Del tapabocas, corrupto, de López

“Su necedad y otros brotes.”


.”
 

Amlo requiere, de urgencia,

un asesor de consciencia

que lo mueva a la prudencia,

a la cordura y clemencia.

 

El sigue en la insensatez,

pues, mira el mundo al revés,

ayer, en su “mañanera”

dio la nota tempranera.

 

Sobre un tema reiterado

el cubrebocas sonado,

del porqué se niega a usarlo

se expresó sin razonarlo.

 

En palabras lentas, pocas:

“Me pondré un tapabocas

. . . cuando no haya corrupción”,

así, su tristísima oración.

 

Antes de abordar el tema

y de entrar en el dilema,

lo diré aquí muy febril

que van cuarenta y seis mil.

 

Los muertos de la pandemia,

mas, su cerebral anemia

no le da para entender,

para por fin comprender.

 

Que el COVID va para largo,

que ya debe de hacer algo,

que México es tercer lugar

del mundo en fatalidad.

 

También quisiera abundar,

porque es justo precisar

a López una cuestión

cuando habla de corrupción.

 

Tal perversión es, ya, suya

aunque no quiera y rehúya,

año y medio ha “gobernado”

y resultados no ha dado.

 

La corruptela es humana,

es la cosa más mundana,

así como hay bien hay mal

es algo claro, normal.

 

Nunca se podrá extirpar

solo es dable controlar,

siempre que la ley se aplique

como el código lo indique.

 

Bajo normas con su imperio

aplicar reglas, remedio,

lo demás son tarugadas,

ocurrencias, malhadadas.

 

En las tales condiciones,

por sus necias percepciones

Andrés con sus cosas locas

nunca usará cubrebocas.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 01 de agosto del 2020

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales