Seco


. . .”

De la humanidad olvido

sobre mí no tengo nido,

cayeron ramas marchitas

dejen contarles mis cuitas:

 

Se me ha acabado la vida

presagio de una partida

soy madera disecada

convirtiéndose en la nada.

 

¿De qué me sirven mis brazos

si perdí sus verdes lazos?,

si están todos bien resecos,

contaminados y chuecos.

 

Soy un palo disecado

de corazón ahuecado,

ya no sé lo que es bonito

mis entrañas son un mito.

 

En vías de extinción, que es gris,

me pongo blanco sin gis,

esa ausencia de color

negro pinta mi dolor.

 

Así, sigo aquí sembrado,

soy un ser muy desolado,

ya no conozco ni el agua,

hierve sabia, lenta fragua.

 

Raíz de suelo polvoso,

tronco agreste tembloroso

convertido en una vara,

percha de forma muy rara.

 

Yo fui un árbol, el más sano,

corteza de cortesano,

hoy, . . . soy estéril vil migaja

solo espero mi mortaja.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda                                                   

Dedicado al Sr. Contador, Jaime Avalos Valdez

La Conchita, Zapotitlán, Tláhuac, Distrito Federal, México, 04 de abril del 2013.

Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales