Al Profesor jubilado

“Por el éxito logrado . . .”


. . .”
 

 

Se jubila, satisfecho,

por todo el bien que ha hecho

forjando seres humanos

estudiosos, nobles, sanos.

 

Tras sus lentos pasos, lerdos,

quedan atrás los recuerdos

en las paredes del aula,

del conocimiento jaula.

 

La escuela, su fiel colegio,

vio enseñar al hombre regio,

tenaz, ferviente lector,

como ninguno instructor.

 

Orientador pertinaz,

presto se brindó de más

sin envidias, sin recelos,

curtidísimo en desvelos.

 

Guardián de la rectitud,

de la mejor actitud,

las que tiene un Profesor,

un Maestro, un soñador.

 

Pero, que al fin concretiza,

en el pizarrón con tiza,

preparando a sus alumnos

para que sigan los rumbos.

 

Del camino bien trazado,

del éxito, asaz, logrado,

ya que, contuvo capaz

a la ignorancia falaz.

 

Sin saber de los plantones,

ni de huelgas, pues, sus dones

solo transitan la marcha

de la educación sin mancha.

 

La incultura se repara,

los libros, mágica vara,

bello el arte de ilustrar,

letras, ciencia, cultivar.

 

Fue docente siempre serio,

joya real del Magisterio,

ejemplar, comprometido,

su vocación ha cumplido.

 

Hoy, se va con el orgullo,

los ¡vivas!, fuerte barullo

de gentiles escolares

que le pondrán sus altares.

 

Se retira, satisfecho,

porque se entregó, de hecho,

a su leal apostolado

dejando todo de lado.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda        

Ciudad de México, a . . .

Dedicado al insigne, Sr. Profesor, Don Arturo Vara Bello

Registro SEP Indautor No. (en trámite)                      

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales