Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Pandemia   ·   Elecciones   ·   Lectura   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña



México al borde de la enfermedad


Inicio > Economía
26/03/2020


478 Visitas



En las últimas semanas la naturaleza ha mostrado la fragilidad de la humanidad, los países se han enfrentado a dos duros panoramas a nivel global. El primero, el llamado Covid19, que afecta de manera importante a la población y que le ha cobrado la factura a cerca de 21,000 personas, cosa que no solamente ha llevado a la cautela a los gobiernos de casi todo el mundo, sino que, como segundo panorama, ha golpeado de manera contundente al estilo de vida económico de las personas que asustadas por las muertes se ocultan en sus casas.


La tasa de contagio de este virus es muy alta, ya se registran cerca de 465,000 casos con una tasa de mortalidad relativamente baja, al ser solamente del 4.5%, y aunque mucho permanecen enfermos, el panorama se siente favorable con una tasa de recuperación satisfactoria es del 25%.

En el caso de México según declaraciones del representante de la OMS en México, Cristian Morales, se espera que únicamente el 6% requiera de atención médica especializada, mientras que el otro 94% podrá ser de la población contagiada que se presenta asintomático o con síntomas leves como son fiebre ligeramente alta, rinorrea ligera y dolor de cabeza, por lo que una buena parte de la población apenas sentirá el efecto médico del Covid19.

Es importante controlar la expansión del virus y contenerlo pues, aunque en muchos casos será asintomático, en muchos otros puede ser el vehículo de infección para la población de alto riesgo, derivado de esto, la mayoría de los países del mundo, han considerado como premisa principal el preservar la mayor cantidad de vidas humanas y con ello, han decidido suspender las actividades de forma indefinida confinando a las personas a sus casas tanto en el sector público como en la mayor parte del sector privado, mientras que los esfuerzos empleados en estrategias enfocadas a la prevención se empiezan a apagar en todo el mundo.

En el caso de México no solamente existe un riesgo de contagio, sino que se ha enfermado la economía derivado del cese de actividades de muchas personas por cuarenta voluntaria e involuntaria en la búsqueda de contener el virus y el pánico que este ha generado. Por ello, los mercados han quedado parcialmente inmovilizados y la población se ha visto de múltiples maneras afectada.

Incluso los países donde existen las condiciones laborales, sociales, económicas y políticas necesarias para enfrentar esta pandemia se han visto presionados para rescatar económicamente a sus habitantes, pero en el particular caso de México esto es prácticamente imposible.

El tener una reglamentación amañada y convenenciera en materia laboral ha permitido que miles de personas mexicanos se queden sin empleos con de este golpe a la economía, se les ha negado la posibilidad a las empresas de redirigir sus recursos al negar categóricamente los estímulos fiscales y con ello se han intensificado las necesidades descubiertas de las personas, en donde los que tienen un empleo formal en un minuto han visto reducir a poco o nada su sueldo, mientras que por otro lado el 70% del país, que todos los días sale a buscar el ingreso que les da de comer, simplemente han visto desvanecerse la posibilidad de sobrevivir, una posibilidad que por desgracia cada día se diluye más.

Así, con dos niveles del problema económico, se gesta una espiral que puede finalizar en una crisis cataclísmica para nuestro país, en donde por el lado de la demanda el 70% (empresarios y empleados) vean liquidadas sus ganancias y sueldos por la falta de ventas y a su vez, por el de la oferta (pymes, comercio informal y sector primario) vean disminuidas en forma muy importante sus ingresos y entre permisos e impuestos el gobierno también vera disminuida su recaudación, generando con ello la falta de inversión pública lo que desincentiva la inversión y se traza la mencionada espiral de los mismos ingredientes, que termina por hundir la economía nacional.

Es lógico preguntarse ¿En dónde está el dinero? ¿Dejó de existir? La respuesta es no, el dinero sigue existiendo, pero se inmovilizó, concentrado en ciertos sectores que se benefician del pánico, principalmente en consumo básico y de cuidado de la salud. Aunque es normal que exista una concentración en tiempos de pandemia, lo que no es recomendable es que simplemente la economía sufra un estancamiento derivado de la inmovilidad del dinero.

Entendamos que el dinero tiene un efecto multiplicador, que gira en todos los sectores y familias en una cadena que se reinicia constantemente, en algunos puntos se acumula, como es el caso del ahorro, y en algunos otros vuelve a reintegrarse en la economía en el maravilloso proceso del consumo que vuelve a las economías líderes.

Pensemos en el caso de Estados Unidos o Alemania, ellos centran sus esfuerzos en generar productos estratégicos y financieros, mientras que utilizan a los países periféricos para dotarse del consumo que necesitan y así expanden sus mercados de consumo y de mano de obra en la búsqueda de abaratar costos y eficientar los procesos productivos, a esto le llamamos capitalismo y aunque nos han enseñado que no, para muchos funciona muy bien.

Pero al detener las economías no solamente dominantes, sino el propio consumo interno, nos encontramos en una condición en la que los mercados simplemente se estiran hasta que revientan y todos los que forman parte directa o indirecta de los procesos productivos y del flujo del dinero, deteniendo el efecto multiplicador, quedando las familias desprotegidas, disparando con ello  las tasas de violencia y delincuencia, sumiendo a los países en una pandemia igual de contagiosa pero más letal a la que llamamos pánico.

Así es que el problema pareciera ser más económico que de salubridad, el cual se agravará con el paso del tiempo mientras se vuelva más lenta la recuperación de la salud pública. Por ello es imperante generar ambos efectos, tanto salvar la mayor cantidad de vidas que sea posible como mantener se continúe la dinámica económica.

El problema es sencillo, si las empresas no obtienen recursos, por más que se endurezcan las políticas laborales y por más que se establezcan apoyos sociales, se mantendrá una condición de desequilibrio económico, pues no es lo mismo generar apoyo por 400 mil millones de pesos dosificados en un periodo total que dure la contingencia que los 65 mil millones de pesos que se mueven todos los días en México generado de la actividad económica, según datos del Producto Interno Bruto (PIB).

Por ello que es importante no solamente seguir las medidas de prevención y cuidado que instruye la OMS, sino acelerar la identificación de casos y con ello el aislamiento únicamente de las personas que se encuentran en riesgo, pues de no ser así, el prolongamiento de las medidas que incluyen el detenimiento de las actividades que incluyen[AS1]  muchas fuentes de empleo se verá cercenada y con ello el futuro de muchas familias.

Podría ser mucho más eficiente una explosión de los casos, recluir y atender a quienes se infecten en ese proceso que ampliar la curva de contagios en donde los periodos de pánico afectarán por más tiempo a la economía y por ende a las personas que la integramos.

En concreto, lo que está en el tintero es generar una reactivación de la economía lo antes posible a través de:



  • Intensificación de la identificación de casos y con ello el aislamiento de las personas que así lo requieran.
  • Inversión y habilitación de hospitales y servicios médicos de todos los ámbitos tanto público, privado y militar con el fin de atender la explosión contagios, enfocada únicamente a la población en riesgo.
  • Reactivación de los sectores económicos e incentivos fiscales que generarán un sostenimiento de las empresas y por tanto de sus empleados.
  • Movilización de efectivos tanto de seguridad pública local y federal como de la guardia nacional con el fin de garantizar la propiedad privada, evitando la rapiña y violencia que ya se está generando.
  • Finalmente, en caso de ser necesario la duración mínima (15 días) del proceso de contención de la población únicamente como medida de identificación, sin dañar áreas estratégicas que permitan sostener las medidas sanitarias, alimenticias, financieras, de comunicación y de más que son necesarias para la población.




Esto no garantiza la efectividad ni el bienestar de toda la ciudadanía en temas de salud pública, pero aliviará las presiones en los mercados e iniciará un proceso de reactivación económico efectivo que, si bien no será inmediato reactivará la economía lo antes posible, con la menor cantidad de afectaciones que es posible tener al buscar el equilibrio entre ambos conflictos, antes de que la propia ciudadanía víctima de la desesperación por la contracción económica, genere una explosión del contagio y el proceso de reclusión tenga que volver a empezar ampliando más el tiempo de afectación.



 

Un especial agradecimiento en este análisis a ASR y al Dr. Doom.



Etiquetas:   Economía   ·   Salud   ·   Precariedad Laboral   ·   Salud Pública   ·   Pandemia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20415 publicaciones
5090 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora