López Obrador sin liderazgo y debilitado

.

Y por supuesto que en ningún momento compararé (como tampoco es posible hacerlo entre la influenza y el coronavirus) a Felipe Calderón Hinojosa con López Obrador, bueno, no existe punto de comparación alguno entre uno y otro; el segundo ha demostrado su pequeñez ante el enorme problema que se avecina y que sólo ha iniciado, pues sí creen que esto está feo, estén ciertos de algo, se pondrá peor.

Haber asegurado que los miles de muertos que seguramente se registrarán, porque evidentemente no se cuenta ni con los medicamentos, ni sistema hospitalario y tampoco con el personal suficiente  y que los millones de desempleados que quedarán caían como anillo al dedo para su mamarrachada de proyecto de transformación, sólo demuestra lo diminuto de su cerebro y la enorme sed de venganza que tiene.

Igual que ahora, la actuación de las autoridades fue tardía al minimizar el problema.

Sin embargo, hay que ser realistas  la red mexicana de salud y seguridad social tuvo mejores momentos que los que vive hoy, pero ¿qué ha determinado la pobre capacidad de respuesta de la red sanitaria frente a esta situación de emergencia?

Como es de suponer, de nueva cuenta los afectados serán los más pobres, aun cuando el remedo de gobernador poblano diga que es una enfermedad de ricos.

En el sexenio de Felipe Calderón, la economía se desplomó -6.5% del PIB con el consecuente aumento en desempleo y pobreza, con la única gran diferencia que no se registraba cero crecimiento.

Definitivamente, el liderazgo político, que tampoco existe, se verá debilitado, a raíz de la nula respuesta ante una situación de crisis, ya que no ha existido una respuesta  rápida, ni tampoco la implementación efectiva de medidas de contención y control. Mucho menos se ha comunicado acertadamente la información a los habitantes más afectados, y ya ni hablar de emprender un plan de recuperación y apoyo a los sectores económicos y sociales dañados.

Sabemos que las emergencias mal gestionadas llevan a catástrofes donde se pierden muchas vidas, se generan desastres económicos y consecuentemente, se derrumba la legitimidad de los gobiernos.

El Covid-19 en México provocará daños incalculables en la salud pública, la economía y los sentimientos de seguridad de la población. Y qué decir de la imagen del país y de López Obrador.

Muchos morirán, pero también, políticamente hablando será la tumba de la 4T.

 Facebook: matariliporlirilon   twitter: @matariliblog






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales