Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Poesía   ·   Nutrición   ·   Periodismo   ·   Lectura   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Muerte   ·   Libros



Marcha por la dignidad


Inicio > Política Nacional
01/07/2020


218 Visitas



De vez en cuando


camino al revés:

es mi modo de recordar.

Si caminara sólo hacia delante,

te podría contar

cómo es el olvido.

Camino al revés de Humberto Ak-Abal

 

 

Junio 25 de 2020

 no es un día cualquiera en la ciudad de Popayán, aquella mal llamada ciudad blanca ubicada en el departamento del Cauca al Sur Occidente de Colombia.  Este día, 14 caminantes en representación de Hombres, Mujeres, Campesinos, Sindicalistas, Estudiantes, Excombatientes, Negros, Indígenas NASA y MISAK; luego de un ritual de armonización, han partido a la lejana capital del país, Bogotá. Son 583 kilómetros, miles de pasos, cuatro departamentos, 22 municipios, decenas de organizaciones y procesos por visitar. Ante la negativa y el aislamiento preventivo que nos tiene el gobierno, han decidido marchar desobedecer y declararse en resistencia por el territorio.

Con su paso firme y marchando entre diez o doce horas diarias Les contaré que llevan en su pesado equipaje.

Llevan en sus mochilas, las palabras de cientos de asesinados, aquellos líderes y lideresas sociales como Temístocles Machado y Cristina Bautista, la cual antes de ser asesinada dijo: “Si nos quedamos callados, nos matan, y si hablamos, también. Entonces, hablamos”. Eso hacen ellos hoy, un pueblo conformado por guerreros milenarios que llevan en su palabrear a los 214 desmovilizados de FARC y a los más de 800 líderes y lideresas asesinados sistemáticamente. Con ellos vemos en el camino a un Quijote que enarbola una bandera negra con un doloroso hashtag que dice #NosEstanMatando, que nos recuerda a un país ensangrentado, masacrado y dolorido.  Un país que le dijo no a la paz y un gobierno que desconoce los acuerdos pactados en la Habana, un gobierno que guarda silencio cómplice ante los asesinatos de las Águilas negras y el ESMAD, los mismos agentes asesinos de Duvan Mateo, Jhonny Silva, Dilan Cruz y muchos otros.

Los pueblos indígenas llevan en sus mochilas manillas y mantas, la palabra antigua que los tapabocas no les impedirá callar ni dibujar la palabra. Ellos y ellas alzan la palabra para denunciar las violaciones por parte del Ejército Nacional a menores de edad, como los ocurridos recientemente en las comunidades indígenas Embera Wera  en Risaralda, y La menor Nukak Makú en el Guaviare. Denuncian ya que   son cuerpos violados, son violencias colectivas que se expanden por el territorio.  Llevan en sus mochilas el dolor por el despojo y desalojo que hace la administración de Jorge Iván Ospina al desalojar, dañar sus viviendas y cultivos a la comunidad indígena en la Viga Pance de la ciudad de Cali, igual que sucede en muchos resguardos del departamento del cauca o en Bogotá en altos de la estancia.

Comunidades negras palenqueras y raizales en su equipaje llevan los chinchorros, las plantaciones, las congas y convites   que piden mayor atención del gobierno, piden respeto en su territorio. Dicen no a las fumigaciones con glifosato lo cual envenena sus campos y sus aguas   y piden que, si este nada les da, tampoco nada les quite. Marchan porque se cansaron de ser  testigos silenciosos  del abandono y genocidios cometidos.

Campesinos, Negros e Indígenas “un pueblo que no se rinde carajo”, piden cumplimiento a los acuerdos pactados en diferentes negociaciones, piden mayor ayuda por parte del gobierno ya que sus políticas sociales y económicas cada día los empobrece más. 

En su caminar las mujeres dicen que existe una pandemia peor que el Coronavirus y proponen declarar una crisis humanitaria  por la violencia contra las mujeres.  Basta de feminicidios y de complicidad de la justicia  al encubrir  cuando en temas de violencia contra la mujer se trata.

También se ve a estudiantes con sus morrales y mochilas marchando,  los cuales exigen matricula cero  en las universidades públicas del país para evitar las deserciones universitarias.

Desmovilizados de la FARC, hombres y mujeres comprometidos con la palabra, exigen al Gobierno la implementación integral del acuerdo de paz y la protección de los excombatientes. A la fecha son 214 desmovilizados fuera de familiares de los mismos

Este gobierno corrupto e ilegítimo no puede seguir atando nuestros pasos ni podemos seguir mordiendo nuestras lenguas ni callar las palabras.  Esos miles de pasos que hoy recorren en una marcha por la dignidad, germinará en cada camino y comunidad. Adelante caminantes se hace camino al andar.



Etiquetas:   Política   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22640 publicaciones
5343 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora