¿Se dividirá Irak en tres partes?

 

. Es  difícil  que   el gobierno pueda resolver  todos los problemas que enfrenta  el país inclusive,  con ayuda de los norteamericanos. Después  de la guerra que  estos y los  ingleses  emprendieron en Irak,   han  pasado  8  años  y  hablar de   estabilidad  aquí,  todavía es  quimérico. Los estadounidenses, que invadieron   Irak  en  2003 están ahora empeñados en  estabilizar la situación. Hasta el momento, los norteamericanos  han logrado  elevar  el nivel de seguridad  y  han alcanzado algunos   logros en la lucha contra el terrorismo, sin embargo, otros problemas se mantienen irresueltos. Si bien en  términos generales,  los  Estados Unidos ha logrado  preparar a  la Policía iraki,  no se puede decir  lo mismo con respecto al  Ejército.

 Se  trata   no solo de  rearmarlo, sino también  prepararlo y   perentoriamente, ello    es difícil predecir. Mientras  tanto, Washington  prepara    el retiro  de  46   mil    efectivos, lo que  no es tan sencillo. En primer lugar, por que los  norteamericanos no salen del todo de ningún sitio. Prueba  de ello, es que  ya  se  esté  hablando  de  mantener  en el país 56.000 soldados estadounidenses para “labores de adiestramiento” y  en segundo termino, porque la situación en Irak  es   tan complicada,  que  sin la presencia norteamericana, el país puede verse envuelto en un caos y violencia  inopinadas. El aumento reciente  de los atentados, demuestra que los cuerpos de seguridad de Irak no pueden afrontar los desafíos  y el Ejército, que no estará consolidado hasta el 2020, se muestra  incapacitado para asumir todas las misiones. Paradójicamente  la población de Irak,  aunque dividida  en otros temas,  es unánime en cuanto a  que los soldados extranjeros deben retirarse del país. Tomando en consideración, que  el propósito táctico  de la invasión de Estados Unidos   a Irak,  era tomar el control  de su petróleo, para  así, estratégicamente ejercer un dominio político y militar más efectivo en toda la región;  ese  no parece  ser  el corolario. Prueba de ello, es  el intricado desarrollo del proyecto de  nuclearización iraní, la  invasión saudí en Bahrein, la crisis yemení,  la situación cada vez mas insostenible en Siria, el nuevo giro en las relaciones israelo—palestinas, el enfrentamiento Riad-Teherán  y lo peor,  la ausencia de  consenso político entre chiítas, sunitas  y kurdos; todo lo cual,   evidencia  que  ni en  Irak, ni   en la región,  se presagia un futuro  promisorio.

Por  Euclides E. Tapia C. Profesor Titular  de Relaciones  Internacionales de la  Universidad  de Panamá

 

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales