Abnegadas y sumisas

“Corazón . . . hecho cenizas.”


. . . hecho cenizas.”
 

 

¿Por qué sumisas, tan abnegadas?,

¿qué, sus personas están negadas?,

si son la gloria, lo más perfecto

de Dios, mujer . . . ser predilecto.

 

Muy abnegadas y muy sumisas

siempre postradas rezando en misas,

muy abnegadas y muy sumisas

hechas jirones, sus almas trizas.

 

“Amas de casa” presas trabajan,

pobre autoestima, más se rebajan

en el fogón, en la cocina,

cruel tradición que las lastima.

 

Fuerte torteando, manos quemando,

friegan y cargan con mazo dando,

cumplen labores hasta inhumanas,

todas sus penas son infrahumanas.

 

Reciben golpes sin decir nada,

maltrato, abuso, que las degrada,

así humilladas ni se dan cuenta

en la ignorancia que se acrecienta.

 

Piensan, al punto, que es su destino,

pierden la vida en el desatino,

nunca denuncian, se paralizan,

por ese miedo no se realizan. 

 

Culpa del hombre, el más inculto,

son un tesoro silente oculto,

esclavas, sombras sin libertad,

social miseria su realidad.

 

Van denigradas por siempre expuestas,

muy explotadas, ¿qué, no hay respuestas?:

veo la justicia, miro vereda

que deja huella imperecedera.

 

Bendito amor las encamina,

Virgen, semilla que ya germina,

divina magia de una mujer

que cubre al mundo con su querer.

 

Alto al machismo, la misoginia,

cortar de tajo tal ignominia,

“más vale sola que acompañada

si tu pareja . . . no te da nada.”

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda                     

México, D. F., 25 de noviembre del 2014

Dedicado a la Srita. Gloria Rafaelli Becerra (QEPD)

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales