Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones Municipales   ·   Quintana Roo   ·   Joe Biden   ·   Donald Trump   ·   Poesía   ·   Corrupción   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Sociedad   ·   Tecnología   ·   Periodismo



El coronavirus y la “España viva”


Inicio > Política Nacional
24/05/2020

270 Visitas



Cuando dentro de unos años se analice con frialdad lo que acaba de ocurrir en España, uno de los hechos que más llamará la atención será la irresponsabilidad del gobierno no solo permitiendo actos masivos el primer fin de semana de marzo, sino alentando manifestaciones en toda España. Pero no fue el gobierno el único irresponsable.






Ese mismo fin de semana Vox convocó a sus afiliados a un mitin en la madrileña plaza de Vistalegre, al que finalmente asistieron unas 9.000 personas. Se podrá decir que en comparación con las manifestaciones feministas no es muy significativo. Se podrá decir que era el gobierno quien tenía la información y la potestad necesaria para suspender todo tipo de actos públicos ese fin de semana. Pero estos argumentos se convierten en excusas baratas cuando piensas que los organizadores del Mobile World Congress suspendieron un mes antes un evento en el que se jugaban un pastizal (en comparación a Vox le hubiera salido gratis suspender Vistalegre), a pesar de las presiones del gobierno (no creo que a Vox le presionara nadie), por el simple hecho de considerar que había riesgos para la salud de los participantes. Repito, un mes antes.





Pero la cosa no quedo ahí. Después de la irresponsabilidad de no suspender el evento, vino la frivolidad por parte de algunos diputados de Vox de hacer circular imágenes del mitin con el slogan: “el coronavirus no puede detener a la España viva”.  Días después, Santiago Abascal pidió perdón por no haber suspendido el mitin, ¿pero en algún sitio han oído ustedes que Vox haya adoptado alguna medida disciplinaria contra quien emitió estos mensajes frívolos e irresponsables? Yo tampoco 





Y esto tampoco es lo más grave. Recién llegado de Milán, zona cero de epidemia en Italia, con Lombardía confinada, y con síntomas claros de estar contagiado, Ortega Smith, uno de los máximos dirigentes del partido, ese que va presumiendo de exmilitar por haber hecho nueve meses de mili, tuvo los santos cojones (permítaseme la expresión), no sólo de asistir al mitin, sino de toser a diestro y siniestro a todo el que se le acercó aquella tarde. ¿En este tipo de personas estamos dispuestos a hacer recaer la responsabilidad de dirigir nuestro país?





No contento con esto, y haciendo gala de esa caspa cuartelera que tanto prodigan en ese partido, se permitió mandar un mensaje desde el hospital a sus seguidores hablando del “virus chino” y los “anticuerpos patriotas”, con un aire bravucón más propio de un adolescente o de un suboficial de los que cuando había mili se hinchaban a coñac en las cantinas, a falta de menor oficio. Vistos los resultados posteriores, se le podría contestar que los “anticuerpos patriotas” no parecen haber tenido mucho éxito contra el “virus chino”.





Han oído ustedes hablar de medidas disciplinarias contra Ortega Smith por su irresponsabilidad casi delictiva de la tarde de Vistalegre, o por las frivolidades inmunológicas posteriores? Yo tampoco.





Pero al menos está sucesión de cagadas sirvió para que Vox optara las primeras semanas de pandemia por un perfil bajo (lo que viene siendo estar callados como p....). Pero aquí llegó Podemos con su “magnífica” idea de promover una cacerolada contra el Rey. En respuesta, y de forma espontánea, surgieron las caceroladas contra el gobierno, que fueron cuajando en mayor o menor medida en distintas ciudades de España. Y era mucho pedir que Vox se resistiera a pescar en este río revuelto. 





Los primeros movimientos fueron en YouTube, con la iniciativa de Estado de alarma”, donde se cuidaron muy mucho de ocultar la autoría de Vox para atraer al mayor número posible de descontentos. Así, al primer programa invitaron a Cristian Escudero (proCiudadanos) y a Bea Fanjul (diputada del PP). Los primeros resultados no podían ser más prometedores, con la exitosa convocatoria de la primera manifestación virtual, que consiguió concitar a alrededor de medio millón de participantes simultáneos. Pero no hizo falta esperar mucho tiempo para comprobar que la única verdadera finalidad del programa era hacer proselitismo de Vox. De hecho el segundo intento de manifestación virtual ya fue un sonoro fracaso.





Pero Vox no podía dejar escapar la ola del legítimo cabreo nacional. Y así empezó a gestarse el movimiento de las primeras manifestaciones contra el gobierno en Madrid. No hacía falta ser del CNI para darse cuenta de que detrás de la web desde la que se promovían las manifestaciones estaba citizen.org, o lo que es lo mismo, hazteoir, o lo que es mismo El Yunque, que es como decir el ala Espinosa/Monasterio de Vox. Como en su día hicieron cuando intentaron capitalizar el descontento por los acontecimientos de Cataluña, Vox se sube a la ola del descontento intentando que todos identifiquen cualquier protesta contra el gobierno con Vox.





Ni que decir tiene que Pedro Sánchez es el mayor interesado en que se haga esa identificación, porque es lo que le permitirá laminar cualquier disidencia contra el gobierno tachándola de ultraderecha. 





En fin, como ya se ha podido comprobar con Podemos y Ciudadanos, la aportación de Vox como representante de lo que se ha venido en llamar “nueva política” ha sido hacer saltar por los aires el régimen que se había construido en España tras cuatro décadas de democracia, un régimen que con sus imperfecciones, que no son pocas, nos ha permitido vivir los años más florecientes de la reciente historia de España. 





Populismo de izquierda, populismo de derechas, la nueva política no ha aportado soluciones y a cambio no ha hecho otra cosa que generar problemas. Dele usted a la cacerola, y coja su bandera si quiere, faltaría más. Pero no pierda de vista que la urgencia es echar a este gobierno. Gestione usted bien su legítimo cabreo, no vaya y alguien lo utilice para sus propios fines. Recuerde que los cabreos en democracia como mejor se desahogan es en las urnas



Etiquetas:   Partidos Políticos   ·   Pandemia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21473 publicaciones
5225 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora