La psicoterapia y la teoría psicológica



 

. Vivimos en una sociedad cada vez más concienciada sobre lo importante que es que las personas estemos, no solo físicamente sanas, sino también mentalmente. Porque la salud de nuestra cabeza, de nuestras emociones, repercute también de manera directa en la salud de nuestro cuerpo. Los ataques de ansiedad causan taquicardia, erupciones cutáneas, problemas digestivos y mareos, y nuestras defensas pueden caer. La psicología, por tanto, es más que la psicología junguiana o freudiana.

No debemos caer en el error de considerar que, por ello, no merece la pena aprender sobre el psicoanálisis de Freud, o leer artículos académicos relacionados con Jung en la web de Sepa en España. De hecho, para cualquier psicólogo en formación es un aprendizaje esencial, pues, con sus aciertos o con sus errores, los dos autores sentaron ciertas bases sobre el estudio de la psique humana y el análisis de los posibles traumas personales. Evidentemente, la psicología como ciencia ha evolucionado a partir de ahí y no niega el desfase de algunas de las teorías, pero gracias a ellas está en el estado de evolución actual.

Ese estado de evolución, de hecho, sirve para que los psicoterapeutas, sea cual sea la rama en la que se especialicen, puedan aplicar el uso de terapias y técnicas útiles para ayudar a sus pacientes en el camino hacia la recuperación. En la actualidad está más que demostrada la efectividad de la terapia cognitivo-conductual, así como la de la dialéctico-conductual. Aunque no sea esencial saberse de memoria los preceptos sobre el arquetipo o el inconsciente colectivo de CG Jung, conocerlo puede ayudar a un profesional de la salud mental a comprender qué parámetros humanos se repiten con frecuencia en los trastornos de ansiedad, del estado de ánimo o de personalidad.

Por todo lo mencionado, queda clara la importancia médica y social de la psicología, y específicamente de la psicoterapia, en la actualidad. Una importancia que sigue creciendo a medida que ese mencionado tabú de la salud mental va desapareciendo. El aprendizaje, en definitiva, debe ser lo más completo posible.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






La psicoterapia y la teoría psicológica


 

tabú de los trastornos mentales, afortunadamente, está empezando a caer. Vivimos en una sociedad cada vez más concienciada sobre lo importante que es que las personas estemos, no solo físicamente sanas, sino también mentalmente. Porque la salud de nuestra cabeza, de nuestras emociones, repercute también de manera directa en la salud de nuestro cuerpo. Los ataques de ansiedad causan taquicardia, erupciones cutáneas, problemas digestivos y mareos, y nuestras defensas pueden caer. La psicología, por tanto, es más que la psicología junguiana o freudiana.

No debemos caer en el error de considerar que, por ello, no merece la pena aprender sobre el psicoanálisis de Freud, o leer artículos académicos relacionados con Jung en la web de Sepa en España. De hecho, para cualquier psicólogo en formación es un aprendizaje esencial, pues, con sus aciertos o con sus errores, los dos autores sentaron ciertas bases sobre el estudio de la psique humana y el análisis de los posibles traumas personales. Evidentemente, la psicología como ciencia ha evolucionado a partir de ahí y no niega el desfase de algunas de las teorías, pero gracias a ellas está en el estado de evolución actual.

Ese estado de evolución, de hecho, sirve para que los psicoterapeutas, sea cual sea la rama en la que se especialicen, puedan aplicar el uso de terapias y técnicas útiles para ayudar a sus pacientes en el camino hacia la recuperación. En la actualidad está más que demostrada la efectividad de la terapia cognitivo-conductual, así como la de la dialéctico-conductual. Aunque no sea esencial saberse de memoria los preceptos sobre el arquetipo o el inconsciente colectivo de CG Jung, conocerlo puede ayudar a un profesional de la salud mental a comprender qué parámetros humanos se repiten con frecuencia en los trastornos de ansiedad, del estado de ánimo o de personalidad.

Por todo lo mencionado, queda clara la importancia médica y social de la psicología, y específicamente de la psicoterapia, en la actualidad. Una importancia que sigue creciendo a medida que ese mencionado tabú de la salud mental va desapareciendo. El aprendizaje, en definitiva, debe ser lo más completo posible.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE