Chavela Vargas

 


.

 

Guitarra queda sin cuerda

que lástima que se pierda,

do, re, mi, fa, sol, la, si, do,

se fue su ser más querido.

 

Extrañemos a Chavela

que, en la bohemia, fue vela,

que digo vela, fue un cirio,

cantadora hasta el delirio.

 

Ha de andar con José Alfredo

que fue su cuate, su credo,

se nos fue cual blanca hada

¡qué nadie le juzgue nada!

 

¿Estará con su Agustín?,

sus copas no tienen fin,

se le hizo fácil la gloría

nos llevará en su memoria.

 

Un gabán muy lucidor

la cobija con fervor,

allá en el cielo bendito

brilla nuevo lucerito.

 

Sus ojos cual par de alhajas

dejarán pronto sus gafas

convertida en angelito,

habitando el infinito.

 

Vuelen cenizas a Tepoztlán

desde el merito Tenochtitlán,

Garibaldi brinda ofrenda,

que todo el mundo comprenda.

 

Su pérdida irreparable,

¿qué es la muerte sino un sable

que lacera el sentimiento

dando paso al sufrimiento?

 

En un rincón del Tenampa

fiel cuadro muestra su estampa,

brazos en lo alto, triunfante,

voz que se quiebra elegante.

 

Por hoy, que no haya tristeza

al contrario fe, entereza,

su grandeza luz destila

¡va su adiós con un tequila!

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda                                                                                                                                                                                                                                                                                             

México, D. F., 06 de agosto del 2012                                                              

Reg. SEP Indautor No. 03-2012-083012362100-14






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales