Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Sociedad   ·   Emigración   ·   Utopias   ·   Periodismo   ·   Escritores



Rubalcaba: el oscurantismo que alumbra el 11-M


Inicio > Política Nacional
17/10/2011


1218 Visitas



        (Artículo de Noviembre de 2011 que anunciaba los desórdenes sociales de ahora, en caso de perder el poder Rubalcaba)


 Rubalcaba es, según todos los indicios de la más elemental lógica, un presunto criminal. Conlleva su nombre una ristra de acciones delicuescentes- colaboración con banda armada, entre otras muchas- que sólo es camuflada por la politización de la Justicia puesta al servicio del oscurantismo, incluso remontándonos a los hechos de la matanza del 11 de Marzo en que , por orden judicial, fueron destruidos a los dos días los vagones para que no se pudiera averiguar el explosivo usado en el atentado.

 

Luego averiguamos de la importancia de lo que había estallado en los trenes cuando se descubrió la fabulación de los terroristas islámicos que sólo fueron chivo expiatorio en lo que, se sabe con más certeza, fue un golpe de estado cuando los terroristas de ETA fueron usados para crear confusión, estando implicadas las cloacas del estado residual felipista con el GAL que no fue desarticulado durante la etapa de Aznar. Las sospechas sobre el jefe de los Tedax  y  elementos de la Policía  son investigadas judicialmente. Según vamos conociendo sobre las manipulaciones de pruebas, a muchos no  se les  escapa el hecho de que Rubalcaba- el de las arteras y siniestras disposiciones- sea químico.

 

Se conoce tanto ya de la urdimbre apestosa de los tejemanejes del PSOE- el que ahora pretende culminar el engaño con el teatro de la disolución de ETA- que hiede el candidato a mentira y los correligionarios a parasitismo que evidencia la deshonra de un partido que en 100 años, desde su fundación, históricamente está demostrado que fue de comportamientos criminales, violentos y estafadores… los mismos que hoy en día son realidades aún siendo engañados millones de incautos ciudadanos.

 

En España no hay democracia, sino un paripé de simulaciones destinado a consolidar lo pactado antes del 11-M que tantos beneficios ha revertido a los parásitos bien pertrechados del saqueo sistemático de un país desprotegido por causa de su mal gobierno, tan a propósito para los intereses socialistas.

 

La manera de actuar, creando confusión a priori para descubrirse después el porqué de esas sucias maniobras, ha sido el modo habitual  desde entonces una vez tomado el poder con tan sospechosos y sanguinarios modos.

   Rubalcaba es, según millones de ciudadanos, un criminal del que sospechan sus mismos subordinados pero han entretejido tal maraña de amenazas colectivas e individuales y han usado la Ley en beneficio de las añagazas rastreras practicadas estos siete años, que nadie puede confrontar con la intención de estos delincuentes que han secuestrado el orden de un país para usarlo en beneficio propio.

 

Rubalcaba es un delincuente solapado desde un gobierno que existe gracias a sus maniobras conocidas- como la violación de una jornada de reflexión, como puntal de la estafa manipuladora del “quién ha sido”-  y las desconocidas, las que habrán de revelarse y expliquen el porqué de la aquiescencia con los asesinos para pagar favores prestados que se remontan a los años en que Zapatero hablaba años antes de acceder al poder con terroristas.

 

Las piezas encajan, pero Rubalcaba no es sólo un presunto criminal cuyos actos le delatan; es mentiroso y calculador. Calculó lo que supondría ser la cabeza visible del golpe de estado del 13 de Marzo; calculada fue la desaparición durante dos años hasta su reaparición como ministro de Interior para cumplir todo pacto y culpabilizar a la Oposición con todo tipo de triquiñuelas que parecen llevar el mismo sello de las pruebas falsas del 11-M, del que muchos piensan con seguridad que fue autor intelectual.

 

Es de comportamientos delicuescentes, calculador y sorpresivo como las alimañas que siempre propician una dentellada cuando no se espera.

Por eso cabe el cálculo de una indignación promovida para confundir y con la aquiescencia de un ministerio del Interior que ordena a las Fuerzas de Seguridad del Estado ser benévolos con los precursores de desórdenes. Unos manipuladores arrastrando a los incautos que creen defender causas románticamente justas, siendo sólo borregos organizados bajo un plan de intereses políticos nefastos, engañadores y con orígenes criminales.

 

Esos mismos borregos fueron el objetivo del engaño del “quién ha sido” culpando falsamente al PP de mentir y justificando los ataques contra las sedes. Esa suciedad es la de siempre y las pestes se les notan en cuanto abren las bocas.

 

La batuta de la manipulación una vez más se esgrime en vísperas de Elecciones, mientras pretenden vender como un logro por la Paz los pactos secretos con asesinos que saben mucho más de este desgobierno que lo que les gustaría a los implicados.

 

Todo un escenario de engaños que lleva sello de Rubalcaba. Es inevitable ver la huella empozoñada de los acontecimientos en esta sombra del siglo XXI  que transita impunemente ahora como candidato presidencial. Zapatero ha provocado su mal y parece que se va, pero habrán de regresar los oxígenos de la Justicia para mentarle junto a Rubalcaba como conocedores de la trama  golpista que una banda terrorista ETA pretendió canalizar para sus radicales intenciones… las mismas radicales intenciones que se pergeñaron para vivir la era más oscura de un país, en manos de auténticos delincuentes que aún hoy sonríen fingiendo lid democrática siendo sólo delictivos elementos al los que no habrá delito penal que no se les pueda imputar.

 

Observemos cómo se va radicalizando el ambiente en los prolegómenos del 20-N... como carta de presentación del desorden social que se avecina si el PP ganara las Elecciones. Rubalcaba no tardará en alentar los disturbios con el aplauso de los correligionarios. Se adivina la intención echando un vistazo a la verdadera memoria histórica de la criminalidad socialista en España. Será la punta del iceberg de algo que sucederá para evitar que nada sea como antes y se descubra el pastel envenenado de los socialistas en cuyos ingredientes está el ciudadano al que han destrozado la vida saqueando un país al modo Pepiño Blanco del que ya se va conociendo más de sus implicaciones corruptas.

 Los males se erradican arrancando de cuajo a los precursores. La Justicia debe ser la guadaña que arranque esta cizaña a la que todavía vitorean aun cuando el tufo es ya de muertos al descubierto… todo es posible mientras exista ese grado de ignorancia de un país en que algunos  piden a gritos, indignados, que terminen de descuartizarlos. Si sólo fueran ellos, sea, el problema es que hay millones que no se dejan engañar y encima han de soportar estas falacias democráticas de quienes menos deberían ejercer derecho a voto; cuestión de infima inteligencia que aprovechan los mentirosos de siempre con Rubalcaba a la cabeza.



Etiquetas:   11 M

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora