Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Lectura   ·   Empresas   ·   Tecnología   ·   Automóviles   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Poesía



Después de mí, el diluvio


Inicio > Política Internacional
12/10/2011

1302 Visitas



En un estudio publicado recientemente por el Centro Gumilla, titulado “Valoraciones de la democracia” y que tiene como base una encuesta realizada en diferentes sectores  de la población, se concluye que casi la mitad de los venezolanos tememos hablar de política con nuestros  vecinos.  Por una especie de perversión literaria, iba a escribir:  “de repente nos hemos convertido en una sociedad llena de temores”.  Pero para ser honesto, la cosa no ha sido tan de repente. Aquí nada se ha llevado acabo en estos últimos años repentinamente, sino más bien con paciencia digna de artesano. Son muchos los miedos que nos embargan y que no merece la pena volver a nombrarlos, pero a éstos se agrega ahora otro que se está tratando de inocular en nuestra sociedad y es que con la  perdida de electoral del líder , el país entraría en un caos y un desbarajuste digno del Libro de las revelaciones, donde se terminarían todas las misiones, se perseguiría a los miembros de los consejos comunales, se destruiría el censo para la Gran Misión Vivienda Venezuela ,y se despojaría a los ciudadanos de las pocas viviendas que se les han otorgado en este tiempo (según Julio Borges 14.000 de las de las 105.000 que deberían haber sido entregadas para esta fecha).


En el magistral film de Cristopher Nolan Inception, estrenado el año pasado en nuestro país, Dominic Cobb, interpretado por Leonardo DiCaprio, pregunta: “¿Cuál es el parásito más resistente?... ¿La bacteria?... ¿Un virus?... ¿Una lombriz intestinal?”. Y él mismo  se contesta: “La idea. Una idea es resistente y altamente contagiosa. Una vez que una idea toma fuerza en el cerebro, es casi imposible de erradicar. Una idea que se forma totalmente y es totalmente comprendida, se queda”

A pesar de ser un sentimiento y tener componentes fisiológicos, escritores como la catedrática londinense Joanna Bourke, autora de El miedo: una historia cultural , han sostenido que el miedo es un arma de dominación  y control político , que se  puede inducir y aprovechar políticamente. De ahí que el siempre atinado Maquiavelo  aconsejara al príncipe , ya en el siglo XVI, que la mejor manera de mantenerse en el poder era buscar  ser temido más que amado, porque el amor es voluble y voluntario , mientras que el temor permanece mientras permanezca la amenaza.

Es gracioso, antes los comunistas decían que quien metía miedo a los ciudadanos y decían cualquier barbaridad de ellos ( que si  “comían niños” etc.) eran los burgueses, pero ahora la cosa inexplicablemente se ha volteado. Es natural que los defensores del modo de producción capitalista  metan miedo porque, entre otras cosas, saben, como Cobb en la película de Nolan, el poder que tienen las ideas, pero que esto también lo hagan quienes sólo creen en el desarrollo de las fuerzas productivas y en la evolución material de la historia, no se entiende . Recordemos que Marx y Engels ya nos decían en La Ideología alemana que “el comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que haya de sujetarse la realidad” . Y que lo que ellos llamaban comunismo “era el movimiento real que anulaba y superaba el estado de cosas actual”. Si esto es así, ¿por qué preocuparse por unas simples elecciones, si al fin y al cabo marchamos inexorablemente hacia una “sociedad más justa”?, ¿o es que no es así?  Es más , si las cosas son de esa manera , ¿por qué se necesita ese culto a la personalidad que se ha venido desarrollando?, ¿o es que tampoco se cree en el “poder creador del pueblo”?

No se sabe con exactitud si fue Luis XV el que acuñó la frase con que hemos titulado esta columna, y tampoco si lo que quería decir con ello era que le importaba un carrizo lo que sucediera después de su muerte o que después de su desaparición física  los franceses perderían la paz vivida durante su reinado; en nuestro caso sí está claro que se pretende hacer ver que un triunfo de la oposición y una pérdida de nuestro líder, volvería el país ingobernable.  Amanecerá y veremos, pero , ¿puede haber un estado de anomia superior al que estamos viviendo? 



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22488 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora