Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Escritores   ·   Pandemia   ·   Libros   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Lectores   ·   Salud   ·   Lectura



¿Tendrá arreglo o "borrón y cuenta nueva"?


Inicio > Ciudadanía
20/10/2011

1308 Visitas




Son muchas las cosas que se han dicho y escrito sobre el sistema de salud colombiano. Este ha sido un permanente tema de consideración y reflexión abordado tanto por expertos como por neófitos. La mayoría de dichas opiniones coinciden en lo críticamente grave que se encuentra el sistema de salud de este pais y que lleva a algunos a sugerir que lo que más conviene es repensar totalmente el modelo y “arrancar de cero” con un esquema concebido de manera más realista “para Cundinamarca en vez de Dinamarca” y estructurar un nuevo esquema de seguridad social en salud para Colombia.



Entre las razones que soportan ese tipo de posición radical que recomienda la no continuidad del actual sistema de salud, están la altísima vulnerabilidad que tiene dicho sistema en sus diferentes escenarios, especialmente en el tema de la fuga, desviación y uso indebido de los recursos financieros dispuestos para hacer operativo el modelo de aseguramiento; la paradójica situación que se da en Colombia donde existe plata suficiente para poder garantizar la atención en salud de la población, pero no existe el flujo oportuno y debido de dichos recursos; la poca e inefectiva gestión de inspección, vigilancia y control sobre los actores intervinientes, que ha permitido que la impunidad impere frente a las faltas y delitos de los infractores;  la violación a los derechos de los pacientes ante las negaciones de servicios incluidos en el POS por lo que dichos pacientes deben procurar el reconocimiento y la prestación de los servicios así negados mediante tutelas, desconociéndose las responsabilidades de quienes fungen como aseguradores de la salud de estos afiliados; y obviamente, el resultado negativo que resulta de medir el estado de salud que tiene hoy la población colombiana, incluso la afiliada en aseguramiento tanto en el régimen contributivo como en el subsidiado, frente a la cantidad multibillonaria de recursos parafiscales que se ha gastado desde la reforma sectorial del año 1993 para precisamente garantizar la adecuada atención en salud de los colombianos.



Quizás el tema con mayor difusión en los medios ha sido el tema del flujo de los recursos del sistema de salud, y probablemente esto es consecuencia directa de la angustiante cotidianidad que viven los prestadores públicos y privados de servicios de salud por la crisis de liquidez que actualmente atraviesan ante el no pago por parte de quienes tienen la responsabilidad de cancelar dichos servicios. Obviamente, cuando quienes prestan los servicios anuncian la actual crisis por la que están atravesando, prácticamente todo el sistema empieza a padecer las consecuencias por la incertidumbre que se genera con respecto al futuro del mismo.



Y es que cuando se revisa el tema de la citada vulnerabilidad que tienen los recursos financieros en las diferentes estaciones que el sistema ha estructurado como paso obligado de dicho flujo, cobra fuerza el interrogante si este diseño debe o no continuar.



Así las cosas, esa vulnerabilidad se evidencia en el régimen contributivo desde el mismo inicio de dicho flujo cuando se cumple con el primer eslabón de la cadena que es el pago de las cotizaciones que deben realizar los empelados con contrato de trabajo, los servidores públicos, los  pensionados, los jubilados y los trabajadores independientes.  Siendo el colombiano un sistema de salud que se soporta en las contribuciones o cotizaciones, surge la pregunta de cuánto es la cantidad de plata que ha dejado de entrar a este sistema por concepto de la evasión y la elusión en el pago de estos aportes. Este es un tema que si bien se trató de corregir con la Planilla Integral de Liquidación de Aportes (PILA), sigue vigente y generando faltantes importantes en los ingresos al sistema.



Un segundo punto vulnerable en el régimen contributivo es el pago que el Fosyga mensualmente le hace a cada una de las EPS para que estas empresas le garanticen la atención en salud a sus afiliados. Este pago que se conoce como compensación, siempre se ha cuestionado pues existe la percepción que en ocasiones tiene como referencia bases de datos que no incluyen las novedades que llevarían a disminuir el número de afiliados por fallecidos o por retiros, y esto podría estar generando una compensación por encima del valor correspondiente al número real de afiliados.



No se puede olvidar todo lo que de manera pública se conoció hace unos meses cuando se denunciaron unos recobros que de manera ilegal las EPS reclamaron ante el Fosyga por medicamentos, insumos y procedimientos que sí se encontraban en el POS, habiéndoseles entonces ya pagado por dichos conceptos a través de la compensación. Es entonces el tema de los recobros al Fosyga otra estación altamente vulnerable dentro del flujo de recursos del sistema.



Pero si en el régimen contributivo “llueve”, en el régimen subsidiado “no escampa”. Este régimen inicia el flujo de la plata con los recursos que desde fuentes nacionales (sistema general de participaciones o SGP, y Fosyga, a través de la subcuenta de solidaridad), se giran a los entes territoriales. Se ha evidenciado como algunos de estos entes se amparan en el concepto de “unidad de caja”, incorporando y registrando estos recursos con destinación específica para el régimen subsidiado a una bolsa general que les permite su utilización en diversos propósitos, habilitándolos así operativamente para esos fines “discrecionales”, pero no legalmente.



Con estos mismos recursos una vez girados desde las fuentes nacionales antes citadas, también se han constituido depósitos financieros, obteniéndose rendimientos que van para las entidades territoriales, limitándose éstas a reintegrar el valor nominal recibido, sin incluir los rendimientos financieros así generados, sustrayéndose así importantes recursos al sistema de salud. Inclusive estos recursos que envía la nación ha servido para hacer inversiones en títulos de alto riesgo y de liquidez indefinida o contingente, lo que comprueba que la discrecionalidad e inventiva de quienes manejan estos recursos en los territorios supera en ocasiones por mucho las restricciones legales que existen al respecto.



Igualmente perjudicial resulta para el régimen subsidiado la cuantiosa evasión de los recursos destinados para este régimen y que proceden de la operación del juego de apuestas permanentes. Otro eslabón de vulnerabilidad en este régimen resulta la presencia como beneficiarios de miles de personas con capacidad de pago en la base de datos de algunas de las EPS que operan el subsidiado, situación que significa otra razón de pérdida de recursos del sistema de salud.



Si después de revisar sólo algunos de los múltiples riesgos que enfrentan los recursos financieros de este sistema en la sola operación de los regímenes contributivo y subsidiado, lo vulnerables que son las diferentes estaciones los procedimientos que deben darse dentro del flujo de esos recursos, y lo que le cuesta al país estas billonarias pérdidas de la plata dispuesta para garantizarle la salud a los colombianos, resulta aún más preocupante los casos de corrupción que en algún momento se han dado en la misma agencia estatal que desarrolla las vigilancia y control sectorial en Colombia, cuando algunos de sus funcionarios, para cambiar resoluciones que significaban sanciones y multas a infractores de la normatividad vigente, pedían plata a los vigilados, tal y como ha sido dado a conocer por los medios informativos (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1016475).



Revisando todas estas circunstancias que se dan en el sistema de salud colombiano y que reflejan gravísimos problemas no solamente procedimentales sino estructurales, la disyuntiva sobre lo que debe ser el futuro del actual sistema de salud colombiano aparece otra vez…¿tendrá arreglo o habrá que hacer “borrón y cuenta nueva”?









(Publicado en http://www.zonacero.info/, el jueves 20/octubre/2011)



(http://www.zonacero.info/index.php?option=com_content&view=article&id=16620:itendra-arreglo-o-borron-y-cuenta-nueva&catid=103:columnista&Itemid=130









ubeltran@hotmail.com

twitter: @ulahybelpez



https://www.facebook.com/#!/group.php?gid=9287882468: NOTAS DE ACTUALIDAD EN EL SECTOR SALUD



Etiquetas:   Salud

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

3 comentarios  Deja tu comentario


Alba Marina Rueda Olivella, Bacteriología Hay suficientes recursos para garantizar la salud de la población colombiana, en cuanto a la sustracción de los recursos del sistema y la vulnerabilidad que tiene en los diferentes puntos arriba citados como el paso del flujo de los recursos, la diferentes evasiones y la corrupción existente, con sanciones drásticas y haciendo cumplir la norma es suficiente, en ediciones pasadas leía en una de las columnas del Dr Beltrán López en que proponía evaluar las EPS por el número de tutelas presentadas, en la cual si una EPS, sobrepasaba el porcentaje de 5% en tutelas seria eliminada; aunque cambien el sistema mil veces y comiencen de cero si no la hacen cumplir no solucionaríamos nada. solo hay reajustarla, eliminar la intermediación y regular la integración vertical, insisto la norma esta hecha, lo que falta es mano dura para hacerla cumplir, la solución no es borrón y cuenta nueva, personalmente considero que si tiene arreglo.
Uds que opinan?




Alba Marina Rueda Olivella, Bacteriología La anomalía esta en que no hacen cumplir la norma, anteriormente cuando la salud pertenecía al monopolio del estado y estaba en manos del extinto seguro social, fueron muchas las personas que murieron por negligencia, falta de atención y los diferentes abusos y arbitrariedades que se dieron, es innegable la mejoría que ha tenido el sistema en este aspecto hoy las comunicaciones y el medio masivo de la internet han servido para que el pueblo se haga escuchar y difundir a velocidades increíbles la información a nivel nacional e internacional, privilegios que antes no tenían y por lo tanto se desconocieron muchas falencias que tuvieron o no salieron a la luz pública con la presteza y prontitud que se hace el día de hoy.


Alba Marina Rueda Olivella, Bacteriología Que el 90 porciento de la población tenga la cobertura en el país que antes no tenia ya es un logro, hoy al menos quienes conocen sus derechos los reclaman por tutelas, antes solo los privilegiados podían darse el lujo de visitar un medico y estar en una clínica; debían madrugar y hacer filas desde las cuatro de la mañana para obtener una cita médica, el sistema no es malo, ha mejorado no solo en su accesibilidad, si no en muchos otros aspectos, los diversos obstáculos a los servicios de salud que día a día tienen que sortear los colombianos se puede solucionar con sanciones drásticas.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21860 publicaciones
5256 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora