Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Periodismo



Esta vez el PSOE agitó el árbol y ETA recogió los frutos.


Inicio > Política Nacional
21/10/2011


1015 Visitas



Arzalluz lo decía sin ambages hace años acerca de los intereses afines y la solidaridad manifiesta entre el nacionalismo vasco y la banda terrorista ETA:”Unos sacuden el árbol y otros recogen las nueces”. Así era de orgullosa la declaración de intenciones en un ser abyecto al que mucho se le ha de responsabilizar de tantas muertes como las que el terrorismo ha provocado durante 50 años.


 

Cinco décadas transcurridas y durante 8 años de gobierno oscurantista, es el PSOE quien ahora ha puesto las condiciones que entonces ETA sangrientamente imponía para que sean los terroristas los que recojan actualmente el fruto.

 

De las actas de negociación ya se sabe mucho, pero de toda esta serie capitular lo más evidente es el epílogo con que cuenta ETA que es la autodeterminación. En ello están este Gobierno y los etarras. Jamás lo tuvieron tan cerca y pueden felicitarse de los pactos con Zapatero porque una de las cláusulas del contrato estipulaba dar vida a la banda, dejarla respirar, internacionalizar el conflicto, dejar que creciera la estructura sin presión policial y todo lo que fuera con tal de que callara el referente negociador de antes del 11-M con los resultados que ya conocemos. Lo importante era llegar a un poder para transformar desde el interior aquello que de otra manera hubiera sido perseguido desde el orden constitucional. De ahí son los orígenes del pacto PSOETA.

 

Desintegrar la Constitución, politizar la Justicia, dar facilidades desde el Gobierno y trazar el proyecto radical con la condición sine qua non de permanecer en el poder para cumplir todo lo planificado por la izquierda radical. Un proyecto para apoderarse del árbol, agitar las ramas y que otros recogieran los frutos de lo que es hoy rendimiento escaso y podrido.

 

No puede entenderse nada de lo sucedido en cuanto a las concesiones a los asesinos  que no se remonte a los orígenes de Zapatero en Moncloa a través de una matanza sin autores intelectuales todavía. Autores y responsables criminales que probablemente no encontraron mejor sitio donde esconderse que tras los atriles, a la luz pública, en una suerte demoníaca de mimetización democrática para transformar de raíz la estructura de España y convertir en Ley la impunidad y facilitar a ETA todo lo que demuestra que fue sospechosamente pactado muy seguramente antes del 11-M. De ahí la concesiones también a todo nacionalismo para crear un ambiente propicio de pago de favores donde ETA es principal acreedora; de paso una disolución de un país donde todo concepto es discutible.



    A fuer de ser repetitivo, debería ser clave en la memoria el recuerdo de que Zapatero pactaba con ETA años antes de llegar a la Moncloa. Es obvio que una maniobra de ese alcance rastreramente oportunista iba en busca de objetivos radicales como los que han sucedido en estas dos inicuas legislaturas.

 

Del 11-M se sospecha, ante las numerosas pruebas de manipulación, que pudo ser perpetrado por una cloaca del estado residual felipista del GAL con el apoyo, para crear confusiones previas, de la banda terrorista ETA. No se ha de olvidar la furgoneta de Cañaveras accidentada con media tonelada de explosivos y la aprensión de un comando con el plano de una estación de tren madrileña. Esos fueron los cebos para que el Ministerio del Interior dedujera que ETA iba a provocar un gran atentado en instalaciones ferroviarias. Formaba parte todo de una estrategia para dar el cambiazo y acusar a los chivos expiatorios islamistas, células creadas ad hoc por confidentes de la Policía. Un simple juego estafador de trileros cuya efectividad estaba en la sorpresa y la presión hostíl contra el adversario político. Un engaño de envergadura criminal del que ETA sabe mucho. A los terroristas no les importa que los tachen de lo que son, criminales; otra cuestión es que se descubriera que en el PSOE sí los hay quitándoles las máscaras de la honradez, a todas luces inexistente.

 

El 11-M fue la manera de agitar el árbol y hacerlo de propiedad zapaterista para que ETA recogiera los frutos; pero una complicidad de tal grado criminal conllevaba riesgos para el manipulador monclovita de tal manera que los terroristas, durante el transcurso del pago de favores, amenazaron permanentemente con talar el árbol y dejar en evidencia los pactos. Por eso otro golpe de efecto que es el resultado de las negociaciones. Si Zapatero cumple, como lo fue dar cabida institucional a Bildu en las instituciones, ETA ayuda a que los chantajeados puedan salvar el cuello de cara a las Elecciones Generales.

 

La pérdida de esas elecciones supondría a Zapatero, Rubalcaba, Blanco y compañía, perder la influencia que hasta ahora ha solapado tanta actividad delicuescente. Ya se curan en salud con el germen de un agit prop de indignados... El PSOE se juega en sus miembros mucho más que una derrota electoral. Si se descubre el pastel con carne de víctimas inocentes, se les atragantará la vida porque es el destino de facinerosos de esta ralea y millones de ciudadanos sospechan ya de estos tahúres dispuestos a engañar, con ases en la manga, a otros millones de empecinados ciegos y parásitos.

 

ETA está reforzada que no derrotada, como pretende vender esta ralea de viles hipócritas, y no le importa jugar sus cartas estando mucho menos apremiados que los que tienen la soga al cuello que ellos aprietan a su antojo.

 

Así pues, ETA seguirá recogiendo frutos porque ya tiene un buen almacenaje y si no consigue lo que quiere no le importará talar el árbol y seguir matando, que es lo único que cobardemente sabe hacer. Lo que está claro es que como se sepa quién agitó el árbol durante este tiempo, más de un ciudadano, de los verdaderamente indignados,querrá convertirlo en astillas.

 

Viendo las caras de tantos pagados a sueldo de la mentira, de la malignidad interesada o de la imbecilidad manifiesta- como es la de Rajoy declarando que no ha habido concesiones políticas- habremos de recordarlas cuando ETA vuelva a matar- que desgraciadamente lo hará- y entonces nos repugnará aún más esta pantomima de payasos en un baile de intereses que apesta a criminalidad y del que cada vez va quedando más tufo indignante cuando se piensa en los millones de gentes que pueden ser cómplices de estos teatros inmundos.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Ignacio Fernández Candela, Escritor-Columnista-Crítico-Consejero Editorial. Ningún yerro, ninguna indefinida hipótesis; la elemental dinámica criminal que durante estos años sospechábamos, se ha ido cumpliendo hasta sus últimos puntos; ahora con la teatralización de fin de la lucha armada para encubrir la realidad de unos favores prestados que se remontan al 11-M.

Llega el momento de cambiar las tornas- aunque la prontitud del paripé de "fin del terrorismo" debería inducir a pensar que hay más ases en la manga de cara al pre-post 20N - pero para ello hay que ser proporcionalmente radical en las decisiones y minimizar los daños que, desgraciadamente, van a ser virulentos una vez inoculado el mal en las instituciones democráticas. ETA volverá a matar; trágicamente nos han abocado a los prolegómenos de la Transición, con el añadido de una escisión entre españoles que hará más difícil esta "segunda transición" que nos llega, con la incertidumbre de no saber a dónde nos dirigimos con tantos daños generalizados.El espíritu democrático de entonces era sano ante el desarraigo que han provocado para rasgar, conscientemente, la paz social en sus primeras intenciones ya inexistente.

Un abrazo, Jesús.


Jesús Salamanca Alonso, Comunicación La banda etarra debe presentar su rendición, entregar las armas, pedir perdón a las víctimas y cumplir íntegras las penas. Mientras eso no suceda, la banda seguirá latente, lo que quiere decir que puede volver a matar en cualquier momento.
Un abrazo, Ignacio.




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora