Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Guerra   ·   Coronavirus   ·   Cultura   ·   Historia   ·   Biología



Crisis económica en Europa... ¿The last dance?


Inicio > Economía
11/06/2020

218 Visitas



La actual crisis sanitaria ya ha supuesto, y va a continuar suponiendo, un gran shock que lastrará nuestro futuro durante los años venideros. Esta crisis tiene tanto repercusiones en el ámbito político como un incuestionable impacto económico debido a que, al fin y al cabo, la forma cómo se ha combatido el virus ha sido mediante un cierre casi total de la economía. Esto ha provocado un shock muy fuerte en la oferta, no se podía producir por mandato gubernamental, y eso, a su vez, ha generado un shock de demanda que es inevitable, ya que, factores como la incertidumbre o las rentas no seguras, derivadas de esta situación, generan un comportamiento en los ciudadanos de austeridad, prefieren aminorar sus gastos y realizar aquellos que sean imprescindibles. Por último, esta situación puede derivarse en un shock financiero puesto que si las deudas son impagadas o incluso si el Estado se hace cargo de ellas, la propia solvencia del Estado entra en riesgo.




A qué nos enfrentamos



En lo relativo a España, resulta muy esclarecedor tomar como base dos informes. El primero es el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), publicado el pasado mes de abril, en el epicentro de la pandemia. El segundo es el informe proporcionado por el Banco de España, también publicado en abril, sobre los escenarios macroeconómicos de referencia. 

El FMI publicó sus estimaciones acerca de cuánto caería el PIB español como consecuencia de la crisis que estamos experimentando. Esa caída estimada era del 8%, la mayor caída desde la Guerra Civil. Además, se trataba de una caída bastante peor que la del resto de países desarrollados. España junto con Italia y Grecia son los tres países que sufrirían un mayor desplome de su actividad a lo largo de 2020. El problema del análisis realizado por el FMI era la cuantificación de las caídas bajo unos criterios preestablecidos difícilmente demostrables por la incertidumbre que caracteriza a la pandemia. No sabemos si el confinamiento acabará en junio o en julio, no sabemos si habrá rebrotes, etc. Por ello, se nos plantean múltiples escenarios a tener en cuenta. En este sentido, el Banco de España, en su informe realiza un análisis más completo distinguiendo tres escenarios distintos y, por tanto, tres escenarios con diferentes repercusiones sobre la actividad, empleo y la solvencia estatal.  

El primer escenario, era que el estado de alarma solo durase dos meses, es decir, que se hubiese acabado el pasado 9 de mayo. Bajo este escenario, bastante optimista, la caída sería solo del 6,8%, algo menos que la estimación del FMI, aún así, la mayor caída desde la guerra. La tasa de paro se elevaría hasta el 18,3% y la deuda al 110%.

El segundo escenario, plantea un confinamiento domiciliario que durase 8 semanas, pero en este caso sí que se produciría una descapitalización más intensa, con una caída del PIB del 9,5%, una tasa de paro del 20,6% y una deuda pública que seguiría creciendo hasta el 115%.  

El tercer escenario, en el que nos encontramos, suponía que el estado de alarma no concluiría a principios de mayo sino a principios de junio, aparejado a una enorme descapitalización del tejido empresarial español. El PIB caería un 12,4% con una tasa de paro del 22% y una deuda pública del 122%. En este tercer escenario los sectores que más sufrirían la crisis serían la hostelería, la restauración y el ocio, que prácticamente no generarían ningún valor añadido en 2020. Todas ellas, fuentes principales de ingresos para el Estado español. Sin embargo, el problema no se circunscribe solo al año 2020, las estimaciones para el año 2021, aunque inciertas, apuntan a una clara recuperación, pero que tampoco lograría compensar la caída bajo ninguno de los tres escenarios. Eso supondría que estaríamos hablando de casi tres años para recuperar los niveles de antes de la crisis, con una deuda pública y un déficit en máximos históricos a los que ni siquiera llegamos en los peores años la pasada crisis financiera de 2008.  



Esta crisis no es igual a la del año 2008



La actual crisis sanitaria ha sido sometida a numerosos análisis comparativos con la crisis de 2008 que también tuvo trágicas consecuencias sobre la economía europea. Sin embargo, existe una ventaja frente a la crisis del año 2008, o al menos una ventaja parcial, y es que no estamos ante una crisis que haya venido por desequilibrios endógenos de la economía, sino que han sido circunstancias externas las que han provocado un shock exógeno que nos ha arrastrado a la situación actual. Esto no significa que la economía no vaya a tener que reestructurarse, ya que, la pérdida generada hasta ahora y la posibilidad de rebrotes van a generar quiebras. Pese a todo ello, no estamos ante la necesidad de una reconversión económica generalizada, o al menos ante una reconversión necesaria de la mayoría de sectores como ocurrió en el año 2008.

Esta crisis tampoco guarda relación en la forma de actuar del Banco Central Europeo (BCE), puesto que esta vez las ayudas no se han hecho esperar. Análogamente, la inyección del BCE ha sido interpretada por muchos economistas como un rescate encubierto a la banca. Sin embargo, lo que sí parece más claro es que estemos ante un posible rescate hacia el sur de Europa donde los países más afectados, España e Italia, coinciden con aquellos que están extraordinariamente endeudados. Los gobiernos europeos han formulado diversos planes para reflotar la economía, de nuevo, poniendo en tela de juicio la mayor efectividad que tendría una política fiscal común. Estos planes elaborados por gobiernos europeos son a corto plazo, lo cual no tiene por qué significar un desembolso masivo de recursos, como en el caso de España, donde de la inyección de 200.000 millones de euros sólo 17.000 se han introducido de forma directa en la economía. El resto, en su mayoría (100.000 millones), son avales. Los gobiernos europeos están otorgando avales muy importantes sobre la deuda empresarial que en un futuro no muy lejano puede que tengan que efectuar. Si las empresas europeas no pagan y los estados, en nuestro caso el Estado español, tampoco lo hace por su endeudamiento, esto supondrá una crisis a largo plazo. Si los gobiernos tienen que hacer frente a gastos muy importantes, en el caso de que se produzcan impagos, tendrían que emitir más deuda pública y podría darse el caso de que alguno de esos gobiernos no pueda afrontar el repago de la deuda, sobre todo aquellos que tiene un stock de deuda pública más elevado. Podríamos decir, entonces, que la Unión Europea ha actuado como colchón gracias a países como Alemania, que tienen una situación financiera bastante saneada, garantizando una monetización de la deuda por parte del BCE.



El fin o resurgimiento de la Unión Europea



En conclusión, hemos podido apreciar a lo largo del análisis la situación tan extraordinariamente compleja que se le presenta al panorama económico europeo y mundial. Esta crisis presenta diferencias con la crisis de 2008, pero en función de cómo se desarrolle la pandemia podrá tener unas consecuencias más o menos significativas que pueden aproximarnos a la situación vivida durante la pasada crisis. Gracias a la ayuda de los países europeos con economías más saneadas, España ha podido salir a corto plazo de esta crisis que, a su vez, sin el Banco Central Europeo se habría convertido en una crisis de deuda pública. Por consiguiente, se ha puesto de manifiesto el paradigma al que se enfrenta la Unión Europea: o bien vamos a la ruptura de la zona euro, porque países solventes como Alemania u Holanda no quieran hacerse cargo la de indisciplina fiscal de muchos de los países del sur de Europa, o bien vamos hacia una unificación política y fiscal de la eurozona. 



 





Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Política Exterior   ·   Macroeconomía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20370 publicaciones
5084 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora