Me quedé sin trabajo: ¿Es buena idea pedir prestado?

Lamentablemente la pandemia ha dejado más empleos pérdidas que otra cosa pues tan solo en México se contabilizan un millón de nuevos desempleados. Quedarse sin empleo puede llevarnos a situaciones desesperadas y a tomar decisiones erróneas, es por eso que hoy nos preguntamos ¿Es buena idea pedir prestado si no tengo trabajo?

 

. Quedarse sin empleo puede llevarnos a situaciones desesperadas y a tomar decisiones erróneas, es por eso que hoy nos preguntamos ¿Es buena idea pedir prestado si no tengo trabajo?
La figura de deuda

Lo primero que debemos saber es cómo funciona un préstamo. Básicamente se trata de pedir prestado dinero al banco o a una institución financiera. Después, tendremos que pagar ese préstamo en cierto número de plazos junto con su respectivo costo, es decir, interés más capital.

Si bien esto podría parecer simple, debes de tomar en cuenta que una deuda debe cubrirse de forma puntual ya que no pagar puede hacer que crezcan los intereses exponencialmente. Además, cada institución cobra en función de tus características crediticias y el producto solicitado.

Un gran riesgo al no tener ingresos

Como ya te mencionamos, no debes dejar de pagar tus deudas ya que esto podría meterte en muchos problemas. El problema está en que, al no tener empleo, pierdes tu fuente de ingresos lo que puede complicar el pago de las deudas mes con mes.

Sin una fuente adicional como rendimientos, inversiones o un negocio, los ahorros se acabarán en poco tiempo. Puede que tengas reservas para 6 meses, pero, si tienes un préstamo por 18 meses ¿Cómo le harás para pagar cuándo se acaben los ahorros?

Aprovecha los préstamos de forma inteligente

Existen formas para solicitar préstamo en línea y saber cómo aprovecharlos. Por ejemplo, una forma efectiva es usarlos para abrir un negocio. Si tienes ahorros para 6 meses, puedes usarlos para cubrir tus gastos mientras tu emprendimiento comienza a avanzar y a generar dinero.

De igual forma, pedir créditos rápidos puede ser una buena forma para salir de un apuro el cual podría resultar más costoso que pagar una deuda, por ejemplo, una enfermedad o un accidente. Lo ideal es prever el costo de cualquier financiamiento, así como tomar en cuenta tu capacidad de pago o endeudamiento. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales