La ranita Toronjita II


.

 

Como tiene mucho espacio

en su jardín echa brincos,

da unos saltos muy bonitos

le encanta subir al tronco.

 

Después de bajar, se posa

al pie de su terso leño,

descansa, retoza, goza,

sintiéndose bien a gusto.

 

Otro nidito de fango

élla misma construyó,

en él se pasa las horas

sintiendo calor de hogar.

 

Creo que practica deportes,

pues, estira todo el cuerpo,

se para sobre sus patas

muy alegre, mueve el cuello.

 

Croa, croa, por la noche

raros sonidos emite,

yo, no le entiendo nadita

sus cantos a la ranita.

 

Ya tiene un año conmigo,

recuerdo que era chiquita,

aunque mucho ha crecido

sigue estando jugosita.

 

Mi papi y yo le buscamos

su alimento día tras día,

vamos al prado, le hallamos

pinacates, arañitas.

 

Pero, con nada se llena

tiene un hambre muy voraz,

élla lombrices quisiera

bajo lluvia pertinaz.

 

La Ranita Toronjita

come, come, sin parar,

come grillos, cochinillas,

libélulas y algo más.

 

Sigue en engorda, glotona,

le gusta mucho tragar,

¡Dios bendito de mi vida

no sé adonde va a llegar!

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

México, D. F., a 02 de octubre del 2007

Dedicado a mi Chalita, ¡te amo a ti!

Reg. SEP Indautor No. 03-2007-082112003600-14

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales