López y sus lambiscones

“Chayoteados” preguntones.”


.”
 

“Conferencias” mañaneras

de mentiras lastimeras,

son las “diarreas” tempraneras

de vergüenza, mitoteras.

 

A las que van, sin decoro,

preguntadores “a modo”,

sendos pseudoperiodistas,

“barberos” especialistas.

 

Mas, hay uno que destaca

que a los demás mucho opaca,

“Lord Molécula” llamado,

por López muy bien amado.

 

Pues lo llena de empalagos

con sus múltiples halagos,

desde la primera fila

donde la miel se destila.

 

Es un “bloguero arlequín”

de un reptilismo sin fin,

que, de plano, ni la amuela,

la verdad no tuvo abuela.

 

Se aventó una sugerencia

empleando toda su “ciencia”,

hizo show cobrando cóver,

propuso llamar “amlover”.

 

Al índice de medición

del bienestar de la nación;

bufonada la más vil

de este “payaso” servil.

 

Pero qué barbaridad

no hay ninguna seriedad,

enésima matutina

en que, al peje, se le empina.

 

Sin pena, sin un pudor,

le manifiesta su amor,

su máxima admiración,

es total su rendición.

 

Andrés, río, se puso rojo,

luego le vino un sonrojo,

empezó a tartamudear

en su lentísimo hablar.

 

“¡No, no, no,!” dijo, ipso facto,

“¡no, imagínense!”, en el acto,

más se acentuó su yoismo,

su voluble egocentrismo.

 

Lo que tenemos que oír

¡hijos de su mal dormir!;

en el cerebro una fécula

tiene el tal “Lord Molécula”.

 

Antier, afloró el “chayote”,

el embute dejó brote

en el lisonjero “Lord”,

lambisconear su confort.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 30 de mayo del 2020

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales