VOX y la educación del pin parental

 

Estos días en cualquier medio de comunicación aparece la propuesta estrella de Vox para acabar con lo que ellos llaman el adoctrinamiento en las aulas y la no libertad de los padres de poder elegir la educación de sus hijos. El llamado "pin parental"; es el código que alguna que otra plataforma ofrece a los usuarios para que bloqueen en internet o en la televisión ciertos contenidos de reproducción violenta o sexual por considerarlo inapropiado. Por lo general, este servicio es utilizado por los padres para bloquear dichos contenidos a sus hijos.

El eje de esta medida que pretende llevar a cabo Vox a nivel nacional, y que en Murcia ya se aplica, es que los padres puedan elegir si ciertas actividades extraescolares realizadas dentro del periodo lectivo son adecuadas para sus hijos y, para ello, insta a que los centros educativos, cuando realicen dichas actividades, lo comuniquen a los padres con el fin de que estos den su autorización o no.

Con ello, lo que pretende Vox, a mi juicio, es que los padres elijan unilateralmente cual es la educación que ellos creen que, por sus convicciones, es buena para sus hijos, sin pensar siquiera que puede ser perjudicial para ellos a largo plazo, en el futuro.

Entiendo que los padres se preocupen por la educación de sus hijos y que elijan que educación quieren para ellos; por ejemplo, que estudien en un colegio determinado con unos valores o una formación distinta al resto de centros. Hasta aquí estoy de acuerdo.

Ahora bien, cuando un centro educativo realiza ciertas actividades porque lo considera relevante para el desarrollo y conocimiento de sus alumnos (como puede ser una charla de orientación sexual o un taller de las distintas enfermedades de transmisión sexual y sus prevenciones) no veo lógico, en mi opinión, que los padres puedan elegir si sus hijos acuden o no a estas actividades extraescolares por considerarlo contrario a sus convicciones, pensando egoístamente solo en ellos. Quién no les dice a estos padres que sus hijos, por ejemplo, son homosexuales, y quizás ni lo sepan, porque sus progenitores no le han dado la oportunidad de tener conocimiento sobre la orientación sexual.

Así pues, llegados a este punto, cabe hacernos una reflexión y eso pasa por cuestionarse si es correcto privar a nuestros hijos de conocer ciertos contenidos que forma parte de nuestra sociedad.

A mi juicio, prohibiendo a nuestros menores acudir a dichas actividades estamos provocando, o mejor dicho, generando una sociedad intolerante, dónde, por ejemplo, el que es homosexual tiene que esconderse por miedo al rechazo y a la falta de empatía por parte de sus compañeros, ya que es muy duro para un adolescente decirlo abiertamente en una sociedad retrógrada y con pocos valores, y en conclusión, en una sociedad donde es mejor mirar a otro lado y no dejar a nuestros hijos comprender y conocer los retos que les espera el futuro en una sociedad tan plural y cambiante, un ejemplo de ello, es el matrimonio entre personas de un mismo sexo (hasta el 2004 era inimaginable que fuere posible dicho matrimonio).

En conclusión, la propuesta de Vox y compartida también por alguno que otro representante político del PP, en mi opinión, es una medida de poco sentido común y que genera intolerancia en la educación de las nuevas generaciones. Qué queremos un país que avanza en la pluralidad y en la aceptación de las nuevas situaciones que presenta nuestra sociedad, o un país que se estanca y que es mejor seguir manteniendo viejos perjuicios. Creo que es una cuestión que debería de plantarse la derecha rancia y la ultraderecha. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales