¿Qué tanto se mece el agua?

“La mente, . . . libre piragua.”


. . . libre piragua.”
 

¿Qué pensarán las montañas

de sus marchitas entrañas?,

¿qué colegirá su bosque

de la erosión, cruel estoque?

 

¿Qué meditará la flora

cuando la aridez aflora?,

¿qué discurrirá la cuenca

de la humanidad mostrenca?

 

¿Qué cavilará mi lago

por futuro tan aciago?,

¿qué supondrá la ribera

de esa lluvia pordiosera?

 

¿Qué imaginará el caudal

cuando decrece humedal?,

¿qué siente profundidad

cuando ve su nimiedad?

 

¿Qué dirán las tristes olas

cuando se han quedado solas?,

¿qué rumiarán las espumas

por lo negro de sus brumas?

 

¿Qué opinarán las burbujas

cuando su oxigeno estrujas?,

¿qué gozoso estará el lirio

por su plaga, que es martirio?

 

¿Qué tanto se mece el agua

cuando en el dolor se fragua?,

¿qué tanto se mece el agua

cuando su vida naufraga?

 

Pues, se mece . . . porque sufre,

porque percibe el azufre

de la muerte que la acosa,

de tal desgracia . . . ¿quién goza?

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Lago de Pátzcuaro, Michoacán, México, a 10 de agosto del 2013

Dedicado al Profesor Everardo Hernández Campos

Reg. SEP Indautor No. 03-2013-111212464200-14






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales