La única verdad es la realidad.

Es difícil contar con palabras es proceso de decadencia sufrido por la República Argentina en los últimos 40 años. En este caso, el nuestro este extremo llego incluso a desembocar en una especie de síndrome auto destructivo masivo. De a poco todo lo importado fue mejor; el ser argentino implicaba para los mismos argentinos mediocridad; ni que hablar de la impresión que mantenían los ciudadanos respecto a los gobernantes.En Argentina el trabajo llego a ser sinónimo de hambre, las inversiones, la patria financiera y los espejitos de colores dominaban la escena dentro de un panorama inflacionario que especialmente en los ochenta lo DEVORABA TODO.

 

. En este caso, el nuestro este extremo llego incluso a desembocar en una especie de síndrome auto destructivo masivo. De a poco todo lo importado fue mejor; el ser argentino implicaba para los mismos argentinos mediocridad; ni que hablar de la impresión que mantenían los ciudadanos respecto a los gobernantes.En Argentina el trabajo llego a ser sinónimo de hambre, las inversiones, la patria financiera y los espejitos de colores dominaban la escena dentro de un panorama inflacionario que especialmente en los ochenta lo DEVORABA TODO.
En practica lo único que servía era la especulación, sólo el dinero podía producir mas dinero y este anillo siempre se ceñía sobre una pequeña minoría, mientras el estancamiento y el desanimo se notaba en las escuela,el consumo y hasta en el transito ausente, en un país parado.

Sólo a modo de mera observación quiero mediante este articulo debut en este medio dejar en claro que si bien faltan muchas cosas por hacer la situación ha cambiado radicalmente. De hecho hoy hay un claro sentido insipiente de nacionalismo (en el buen sentido de la expresión) basado en el cambio progresivo que viene sorprendiendo a todos, no porque los perros anden con los chorizos atados del rabo, el motivo es que la cosa se mueve y la esperanza se materializa con interesante frecuencia.

                                                               Reinaldo Eugenio Iacovone 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales