Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Sociedad Civil   ·   Escritores   ·   Medicina   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Automóviles   ·   Coronavirus   ·   Salud   ·   Lectura



El Anticomunista.


Inicio > Cultura
15/05/2020


310 Visitas



El anticomunismo es una secta. Una cultura de odio disfrazada de altruismo o interés común que tiene origen en lo más perverso del egoísmo humano. El anticomunista nace y se hace, se enseña y se trasmite por una especie de contagio normalmente infectado en el hogar y el colegio. Rara vez, o jamás, un anticomunista sabe lo que es ser comunista y no le importa, ellos no buscan razones ni las necesitan, ellos son seguidores compulsivos e incondicionales de iconos de la intolerancia, la intransigencia y la mezquindad. Se unen por intereses y por una extraña idea de superioridad con origen en una fuerza natural.Los sacerdotes de este culto al abuso y el desprecio a las necesidades del resto, surgen del apetito de poder de una clase que ha entendido, e impone, un precio a la educación, que es la que empareja el bienestar individual al mismo tiempo que decide el porvenir de naciones y generaciones. Nosotros somos responsables del país o la familia que tenemos, ellos son sólo responsables de la familia y de un país de ellos. Tienen un discurso que emplea el mismo vocabulario popular para decir todo lo contrario. Hablan de no-violencia pero son quienes todo lo arreglan con pena de muerte, golpes militares, tiranos y guerras.


Ellos son anti-comunistas y prefieren ser llamados derechistas a capitalistas porque saben lo brutal de la aparente poca diferencia. Ellos, no saben quien es, ni mucho menos que han escrito filósofos del derecho social como Engels o Marx, y no les interesa. Ni tampoco el voraz apetito del Vaticano que co gobernaba la totalidad de las oligarquías de su época. Ahí estuvieron David Ricardo y otros peligrosos ultra conservadores del absolutismo y las monarquias constitucionales de la Europa bajo el impacto socio económico de la industrialización sin Dios ni Ley, que aún hoy, ronda en la mente y el espíritu de esta secta. Millones de labradores alienados por la fe esclavizados o explotados por sacerdotes del poder financiero y latifundistas , obreros y campesinos sin un horario ni un salario, pero viviendo en urbes sórdidas y decadentes lejos de sus familias en el campo. No, a los miembros de esta secta no les importa la condena de la Iglesia ni su declaración tras la encíclica de Rerun Novarun de León XIII, sobre las condiciones del trabajo y el conflicto del martirio que vivían los trabajadores en poder de los dueños del capital, una condena al frío espíritu sin justicia social de la aristocracia y el surgimiento en consecuencia de un movimiento revolucionario y filosófico socialista y comunista.

Estos anticomunistas que al mismo tiempo que condenan la violencia en los estadios llaman a disparar a los que en barrios populares que desobedecen la cuarentena..

Estos anticomunistas no han oído, y si lo han hecho, tampoco saben quien y que hicieron o vivieron los cubanos previo a la Revolución con el tirano de Fulgencio Batista, o del legado humanista del poeta y defensor del pueblo cubano Jose Martí. Nada saben de la Hegemonía cultural, moral e ideológica de Antonio Gramsci, pero eso no es todo, estos engendros de odio y su culto a la muerte, tampoco saben quien y que escribieron Martín Lutero sobre el manoseo de las Sagradas Escrituras y la necesidad de poner la Fe detrás de la Razón. No saben de las discusiones de la Contra Reforma durante el Concilio de Trento, o del brote de la Compañía de Jesús, y no han leído ni un párrafo de las argumentaciones de Laynes y Seripando, o de el agustino Salmeron. Estos anticomunistas son ignorantes de los motivos y los principios de su propia secta, rinden un añejo y conservador respeto al ciclo divino de sucesión hereditaria del altar y el trono remecido muy fuerte por la Revolución Francesa.

Ellos no saben de los filósofos detrás del culto al egoísmo y el individualismo, la gran mayoría de los anticomunistas no tienen la menor idea de la llamada fuerza de la naturaleza para ciertos apellidos o partidos. No saben quienes fueron o quienes son Hayek o Alexis de Tocqueville, Adam Smith o Carl Schmitt que es uno más cerca. No saben del Monetarismo de Friedman, la Teoría de la Cantidad de Dinero de Nicolás Copernicus o del manejo del Tesoro de Isaac Newton. No, estos anticomunistas son seguidores de seguidores, no persiguen otra cosa que su mezquino interés y condenan a un pobre al que le han negado oportunidades y no le han brindado respeto ni justicia jamás. Son cojos del alma y mediocres del intelecto, pero lo disimulan con prepotencia y cinismo el que se nutre en sus convicciones de barrio escogido por un Dios al que traicionan todos los días con sus discursos, sus acciones y hasta sus pensamientos. El anticomunista no es solo inculto fanatico y fundamentalista sin cerebro, es también un defensor de una vida de ratón de chalet, indiferente de algo más grande y más importante para el resto.

(Aquel iluso que busque en mi a un militante comunista le ahorro el trabajo, no lo fui y no lo soy, pero comparto su visión de justicia social aun estando completamente en desacuerdo con una tiranía estatal. Me inclino a un proyecto de economía mixta y una sociedad ilustrada,pujante, feminista, inclusiva, patriota y pluralista con Soberanía popular.)



Etiquetas:   Políticas Sociales   ·   Tolerancia   ·   Gobierno   ·   Ideología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20071 publicaciones
5025 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora