Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Guerra   ·   Coronavirus   ·   Cultura   ·   Biología   ·   Mongolia



El sueño de la razón produce monstruos (2)


Inicio > Política Nacional
24/06/2020

117 Visitas



Le siguieron las décadas de los 60 y 70, muchos y muchas se unieron entusiastas con respecto a la movilización campesina representada en la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos ANUC, que finalmente terminó sin llevar a cabo la tan esperada reforma agraria y, por el contrario, las comunidades fueron masacradas y/o despojadas de sus tierras.


Entrados los años 80, Colombia vive una de las décadas más violentas y de violación de los Derechos Humanos para los movimientos políticos y organizaciones estudiantiles, campesinas, políticas, obreras y todo aquel que estuviera contra el orden establecido. Llegando al exterminio de organizaciones como la Unión Patriótica cuyo número de muertos y desaparecidos ascendió a 4.500, A Luchar una Organización Política con más de 2000 militantes asesinados/desaparecidos y el Frente Popular con más de 500. Una alianza de intereses entre la fuerza pública, los narcotraficantes y élites locales y regionales, los llevó a crear una máquina de guerra capaz de defender su statu quo del “accionar guerrillero”. Así se dio origen al paramilitarismo, que además de su papel antisubversivo, despojó más de 4’000.000 de hectáreas de tierras al campesinado colombiano.

En cuanto a las masacres, entendidas como homicidios colectivos de tres o más civiles, efectuado por un mismo actor o grupo, en un mismo lapso de tiempo. En el informe “Basta ya”[i] preparado por el Grupo de Memoria Histórica en 2013  nos habla de 220.000 asesinatos  desde 1958  y 5 millones de desplazados entre 1985 y 2012.

Los paramilitares son responsables del 60 por ciento de las masacres y de casi 40 por ciento de los asesinatos selectivos sobre los cuales hay registro de responsabilidad. La Fuerza Pública, por su parte, registra 2.399 asesinato selectivos, 158 masacres con 870 víctimas mortales, 57 casos de sevicia y tortura y el informe señala su papel en las detenciones arbitrarias, la tortura y las desapariciones forzosas, en particular en los años del Estatuto de Seguridad durante el gobierno del presidente Turbay[ii].

Según denuncias de las víctimas, el abandono y despojo de tierras es responsabilidad casi por partes iguales de los paramilitares y las Farc.

Según cifras de CODHES comisión para La Consultoría para los Derechos humanos y el Desplazamiento, entre 1995 y 1999 ocurrieron 1.123.127 siendo el año 1998 el año con mayor número de desplazados.

Al finalizar la década de los 80 el gobierno insistía en desconocer el desplazamiento forzado como un fenómeno estrechamente ligado al conflicto armado interno, y en un esfuerzo por invisibilizar el problema lo atribuía a las tradicionales y constantes migraciones económicas de la población colombiana.

Al terminar este decenio, y ante la evidencia del problema, el Estado no sólo reconoce legalmente su existencia, sino que enfrenta la tendencia de los migrantes de asumirse como desplazados como una opción de supervivencia en medio de la crisis.

Pero a pesar de que es un fenómeno social y demográfico grave, que desde 1985 ha obligado a más de un millón y medio de personas, en su mayoría mujeres, niños y jóvenes vinculados a hogares con vínculos rurales, a reasentarse en los centros urbanos  en condiciones vulnerables que dan cuenta del gradual deterioro de su calidad de vida. Los gobiernos lo siguen asumiendo como un  problema coyuntural al que responden con medidas asistencialistas de corto plazo, y con propuestas de retorno o reasentamiento que desconocen la prolongación del conflicto y la decisión de los desplazados de permanecer en las ciudades[iii].

Las décadas del noventa, registró las cifras más altas de población desplazada en nuestra historia, poniéndonos al lado de países como Sudán, siendo el conflicto armado la principal causa del desplazamiento. El tiempo pasa y el problema por la tierra en Colombia se sigue profundizando.  

VAMOS ANDANDO [iv]

Por todos los chicos que sueñan y cantan.

Por todos los chicos que esperan.

Por los que recuerdan.

Por todos aquellos que un día

Despertaron solos

En un mundo extraño. 

Por la mano tierna que busca otra mano

Y que no la encuentra.

Por los grandes ojos que aprenden la angustia

De las madrugadas.

Por los cuentos de hadas 

Que ya nadie cuenta.

Por los solitarios de las calles tristes.

Por los que se quedan de pronto en silencio

Mirando una puerta

Junto a una ventana

Y hay una pelota olvidada y quieta.

Y hay una muñeca dormida en la falda.

Por los que interrogan con cada mirada

A la vieja abuela

O a la dulce hermana. 

Por los que conversan con mamá en secreto 

Y le intentan juegos

Como si estuviera, 

O se ponen serios y dicen las cosas 

Que papá diría.

Por los que recorren semana a semana 

Un itinerario 

De muros hostiles, de gestos extraños, 

Con una sonrisa que tiembla en los labios

Y aplastan la ñata contra un vidrio helado

Contra un duro vidrio que sólo atraviesan

Las voces del alma, 

La luz de los ojos que encuentran otros ojos,

La palabra viva que enciende y renueva

Su flor, su esperanza.

Por todos los chicos que sueñan y cantan.

Por todos los chicos que buscan de noche una estrella

En el alto cielo.

Por todos los chicos que esperan

La hora del sol.

Por todos ustedes… SEGUIMOS ANDANDO.

 

En Barrancabermeja el 15 de febrero de 1996, paramilitares con fusil en mano le vuelan la cabeza al busto del monumento a Camilo Torres Restrepo, en Trujillo Valle paramilitares atentan contra el Parque Monumento a las Víctimas, en la Comunidad de Paz de Apartadó el ejército vestido de civil ingresa en horas de la madrugada. En el 2011 en la Universidad del Valle, un docente atenta contra el busto de Camilo Torres. Se trata, por desgracia, estas y muchas otras acciones irracionales, que representan una nueva afrenta a la memoria histórica de nuestra humanidad.

Mandatarios como Uribe Vélez desconocen la existencia del conflicto social y armado. Son gestos que ofenden la memoria y la historia de un país, una población que cree en aquellos que lucharon y sacrificaron sus vidas para devolver la dignidad al pasado, a los mismos hombres y a las aberraciones de la historia. Actos cobardes, a menudo vinculados a las demandas políticas anacrónicas, que se burlan y faltan el respeto a aquellos y aquellas que rindieron un homenaje, incluso de sangre. Para combatir la violencia en todas sus formas y degeneraciones, a la injusticia social, y luego, a todas las víctimas del odio humano irracional.

Estos acontecimientos recientes, estos "cuentos de locura ordinaria" debe pues, darnos una pauta. Porque más allá de las demandas políticas, más allá del dolor personal de las lesiones, lo que está en juego es la ruptura de la conciencia en relación a su pasado. Así que olvídese de lo que ha sido y lo que es el escenario de la pesada carga de la historia de las atrocidades humanas. Y no olvidemos que "Quién no recuerda la historia, está destinado a repetirla".

¿Cuál es el significado de la memoria histórica en el escenario actual? ¿Qué sentido tiene la construcción y conservación de los monumentos diseñados para perpetuar la memoria de los horrores del pasado? Esta es la medida en que la memoria histórica es objetivamente útil para el hombre y lo importante es el acto mismo de recordar.

En nuestro tiempo, y en particular la segunda mitad del siglo XX. En el mundo postmoderno, para citar la definición del filósofo francés Jean-François Lyotard, donde cada vez hay más escepticismo, el problema de la memoria histórica se ha convertido en un problema de motivación para la memoria. Un ejercicio que pone en duda la virtud, es decir, el verdadero valor del acto de recordar. Es posible que, muestren con qué facilidad y cómo la memoria histórica, como fuente de conocimiento, no ha sido a menudo, y por desgracia, un fabricante de la sabiduría.

El problema es pues, la motivación para la memoria. Es importante, de hecho, sólo el acto mismo de recordar y cómo se recuerda ese evento en particular en el pasado. Pero es la razón fundamental detrás del proceso mnemónico. No sólo es importante lo que usted recuerde o el acto de recordar en sí: la cuestión fundamental es la razón consciente que lleva al sujeto a posar frente a su pasado y la historia, tratando de sacar de ella enseñanzas para la vida futura.

Hoy más que nunca debemos recordar para evitar cometer los mismos errores, para no volver a vivir en la caverna de Platón, la que impide el verdadero conocimiento y evita que los hombres y mujeres tomen responsabilidad por sus pecados. La caverna platónica es pues, para el mundo moderno, una máscara que oculta las responsabilidades detrás del éxito tecnológico y económico. La riqueza material por detrás de la ignorancia de su propia historia social y cultural y que con demasiada frecuencia nubla la conciencia y nos lleva de "vuelta” a la falsa paz del olvido.

Primo Levi, una víctima de los campos de concentración nazis, en primer lugar, nos enseña y nos invita a reflexionar, meditar por medio de su arte, para que “no se olvida”, porque es necesario adquirir una sólida comprensión de lo atroz y absurdo que se ha cometido De modo que la dignidad de la memoria histórica, la primera maestra de la vida, no se supera, sin esperanza, del sueño de la razón.

 

Si este es un hombre

Ustedes que viven seguros

En vuestras casas cálidas,

Ustedes que encuentran regresando a la noche

La comida caliente y rostros amigos:

Consideren si éste es un hombre

Que trabaja en el fango

Que no conoce paz

Que lucha por un pedazo de pan

Que muere por un sí o por un no.

Consideren si esta es una mujer

Sin cabellos y sin nombre

Sin más fuerzas para recordar

Vacíos los ojos y frío el vientre

Como una rana de invierno

Piensen que esto ocurrió:

Les encomiendo estas palabras.

Escúlpanlas en vuestro corazón

Estando en casa andando por la calle,

Al acostarse al levantarse;

Repítanlas a vuestros hijos.

O que vuestra casa se les derrumbe,

La enfermedad los imposibilite,

Vuestros descendientes les vuelvan el rostro.

 

Una conocida filósofa alemana ha sostenido, luego de  estudiar el caso de la Alemania nazi, que siempre alguien sobrevive para contar la historia, y que, en consecuencia, nunca el olvido es total[v].

Hoy pienso y repito como bien lo resalta el Nobel, al contrario del imaginario colectivo, que Colombia no se “jodió” con la muerte de Gaitán. Sino que fue con la llegada de los gringos de la United Fruit Company y la consecuente matanza de las Bananeras.

 

Tú eres la voz.

Trata de entenderlo.

Haz ruido y déjalo claro

No vamos a sentarnos en silencio

No vamos a vivir con miedo

John Farnham (Del tema You’re the voice)

 

[i] http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/micrositios/informeGeneral/descargas.html

 



[ii] https://especiales.semana.com/especiales/escala-violencia-colombia/quienes-asesinaron-220000-    colombianos.html

 



[iii] Foro sobre desplazamiento Interno realizado por el Instituto Interamericano de Derechos Humanos

en 1991 el Consejero Presidencial para los Derechos Humanos, Jorge Orlando Melo, asumió el problema

del desplazamiento como una expresión de migraciones tradicionales por razones económicas en Colombia.

IIDH, ILSA, Desplazamiento interno en Colombia, Memorias de Chinauta, 1991.

 



[iv] Poema escrito por un detenido-desaparecido durante la dictadura militar Argentina (1976-1983)

 





[v] Arendt indica: “Las bolsas de olvido no existen. Ninguna obra humana es perfecta, y, por otra parte hay en el mundo demasiada gente para que el olvido sea posible. Siempre quedará un  hombre vivo para contar la historia”.  Arendt, Hannah,  Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal. Editorial Lumen, Barcelona, Tercera edición, 2000. P. 352Escribe aquí tu artículo

Etiquetas:   Política   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20370 publicaciones
5084 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora