Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Crisis Económica   ·   Salud   ·   Pandemia   ·   Fake News   ·   Posverdad   ·   Salud Pública   ·   Trabajo   ·   Economía   ·   Humanidad



El verdadero virus es la desinformación en Ecuador.


Inicio > Ciudadanía
26/03/2020

493 Visitas



Desde que el coronavirus comenzó a propagarse rápidamente desde Wuhan, China al resto del mundo, se han planteado varias teorías, desde conspiraciones hasta acciones de la propia tierra. Lo cierto es que ya es un hecho y es considerada una pandemia por la Organización Mundial de la Salud. Varios gobiernos han tomado medidas para controlar, poniendo a sus ciudades en cuarentena para evitar la propagación.


Aparentemente, Ecuador no estuvo preparado para algo así, por el simple hecho de que se ha visto reflejado la falta de planes de contingencia a nivel de salud y comunicacional. Eso sí, queda la pregunta en el aire ¿Qué tan grave es el covid-19? ¿Por qué la gente sigue saliendo? Son las preguntas más frecuentes entre los ecuatorianos.

Conocemos que es un virus de China, que hoy por hoy ha cobrado más de 21.286 vidas en todo el mundo, pero ¿por qué aun así no cobramos conciencia? Tenemos la convicción que ese tipo de enfermedad no nos llega a nosotros, padre, abuelo, hijo y vecinos. Pero si, esto es una realidad, sucede y está ahí, cada vez más grande.

Las personas empiezan a especular que si tomas algún “remedio casero” eres inmune, que si ayudan difundiendo los videos, imágenes y audios ya sean de Ecuador o de otro país, la gente tomara conciencia, pero en realidad ¿qué sucede? Si los voceros oficiales son aquellos que se pasan la noticia al momento de informar, el televidente se marea, se asusta o simplemente deja de mirar.

¿Qué estamos haciendo mal? Crear caos e incertidumbre deja a la ciudadanía intranquila, especulando y sobre todo causando el rumor, “Al parecer, el vecino dio positivo para Covid-19, si se lo llevan, puedo salir ya”. No, la idea es realizar un mensaje real con una sola persona, donde los ciudadanos detrás de la pantalla se sientan identificados, como si te hablara tu padre o abuelo, alguien más cercano. Pero, por el contrario, sucede que tenemos varios portavoces, que lo único que hacen es confundir.

Mientras tanto, podemos decir que sucede y quién nos protege en un país en donde el presidente se lo ve muy poco y por no decir casi nunca, el vicepresidente está intentando sacar a flote el barco, regionalismo entre alcaldes en donde las acciones de uno son mal intencionadas por otros, guerra social, ciudadanos con ciudadanos, ministros donde no solo dejan el puesto si no comentan que la situación y la realidad es mucho peor, pues no existe material para afrontar esta realidad.

Jamás estuvimos listos para una situación así, nuestros médicos, los verdaderos héroes, se exponen a diario por la falta de material para poder tratar a los pacientes, nuestras Fuerzas Armadas y Policía Nacional trabajan en conjunto para mantener y resguardar el orden en la población.

¿En qué momento debemos empezar a tomar conciencia? ¿Cuándo un familiar, un amigo, esté contagiado? O ayer, cuando no era necesario salir varias personas a comprar, pedir comida a domicilio las tres veces al día sin protección, salir a pasear al perro para despejar la mente, tener que ir a la farmacia sin necesidad, no.

Seamos claros, no estamos listos para educarnos de nuevo, no somos empáticos con las personas que se están disputando la vida en un hospital y por aquellos que aun no saben que tienen el virus, e incluso así, salen a seguir esparciendo el virus, asumimos que en nuestro hogar nadie es demasiado verdugo como para decidir quién si y quién no. Pero la realidad es que, en un futuro no muy lejano, deberán elegir ser los dueños de nuestras vidas y decidir quién vive o muere. Un aplauso por los que deciden vivir siempre apegados a sus sueños y esperanzas, quedándose en casa a cuidar de los suyos, buscando la manera de como sobrellevar esta difícil situación. Pero aquellos que deciden seguir saliendo y haciendo como si nada, creyéndose dueños del mundo e inmunes a todo mal, solo nos queda pedir que miren a su alrededor y sean más humanos y menos individualistas.

Levantarnos de una crisis mundial, en donde la toma de conciencia es nuestra mejor aliada para poder sobresalir en conjunto, y que nada que se haga individualmente, nos salvará de un escenario diferente al de otros países. Si todos cuidamos de los nuestros, el impacto y el dolor será minimizado por ellos, por ti y por mí.



Etiquetas:   Ecuador

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19507 publicaciones
4879 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora