‘Pepiño’ Blanco, don José

Durante las numerosas  manifestaciones de la legislatura anterior, alguna tarde de sábado se pasaba ‘Pepiño’ Blanco, don José, buscando la bandera con el ‘aguilucho’ (como él suele llamar al águila de San Juan, de la bandera preconstitucional), entre los miles de manifestantes. Al  no  encontrar  ‘aguiluchos’, buscaba ‘fachas’; pero resulta que ni ‘aguiluchos’, ni ‘fachas’, ni diferencia entre decentes y no decentes. Parece que los representantes de la secta del  ‘colmillo retorcido’ no encontraron lo que buscaban y menos aún lo que pretendía el hoy ministro de Fomento, experto en fomentar bronca, confusión, mediocridad y militarismo.

 

. Al  no  encontrar  ‘aguiluchos’, buscaba ‘fachas’; pero resulta que ni ‘aguiluchos’, ni ‘fachas’, ni diferencia entre decentes y no decentes. Parece que los representantes de la secta del  ‘colmillo retorcido’ no encontraron lo que buscaban y menos aún lo que pretendía el hoy ministro de Fomento, experto en fomentar bronca, confusión, mediocridad y militarismo.
 Lo cierto es que le han pillados ‘con el carrito de los helados’ y él sigue negándolo, aunque bien mirado ¿quién no ha quedado con delincuentes en una gasolinera? ¿Quién no ha hecho un patrimonio de dos o tres millones de euros antes de llegar a ministro? ¿Quién no tiene un par de áticos a pie de playa? Para el iletrado bachiller, ‘Pepiño’, parece que es normal

¿A dónde narices se metieron los ‘fachas’ y los ‘aguiluchos’ para ocultarse de los retorcidos ‘Pepiños’ de entonces? ¡Con lo que ellos habían soñado con ese momento para  justificar las memeces que venían adelantando desde que Mariano Rajoy o la AVT anunciaron las convocatorias de manifestación! Ni les gustaba que Rajoy espantara a los ‘aguiluchos’, ni era ético que ‘Pepiño’ se quedara sin la escopeta de aturdir a decentes ciudadanos.

Al final, ‘Pepiño’ Blanco, don José, parecía haber contado  los muertos iraquíes para compararlos con la muchedumbre que salió a pedir libertad y a decirle a su jefe, el presidente Rodríguez ‘Vendeburras’, que vale de acariciar el morro a ETA, hacer carantoñas al multiasesino (De Juana Chaos)  y tontear con el círculo abertzale.

Mal negocio el que ha hecho el presidente Rodríguez y, peor aún, la ‘tienda’ ambulante de insultos y estupideces que ha montado ‘Pepiño’ Blanco, don José. Está bien que la oposición se dirija al Gobierno y éste a la oposición; pero lo que no es de recibo, denigrado ‘Pepiño’, es que cargue usted la escopeta de decir tonterías, abra su boquita de piñón babeante y se líe a esputar idioteces en todas las direcciones, como ha quedado demostrado en el pulso-represión  que ha mantenido contra los controladores aéreos.

Su mente calenturienta le juega malas pasadas: suele ver monos, donde solo hay nomos; otra cosa sería si esos nomos fueran marxistas, leninistas o trotskistas de medio mandil. A pesar de sus declaraciones, claro que también usted es decente, faltaría más; incluso, sigue siéndolo cuando carga su media lengua y acaba llamando a “Dios de tú y a la Virgen, Petra”. No se aturda por la expresión. Para que me entienda mejor, quiero decir que llama a todos por todos nombres, menos por el que debe. Dicen en mi tierra de quien no sabe si mata, hiere o espanta que “lo mismo le da planchar huevos que freír corbatas”. Y eso es lo que le pasa al titular de Fomento.

Tampoco debe preocuparse por seguir en el Gobierno de Rodríguez ‘Vendeburras’. Sin duda muchos de sus presuntos fieles se la tienen jurada, porque no le quieren ver dentro de él ni diciendo tonterías contra Mariano Rajoy. Hasta en la calle Ferraz genera usted desprecio entre los suyos, además de miedo escénico. Creo que hasta ahora éramos muy pocos los que le habíamos perdido el respeto, pero a partir de ahora es usted un bufón más del pueblo, como lo son Zapatero, Chuchi Caldera, Trini, Aído y Pajín, por mencionar a los personajes más ineptos.

Señor ‘Pepiño’ Blanco, don José, ayer me decía quien fuera su buen amigo  hasta hace poco, que en política le queda a usted menos mili que al mulo que porta las cajas de tirachinas en la guerra del cómico difunto, Gila. También me confirmó que,  en el digno arte de la democracia y lo democrático, tiene usted menos futuro que la libertad de expresión en La Habana o que la elegancia dentro del socialismo.

Duerma usted tranquilo, señor ministro, porque nada le queda por fomentar, salvo su propia defensa; bien es verdad que robados los ordenadores y desaparecidas las pruebas, asunto cerrado. Y van…. No creo que los amigos de don Mariano Rajoy hayan antepuesto la lucha contra el Gobierno a la lucha contra ETA. Es otro de sus miedos. La referencia a la guerra de Irak, a los controladores, al fraude que ha cometido usted en VillaPSOE y a la ‘operación Campeón’, siempre le ha traicionado. Hasta la prensa amarilla, y pro-zapateril, le ha puesto a usted contra las cuerdas, por insensato, retorcido  e inmaduro. Y no diga que no hay caso porque se lo va a comer usted sin patatas, buen ‘Pepiño’.

¿Qué es eso de que a las víctimas del 11-M no se les ha dedicado el homenaje suficiente? Mire usted,  vociferante  ‘Pepiño’ Blanco, don José, las víctimas son siempre víctimas y no tienen color. Tan maldito es quien establece categorías entre las víctimas, como ruin quien pacta con verdugos, abandona a las víctimas a su suerte o se reúne en gasolineras con sospechosos delincuentes. ¿A que estamos de acuerdo, señor bachiller ‘Pepiño’?  ¿Sí?  Pues no lo dude, dígaselo a su jefe de Moncloa.

Y, de paso, ‘achúchele la mona’ o ‘hágale los perrillos’ de mi parte. Ah, dígale también a su jefe  en el Consejo de Ministros que el apodo de ‘Vendeburras’ y de gafe ya no es  solo para León. Hoy ya lo conoce toda España. La misma España  a quien ha llevado por la senda del ultraje económico durante casi ocho años, de la vergüenza política, el paro acelerado  y el rechazo en política exterior. La misma España que se codea con los dictadorzuelos de Venezuela, Bolivia, Cuba y Nicaragua, entre otros, mientras se gana a pulso el rechazo de los líderes de la Unión Europea y se convierte en el hazmerreír del mundo conocido.

Jesús Salamanca Alonso

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales