permite su uso a más de una o dos personas. También se recomienda solo una persona por ascensor en los edificios de viviendas, por ejemplo. No obstante, hablemos de una realidad: el uso limitado de personas debería considerarse siempre, en todas las circunstancias y en tiempos de normalidad. Aunque los ascensores incluyan obligatoriamente el peso máximo permitido, lo cierto es que los ascensores abarrotados pueden causar ataques de pánico a las personas especialmente claustrofóbicas, y además, un resfriado común tiene vía libre para propagarse.

Si esto ocurre en ciudades de tamaño medio, en las ciudades especialmente grandes y llenas de personas, como Madrid, es aún peor. Por esa razón, las políticas de montaje de ascensores en Madrid no solo deben tener en cuenta la funcionalidad y la durabilidad de los ascensores, sino todas las consideraciones posibles en materia de salud física y mental. En realidad, la instalación común de espejos en los ascensores es un ejemplo de ello, ya que suele servir como efecto óptico de espacio, y eso las personas que padecen problemas de ansiedad con los espacios pequeños lo agradecen. Pero no basta, y el uso de personas debería estar regulado siempre.

Porque, por ejemplo, nunca se sabe cuándo puede necesitar una persona en silla de ruedas subir a los ascensores, y siempre se debería dejar espacio de cortesía ante esa posibilidad. Además, en cualquier momento puede averiarse el ascensor con gente dentro, y por esa razón no conviene que se estropee. Bien es cierto que, para evitar esas averías, es importante también tener un buen plan de mantenimiento de ascensores en Madrid. El mantenimiento será precisamente lo que evite cualquier rotura inesperada, ya que las revisiones esporádicas permitirán a los profesionales constatar el estado actual de los ascensores.

Aun así, si ocurre lo peor, es importante ejecutar con presteza también la planificación relativa a la reparación de ascensores de Madrid, sobre todo si hay que actuar rápido porque hay gente que quedó atrapada en cabina, aunque no sea habitual. Así, cada acción cuenta.

 



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











Los ascensores y sus políticas de afluencia de personas


 

los tiempos que corren, muchos espacios públicos han adaptado sus políticas con respecto al uso de ascensores, y rara vez se permite su uso a más de una o dos personas. También se recomienda solo una persona por ascensor en los edificios de viviendas, por ejemplo. No obstante, hablemos de una realidad: el uso limitado de personas debería considerarse siempre, en todas las circunstancias y en tiempos de normalidad. Aunque los ascensores incluyan obligatoriamente el peso máximo permitido, lo cierto es que los ascensores abarrotados pueden causar ataques de pánico a las personas especialmente claustrofóbicas, y además, un resfriado común tiene vía libre para propagarse.

Si esto ocurre en ciudades de tamaño medio, en las ciudades especialmente grandes y llenas de personas, como Madrid, es aún peor. Por esa razón, las políticas de montaje de ascensores en Madrid no solo deben tener en cuenta la funcionalidad y la durabilidad de los ascensores, sino todas las consideraciones posibles en materia de salud física y mental. En realidad, la instalación común de espejos en los ascensores es un ejemplo de ello, ya que suele servir como efecto óptico de espacio, y eso las personas que padecen problemas de ansiedad con los espacios pequeños lo agradecen. Pero no basta, y el uso de personas debería estar regulado siempre.

Porque, por ejemplo, nunca se sabe cuándo puede necesitar una persona en silla de ruedas subir a los ascensores, y siempre se debería dejar espacio de cortesía ante esa posibilidad. Además, en cualquier momento puede averiarse el ascensor con gente dentro, y por esa razón no conviene que se estropee. Bien es cierto que, para evitar esas averías, es importante también tener un buen plan de mantenimiento de ascensores en Madrid. El mantenimiento será precisamente lo que evite cualquier rotura inesperada, ya que las revisiones esporádicas permitirán a los profesionales constatar el estado actual de los ascensores.

Aun así, si ocurre lo peor, es importante ejecutar con presteza también la planificación relativa a la reparación de ascensores de Madrid, sobre todo si hay que actuar rápido porque hay gente que quedó atrapada en cabina, aunque no sea habitual. Así, cada acción cuenta.

 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE