Tarde fría

“Me haces falta vida mía . . .”


. . .”
 

 

Como he llorado tu ausencia,

cuanto añoro tu presencia,

de por sí la tarde es fría

me haces falta vida mía.

 

Evoco los suaves besos

de tus labios tan traviesos,

la linda, pasada gloria,

que resguardo en mi memoria.

 

De bajo cero los grados,

sueños que no son logrados,

sensaciones lisonjeras,

ilusiones pasajeras.

 

De tocar tu ser humano,

de llegar, por ti, a lontano;

aunque llores y te cimbres

entre más piensas te extingues.

 

Desciende temperatura

muy glacial, contra natura,

que lastima los nudillos

y afloja nuestros anillos.

 

Sinsabor de la existencia,

es nula mi resistencia,

el presente se ha agotado,

el futuro trastornado.

 

Crepúsculo congelante,

la humedad se hace flagrante,

ocaso de nubes grises

las pintan tristes barnices.

  

Aguanieve, vaho de boca,

sufrimiento se desboca,

suspiros piden piedad

pues pierden su integridad.

 

Hasta la piel se me eriza,

cruel agonía se eterniza,

florece mi sentimiento

de la tormenta al tormento.

 

Mientras la angustia se marcha,

derretiré tal escarcha

al calor de aquel recuerdo,

en tu quimera . . . me pierdo.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 30 de agosto del 2017          

Dedicado a la Señora Marta de Simona                     

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales