El marketing digital y su rápida evolución



 

marketing online es una rama del marketing y la comunicación compleja y en constante evolución. Ello se debe a que su área de actuación es internet y en general el mundo digital, lo que significa que los cambios tecnológicos se dan cada año y a menudo sin previo aviso. Porque internet es lo que es gracias a sus usuarios, y por lo tanto un microcosmos de la realidad en la que la información, a diferencia del mundo ideal, viaja de manera inmediata y es mucho más sencilla compartirla. Por eso es de esperar que al cabo de un año muchas técnicas de marketing y muchas redes sociales puedan quedar obsoletas para las estrategias empresariales.

Dentro de esta complejidad, por lo tanto, los expertos en marketing digital, en posicionamiento web, en creación de contenidos digitales o en redes sociales tienden a hacer una distinción dicotómica y polarizada que les suele ayudar a idear estrategias de marketing efectivas. Es decir, dividen entre lo orgánico, por un lado; y lo mecánico, por el otro. Lo orgánico es lo natural y a esta subdivisión pertenecen todas aquellas estrategias de marketing digital que aprovechan el flujo de usuarios y su comportamiento natural para elaborar campañas realmente eficientes.

Por ejemplo, el comportamiento de los usuarios al buscar información en Google, para lo cual elaboran contenidos optimizados para el posicionamiento en los resultados de búsqueda. Decimos que es orgánico porque, para empezar, no hay que pagar, solo incluir una serie de keywords que luego Google, en función de la posición del resto de sitios web del sector, detectará, otorgando al sitio web a continuación una posición específica en esos resultados.

Lo mecánico, lo intencionado, son los contenidos de pago; es decir, aquellos que queremos promocionar para que siempre aparezcan en primer lugar en Google, o para que salten automáticamente en las redes sociales, por supuesto solo activados a aquellos usuarios potenciales que pueden estar interesados en ellos. Si no, sería spam. Es el caso del SEM o el marketing de buscadores. El marketing digital sigue cambiando y seguirá haciéndolo en función de los usuarios de internet.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











El marketing digital y su rápida evolución


 

marketing online es una rama del marketing y la comunicación compleja y en constante evolución. Ello se debe a que su área de actuación es internet y en general el mundo digital, lo que significa que los cambios tecnológicos se dan cada año y a menudo sin previo aviso. Porque internet es lo que es gracias a sus usuarios, y por lo tanto un microcosmos de la realidad en la que la información, a diferencia del mundo ideal, viaja de manera inmediata y es mucho más sencilla compartirla. Por eso es de esperar que al cabo de un año muchas técnicas de marketing y muchas redes sociales puedan quedar obsoletas para las estrategias empresariales.

Dentro de esta complejidad, por lo tanto, los expertos en marketing digital, en posicionamiento web, en creación de contenidos digitales o en redes sociales tienden a hacer una distinción dicotómica y polarizada que les suele ayudar a idear estrategias de marketing efectivas. Es decir, dividen entre lo orgánico, por un lado; y lo mecánico, por el otro. Lo orgánico es lo natural y a esta subdivisión pertenecen todas aquellas estrategias de marketing digital que aprovechan el flujo de usuarios y su comportamiento natural para elaborar campañas realmente eficientes.

Por ejemplo, el comportamiento de los usuarios al buscar información en Google, para lo cual elaboran contenidos optimizados para el posicionamiento en los resultados de búsqueda. Decimos que es orgánico porque, para empezar, no hay que pagar, solo incluir una serie de keywords que luego Google, en función de la posición del resto de sitios web del sector, detectará, otorgando al sitio web a continuación una posición específica en esos resultados.

Lo mecánico, lo intencionado, son los contenidos de pago; es decir, aquellos que queremos promocionar para que siempre aparezcan en primer lugar en Google, o para que salten automáticamente en las redes sociales, por supuesto solo activados a aquellos usuarios potenciales que pueden estar interesados en ellos. Si no, sería spam. Es el caso del SEM o el marketing de buscadores. El marketing digital sigue cambiando y seguirá haciéndolo en función de los usuarios de internet.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE