Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Naturaleza   ·   Ecología   ·   Historia   ·   Monumentos   ·   Elecciones   ·   Joe Biden   ·   Donald Trump   ·   Estados Unidos   ·   Cultura



Pedro Sánchez I "El Cínico"


Inicio > Política Nacional
09/07/2020


201 Visitas



El DRAE en su primera acepción dice refiriéndose al adjetivo cínico. Dicho de una persona: Que actúa con falsedad o desvergüenza descaradas. Creo que la definición le viene como anillo al dedo al narciso socialista que todos los días nos demuestra que pertenece al sindicato de los que no le dicen la verdad ni al médico.


Todos hemos tenido que soportar sus homilías televisivas en las que predicaba la necesidad de unidad y se la exigía al PP, pues ya sabrán ustedes que de lo dicho nada de nada, porque en una entrevista concedida al Corriere della Sera ha afirmado que jamás ha pensado en pactar con el Partido Popular, parece imposible después de todas las acusaciones vertidas contra los populares acusándolos falsamente de no colaborar con el Gobierno y de despreciarlos hasta el punto de negarse a hablar con Pablo Casado, que es el jefe de la oposición. Lo ha dejado perfectamente claro, jamás de los jamases había pensado en pactar con el Partido Popular.

De hecho Pablo Casado se queja con razón de esta circunstancia dice: "En España nos acusa falsamente de no pactar, de crispar y de ser antipatriotas por criticarle fuera. Justo lo que hace él". Y añade que "eso es practicar la hipocresía diplomática y el cinismo institucional".

La entrevista con el medio italiano forma parte de la campaña que ha iniciado para intentar formar un frente común con Italia al objeto de “ablandar” la voluntad de los países del Norte que se niegan a apoyar a España, sobre todo en las condiciones que desea Pedro Sánchez, que pretende que le den 140.000 millones de euros, en su mayor parte en dinero no reembolsable y que no se le apliquen las medidas de control que muchos países reclaman. En Europa no se fían un pelo del gobierno español regido por esa coalición social comunista que ya ha demostrado su incapacidad para proteger la economía de nuestro país.

A la espera de la visita del primer ministro Giuseppe Conte, se dedicó a dorarle la píldora a los italianos. Se me revuelven las tripas cuando dice que la “pandemia no fue culpa de nadie”, un argumento que utiliza para intentar tapar su desastrosa gestión sanitaria. Puede ser cierto que la pandemia no sea culpa de nadie, pero lo que interesa es la capacidad de gestión demostrada por cada país para combatirla y ahí, por mucho que utilice esa muletilla, no engaña a nadie salvo a los que desean ser engañados. Nadie le culpa de la pandemia, faltaría más, pero muchos le culpamos de su incapacidad e imprevisión que nos ha llevado hasta el desastre en el que estamos.

La pandemia no es culpa de nadie, pero el desastre económico originado por el confinamiento que él impuso si tiene un responsable, Pedro Sánchez, que cuando vio que la situación se le escapaba de las manos, tuvo que confinarnos a todos, por no haber hecho caso a las advertencias y alarmas que le llegaron a finales de enero y principios de febrero de este año y que ignoró. De eso sí es culpable Pedro Sánchez, por mucho que toree de salón con el periodista italiano y encima traslade la responsabilidad a Europa cuando dice, “que ahora Europa debe estar a la altura de los pueblos” (se refiere a Italia y España).

Volvió a hacer política ficción utilizando un argumento que ya le hemos escuchado, dice Pedro Sánchez que “Si hubiéramos sabido a finales de febrero lo que sabemos ahora, habríamos actuado antes. Pero si hubiera tomado esas decisiones entonces, la ciudadanía y el Parlamento no me hubieran seguido”. Decir que sobre el desarrollo y peligrosidad de la epidemia saben ahora lo mismo que sabían en enero, Europa y la OMS les advirtieron entonces de la gravedad de la epidemia. Información que ocultaron a la opinión pública, para poder llevar a cabo la manifestación del 8M y hablo de política ficción porque no puede afirmar que la ciudadanía y el Parlamento no le hubieran seguido, sencillamente porque no lo sabe. Si su gobierno en lugar de ocultar la información de la peligrosidad de la epidemia, se la hubiera ofrecido al pueblo español como era su obligación, no hubiera tenido ningún problema.

No conoce la vergüenza, manifestó al Corriere della Sera un argumento que le he escuchado dos veces, afirma que el estado de alarma se extendía cada 15 días; “y cada 15 días me sometí al debate y votación del Parlamento". Y lo dice como si hubiera sido algo que él hubiera decidido voluntariamente. Si tenía que pedir las prórrogas cada quince días era porque la Constitución le obligaba a ello, o es que hay alguien que dude de que si la Constitución le hubiera permitido declarar un Estado de Alarma de seis meses de duración, estaríamos todavía sufriendo esa medida extraordinaria.

No tiene remedio porque su soberbia le impide reconocer públicamente sus errores, que son muchos y muy graves y los conoce perfectamente porque bien que se excusa de ellos con sus mentiras. Ahora busca una muleta con Italia a ver si así le hacen más caso y en Europa llorará lo que haga falta pero aquí le traslada la responsabilidad de lo que va a pasar a la Unión Europea. Dice “si fallamos” es decir, si Europa no cede y le aprieta las clavijas, “nuestros propios pueblos nos pasarán factura”. “Ahora bien si tenemos éxito”, es decir si se pliegan a sus peticiones “podemos dar un salto adelante en la construcción de Europa".

Es lo de siempre, mentiras, demagogia, medias verdades y echarle la culpa al que haga falta, lo que sea con tal de no reconocer sus gravísimos errores. Si la cuestión europea le sale mal, la culpa la tendrán Europa y el PP que ha envenenado las mentes de los europeos en contra de España. Si los rebrotes crecen y se extienden la culpa será de las CC. AA y si mañana - escribo en la tarde del día 8 - la presidencia del Eurogrupo se la lleva el irlandés, el fracaso no será de Sánchez que fue quien propuso la candidatura española, fracasará Nadia Calviño.

Y llegó al culmen cuando se empeñó en darle una mano de blanco de España a los comunistas para justificar la presencia podemita en su gobierno asegurando que "se asientan en el comunismo”, pero aceptan plenamente la Constitución, incluido el reconocimiento del Rey como Jefe del Estado. Y sin ponerse colorado afirmó que la relación entre su gobierno y la Corona era “muy estrecha”, cuando todos sabemos que lo que están haciendo los social comunistas con el Jefe del Estado, no tiene nombre.

Está empeñado en que todo le salga gratis, lo que ha hecho con nosotros, los terribles errores cometidos, la quiebra de nuestra economía y el mercado laboral, el desprecio al Poder Judicial y al Legislativo, las compras sin control del material sanitario, los casi 50.000 muertos y ahora los 140.000 millones de euros para tunear ese escudo social que de nada nos defiende, pero que serviría para meternos de hoz y coz en un régimen bolivariano. Pretende que todo le salga gratis y que además españoles y europeos aplaudan entusiasmados a su inmarcesible figura.

Espero que se la pegue, aunque nos arrastre a todos nosotros con él.

 

 

 

 



Etiquetas:   Gobierno   ·   Europa   ·   España   ·   Pedro Sánchez   ·   Pablo Casado   ·   Pandemia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21313 publicaciones
5205 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora