Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Economía   ·   Reseña   ·   Cámara de Senadores   ·   Quintana Roo   ·   Naturaleza   ·   Joe Biden   ·   Donald Trump   ·   Ecología



El fraude: la ilegalidad disfrazada


Inicio > Psicología
25/04/2020

286 Visitas



Bitácora de una Cuarentena


Con esto de la cuarentena y que la gente se encuentra en casa sin nada que hacer, parece que los estafadores se pusieron más creativos, lo cual no quiere decir que sean más inteligentes,por ejemplo que hay de inteligente en estafar a un simple médico venezolano que recibe un salario menor a  $3 mensuales, realmente deja mucho que desear estos estafadores. Por otra parte, quién les dijo que las estafas por internet no se pueden demostrar? Sigan leyendo este artículo para que se enteren.

Parte del éxito de los estafadores es conocer bien técnicas para poder engañar de forma profesional. En Reino Unido alrededor de 3.2 millones de personas han sido estafadas con unas pérdidas de 3.5 millones de libras (mas de cuatro millones de euros). Estos estafadores son hábiles e intuitivos seductores natos que saben aprovechar las vulnerabilidades más usuales para lograr sus objetivos.

En 2010, la Embajada española en Washington empezó a tener noticias de que algunos ciudadanos estadounidenses estaban recibiendo en su correo electrónico de Yahoo! emails informándoles de que en España había fallecido una persona, cuyo nombre se detallaba, sin dejar descendencia ni herederos conocidos.



Los albaceas, tras una exhaustiva investigación, habían llegado a la conclusión de que el estadounidense que recibía el correo electrónico era el heredero legítimo de la fortuna porque estaba emparentado con el fallecido por medio de un antepasado común que había emigrado a Estados Unidos hacía siglos. Una vez que se solucionaran los trámites legales, para los cuales era necesario gastar varios miles de euros, podría viajar a España y recibir lo que era suyo. Eran cantidades de varios millones de euros, en cuentas corrientes cuyo número se transmitía al destinatario del email, en un banco o caja de ahorros bien conocido y fácil de localizar por internet.



Así fue como una señora de edad avanzada de una zona rural del país gastó miles de dólares de sus casi inexistentes ahorros en navegar los vericuetos inextricables de la burocracia española. Un miembro de la comunidad india Makah, en el Noroeste del país, junto a la frontera con Canadá, no solo pagó los trámites administrativos, sino que se compró un billete de avión de Seattle a Madrid, presto a volar los 9.000 kilómetros que separan ambas ciudades para recoger su herencia en un viaje que, una vez que se cuentan las escalas, dura, como mínimo, 20 horas.



No todos eran de nivel socioeconómico bajo. Una profesora universitaria también respondió a un email informándole de su herencia española.



Pero las herencias no existían. Los números de las cuentas bancarias eran inventados. Era la versión española del timo 419 de las mafias nigerianas



Según relata El libro de las estafas, de Rodney Hobson, de la gestora de fondos de Chicago Morningstar. Cinco siglos tropezando en la misma piedra -o en la misma carta, aunque ahora sea en formato electrónico-.

«El fraude es la profesión más antigua del mundo». Eso es lo que cree la psicóloga Maria Konnikova, autora de El juego de la confianza, un best-seller en el que recorre una serie interminable de fraudes que desafían no solo a la lógica, sino, también, a la imaginación más desquiciada. Una imaginación que nunca pudo prever la increíble simplicidad de una de las mayores estafas -si no la mayor- de la Historia, la estafa que este lunes cumple 10 años.



Hace justo 10 años, Bernard (Bernie para los amigos, que no le quedan, y para la familia, que no le habla) Madoff confesó a sus hijos que su hedge fund estaba en quiebra, y que toda su increíble estrategia inversora de décadas se había basado en algo tan básico como pagar los intereses de unos clientes con las inversiones de otros, hasta que la crisis de 2008 hundió el valor de las inversiones, ahuyentó el capital, e hizo imposible seguir con esa estafa piramidal. Una estafa que algunos comparan al sistema público de pensiones, en el que unos cotizan y otros cobran.



La estafa nigerianatimo nigeriano o timo 419 se lleva a cabo principalmente por correo electrónico no solicitado. Adquiere su nombre del número de artículo del código penal de Nigeria que viola. 

Existen numerosas variantes de la estafa. Las más comunes son una herencia vacante que la víctima adquirirá, una cuenta bancaria abandonada, una lotería que la víctima ha ganado, un contrato de obra pública o simplemente una gran fortuna que alguien desea donar generosamente antes de morir. Algunos sostienen que la excusa de la lotería es la más común de todas.



Por ejemplo, la víctima podría recibir un mensaje del tipo "Soy una persona muy rica que reside en Nigeria y necesito trasladar una suma importante al extranjero con discreción. ¿Sería posible utilizar su cuenta bancaria?". Las sumas normalmente suelen estar cerca de decenas de millones de dólares. A la víctima se le promete un determinado porcentaje como el 10 o el 20 por ciento.



El trato propuesto se suele presentar como un delito de guante blanco inocuo con el fin de disuadir a las víctimas -los supuestos inversionistas- de llamar a las autoridades. Los timadores enviarán algunos documentos con sellos y firmas con aspecto oficial, normalmente archivos gráficos adjuntados a mensajes de correo electrónico, a quien acepte la oferta.



A medida que prosiga el intercambio, se pide a la víctima que envíe dinero, con la excusa de supuestos honorarios, gastos o comisiones. Se va creando una sucesión de excusas de todo tipo, pero siempre se mantiene la promesa del traspaso de una cantidad millonaria. A menudo se ejerce presión psicológica  por ejemplo alegando que la parte nigeriana tendría que vender todas sus pertenencias y pedir un préstamo para poder pagar algunos gastos y sobornos. A veces, se invita a la víctima a viajar a determinados países africanos, entre ellos Nigeria



En cualquier caso, la trasferencia nunca llega, pues las millonarias sumas de dinero jamás han existido.

Un estafador es alguien astuto, con la habilidad para detectar debilidades y oportunidades donde los demás no las ven. Las estrategias de manipulación hacia las víctimas potenciales no son nuevas; por el contrario, son más bien antiguas y comprobadas: de ahí su efectividad. No deja de ser curioso que, a pesar de que muchos de sus métodos son conocidos, aún así, cientos de personas siguen mordiendo el anzuelo.



El estafador no solamente quiere obtener un beneficio económico de sus engaños. En ocasiones, también siente placer al timar y envolver con sus argucias a personas confiadas o ingenuas. Esto le proporciona un sentimiento de superioridad y alimenta su ego. Enseguida te hablaremos de los métodos más usuales del estafador típico, para que no te conviertas en la siguiente víctima.



La estafa es establecida a nivel mundial como un delito, en este sentido, la mayor parte de los órdenes jurídicos la conciben como una acción que merece ser objeto de sanción y es que la estafa supone el aprovechamiento de la cualidad de inocencia o del desconocimiento de otra persona para así, a través del engaño obtener un fin lucrativo que sólo satisface sus interés, es de esta manera como el estafador es aquella persona que realiza la acción y que consciente del engaño lo ejecuta.



En ocasiones puede darse que nos encontramos rodeados de estafadores y que dada su increíble capacidad para mentir y aparentar no percibimos sus verdaderas intenciones, esto representa un riesgo por cuanto podemos vernos envueltos en su engaño y resultar timados, es por ello, que se vuelve imprescindible el saber reconocer a estas personas de manera que podamos evitar el contacto con ellos.



 

El modelo más utilizado para explicar los factores que llevan a las personas a cometer un fraude es el llamado Triángulo/Diamante del fraude de Donald R. Cressey, quien desarrolló un marco conceptual en el que explica que los detonantes principales en la motivación de un individuo para cometer un fraude son Oportunidad, Racionalización, Presión y Capacidad.

Al respecto, Gonzales y Kopp, en su artículo The Use of Personality Traits to Predict Propensity to Commit Fraud, estudian una de las dimensiones menos exploradas de este modelo: la racionalización, ya que es explicada principalmente por las características o personalidades de los individuos. El objetivo de su estudio es determinar predictores confiables para que las organizaciones puedan prevenir fraudes, estudiando las personalidades de quienes contratan.

Para ello, Gonzales y Kopp se basaron en cuatro personalidades, ya estudiadas por otros autores, que representan amenazas asociadas con la propensión para cometer fraudes, específicamente la malversación de activos. Estas personalidades son las siguientes:

Maquiavélica. Es una personalidad que se caracteriza, independientemente de su moral, por enfocarse en sus propias ganancias e intereses. Varios estudios relacionan este tipo de personalidad con la toma de decisiones no éticas.

Narcisista. Es una personalidad que se caracteriza por sentirse único e importante, por lo que tiene necesidad de atención y admiración, tomando ventaja de otros para alcanzar sus objetivos, dadas estas características es más propenso a cometer fraude.

Deshonesta. Muchos estudios han demostrado que la prueba de integridad para determinar la honestidad de las personas está relacionada con la escala de probabilidad de cometer robos, por lo que es muy utilizada en las organizaciones como parte de su proceso de contratación.

Inconsciente. Las personas conscientes son responsables, confiables, organizadas, persistentes y orientadas a resultados; las inconscientes ni siquiera saben si su comportamiento pudiera no ser ético, por lo que son unas de las más propensas a cometer fraude.

Los resultados del estudio realizado concluyen que las personalidades más significativas, que afectan la racionalización de los individuos en el triángulo/diamante del fraude son la deshonesta y la maquiavélica, ya que se guían por motivadores económicos como son la obtención de ganancias, el valor esperado a cambio y la probabilidad de ser descubiertos.

Por ello se ha creado lo que se llama la ciberseguridad, son empresas que se encargan de cuidar a los cibernautas y a las grandes empresas de ataques en el ciberespacio. En España se encuentra una de las más grandes empresas de seguridad, esta empresa está constituida por verdadero hacker, los cuales son llamados hacker de sombrero blanco o hackers éticos. Si usted es una persona como que quiere cuidarse de los fraudes por internet puede contratar a un hacker de sombrero blanco,  en internet l  se encuentran diversas comunidades de hackers. Le puedo asegurar , que si contrata a alguien de ellos, va a conseguir cosas absolutamente sorprendentes. Si me lo preguntan, les digo que yo una simple mortal contraté a uno, les recuerdo a los estafadores que en internet las cosas son bidireccionales.

Lástima que la inteligencia no viene en frasquitos de pastillitas. Feliz día amigos!





Etiquetas:   Psicología   ·   Salud Mental   ·   Psiquiatría   ·   Psicoanálisis   ·   Psicopatología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21300 publicaciones
5203 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora